Skip to main content

Noticia

Hace frío sí, pero los niños NO deben llevar abrigo en el coche. Te contamos por qué

Por qué los niños no deben llevar abrigo en el coche

Es una vieja reivindicación de los expertos en seguridad vial: los niños nunca deben llevar abrigo en el coche. La razón queda perfectamente explicada en este vídeo.

Ha llegado el invierno. Nieva en cotas bajas. Las temperaturas se han desplomado. Pero con todo y con eso los niños no deben viajar en coche con el abrigo puesto. Nunca. Y a ser posible, los mayores tampoco.

Seguro que te lo han dicho más de una vez: es mejor que los niños se quiten el abrigo al entrar en el coche. Y, quizá, te hayas preguntado el por qué. Es muy posible también que, por pereza o por aquello de "si vamos aquí al lado", no hayas hecho caso a esta recomendación en alguna ocasión. 

Es un grave error y la razón queda perfectamente clara en este vídeo:

Llevar a los niños con abrigo en el coche es especialmente peligroso cuando van sujetos al sistema de retención con un arnés de tres puntos. Para poder cerrar el arnés con la prenda de abrigo puesta es necesario soltar la tensión de las cuerdas, con lo que se pierde siempre fuerza en el agarre. Esto, como se aprecia en el vídeo, impide que los enganches cumplan su función y en caso de impacto el niño puede salir despedido.

Las sillas de auto que no debes comprar

En el caso de los niños, si hace frío, los expertos recomiendan usan una manta como protección por encima de los asientos. 

 

Dejárselo puesto incrementa el riesgo de lesiones hasta un 80%

Un informe firmado por el comparador de seguros Acierto.com afirma que dejar que los niños viajen con el abrigo puesto incrementa hasta un 80% el riesgo de sufrir lesiones en caso de accidente.

El estudio afirma de que el mayor volumen del abrigo reduce la eficacia del sistema de retención hasta el punto de permitir que salga despedido hacia adelante en una frenada brusca.

Cuando apretamos el arnés sobre un abrigo, lo estamos haciendo sobre un material mullido y no sobre el cuerpo del pequeño. El informe explica que cuando el cinturón se tensa en un accidente el tejido se desinfla como si fuera una cámara de aire y deja espacio suficiente para que el pequeño corra el peligro de salir despedido.

Y además