Patrocinado por:

Práctico

Sillitas infantiles y otros consejos para la vuelta al cole

Sillitas infantiles y otros consejos para la vuelta al cole

Hugo Valverde

19/09/2011 - 14:08

Ahora que los niños empiezan a ir al colegio tras el verano, no vale solo con usar la sillita infantil: los padres y los conductore en general deben dar ejemplo al volante para reforzar el aprendizaje de los menores en favor de la seguridad vial.

El colegio ha vuelto a empezar, con la pesadilla logística que para los padres representa tener a sus hijos bien desayunados y perfectamente vestidos y equipados a las 8.50 horas en la puerta del centro escolar cada día.

Sí, a las nueve menos diez, ya que si no quieres ir con prisas y transmitirle tu nerviosismo al niño, es mejor salir de casa con tiempo de sobra. Esta es una revista de coches, así que no voy a darte consejos sobre cómo organizarte para conseguir partir a la hora prevista, más allá del método de ensayo y error que todos los padres siguen al comienzo de cada curso: si ayer llegasteis un poco tarde, prueba a levantarte hoy un cuarto de hora antes.

Niños montando al autobus

Las prisas no sirven

Disponer de un margen de tiempo -además de permitirte disfrutar más del camino y de tus hijos- hará posible que entre tanto afrontes una de tus tareas como padre o madre: enseñarles las reglas básicas de la circulación y a comportarse como peatones. Incluso si haces el trayecto a pie, tienes el deber de predicar con tu ejemplo.

niños cruzando

Comprueba la ruta más corta y si no es la más segura con respecto al tráfico, cámbiala y utiliza siempre el mismo camino.

Si el semáforo de peatones está en rojo, no cruces la calle. Así el niño aprenderá a atravesar la vía como es debido.

Antes de abandonar la acera, enséñale a detenerse a un metro del borde y a mirar a ambos lados (izquierda-derecha-izquierda). Hazlo siempre tú de manera ostensible para que el niño pueda mecanizarlo.

Para aumentar su seguridad en estas situaciones, dada su menor estatura y visibilidad, es buena idea que aprenda a no cruzar hasta cerciorarse de que el conductor que se ha detenido o está haciéndolo lo ha visto.

llave airbag

Si llevas al niño con su sillita infantil en el asiento del copiloto, en el sentido contrario a la marcha, no olvides desconectar el 'airbag'

Señálale las conductas inadecuadas de otros niños y también de los adultos, para que vaya asimilando que no se puede correr detrás de un balón que se ha escapado a la carretera o que caminar o montar en bicicleta mientras se escucha música es arriesgado.

Al escuchar su nombre a gritos, se detendrá de inmediato. Tenlo en cuenta si le ves cruzar la calle sin mirar o se encuentra en una situación de peligro.

Todas estas tareas se multiplicarán cuando lleves a niño en coche al colegio, porque, además de velar por su seguridad, debes seguir dando ejemplo. Es verdad, todavía faltan muchos años para que pueda conducir, pero de cómo procedas ahora dependerá que en el futuro muestre un comportamiento social o agresivo al volante. Así, no te olvides de:

Utilizar el sistema de retención infantil (SRI) adecuado, según la estatura y peso de tu hijo.

En estos días, la Policía Local y la Guardia Civil llevan a cabo una campaña de control y vigilancia de los SRI, aunque espero convencerte mejor con el dato de que su correcto uso reduce en un 90% las posibilidades de lesión grave o de muerte en caso de accidente.

siilas accidente

La fuerza con la que un niño sale despedido en caso de impacto puede multiplicar por diez su peso en una milésima de segundo. Los brazos de sus padres no resistirían algo así

Evita las distracciones adicionales a toda costa: hablar por el móvil -aun con manos libres-, tocar la radio o fumar (aunque ni esto último ni cambiar de emisora esté prohibido).


No corras ni seas agresivo, por mucha prisa que tengas

Reduce la velocidad cuando te aproximes a un colegio y ten en cuenta que puede aparecer un niño detrás de un coche parado o de un autobús.

Al llegar, facilita las maniobras de los demás coches y estaciona tu vehículo correctamente. Nunca aparques en doble fila en la puerta del colegio: esta es una conducta poco cívica que perjudica la circulación.

Mira a ambos lados por los retrovisores antes de permitir que el niño salga del coche y procura que siempre lo haga por el lado de la acera. La edad media a la que los pequeños comienzan a ir solos a la escuela es de 9 años. Parece corta, ¿verdad?

Por eso conviene que los primeros días los acompañes y refuerces su conducta segura como peatones. Pero incluso si van a clase en un autobús del colegio, hay cosas que puedes hacer para evitar que sufran un percance. El 90% de los accidentes en el transporte escolar sucede al entrar o salir del vehículo. Enséñales a subir ordenadamente, respetando su turno de llegada a la parada y a no levantarse del asiento en marcha. Al fin y al cabo, en cuanto los pierdas de vista, para estar tranquilo, solo podrás contar con lo que hayan aprendido…

Sillitas: ¿cuál es tu grupo?

Grupo 0/0+ (de 0 a 13 kg) El niño debe viajar en sentido contrario a la marcha y con el ‘airbag’ desconectado. Cuando la longitud del cinturón de seguridad lo permite, el mejor lugar es en el centro de la segunda fila de asientos

madre con hija silla

Grupo 0/1 (de 0 a 18 kg) Cuando alcanza los 9 kg, puede viajar en el sentido de la marcha, siempre en los asientos traseros. Aunque el Race y la DGT recomiendan situar la sillita de esta manera hasta más tarde: entre los 2 y 3 años de edad


Grupo 1 (de 9 a 18 kg) Lo recomendable es que el niño vaya sujeto por un arnés que puedas regular en altura a la vez que el resto del respaldo. En estos casos viene muy bien que la silla se pueda manipular sin tener que desmontarla

Grupo 2/3 (de 15 a 36 kg) Cuando el menor esté sujeto por el cinturón de seguridad, debes tener mucho cuidado de que este quede a la altura adecuada. Al igual que en los adultos, debe recorrer la pelvis y pasar por encima del hombro

Prendas y artículos para que sean bien visibles

reflectantes

Bandas reflectantes. Se pueden comprar en cualquier supermercado por menos de 10 euros y se colocan en las extremidades.

Los niños son menos visibles que los adultos y tienden a abstraerse o despistarse con mucha facilidad. Por esta razón, tienen mucho más riesgo de ser víctimas de un atropello. Además de enseñarles a mirar a ambos lados antes de cruzar la calle, no está de más facilitar que los conductores puedan verlos lo antes posible mediante una mochila, una prenda o una banda reflectante. Más todavía teniendo en cuenta las pocas horas de luz en invierno.

Un capricho razonable. Fíjate al comprar ropa nueva. Algunas prendas llevan innovaciones útilies, como las luces de estas zapatillas de niñas.

Más consejos para viajar en coche en AUTOBILD.ES

Lecturas recomendadas

Hugo Valverde

Web Mánager

Apasionado de las cuatro ruedas desde que mis padres me subieron al carrito por primera vez.

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Encuéntralo

Buscador de coches