Skip to main content

Noticia

F1

Opinión: Por qué la Fórmula 1 femenina no es la fórmula del éxito

Sophia Floersch

¿Era necesaria la creación de un campeonato de automovilismo femenino? Analizamos sus pros y contras

El nacimiento de un campeonato de automovilismo femenino se ha discutido durante años y décadas, sin llegar a ponerse las bases de algo serio en ningún momento. En 2019 la historia cambiará y, por primera vez, se celebrará una “Fórmula 1 femenina”…. que no, no es la fórmula del éxito ni lo que realmente necesitamos.

VÍDEO: Nace W Series

Su carta de presentación es la siguiente: “La misión de "W Series" es dar a estas atletas una oportunidad en el mundo del motor, que creemos no ha estado disponible para ellos hasta ahora. Creemos que cualquier persona con talento, pasión y compromiso debe tener la oportunidad de competir en lo más alto del automovilismo. Estamos aquí para crear esas oportunidades, abrir puertas y alimentar nuestro futuro”.

Los primeros detalles del campeonato de automovilismo femenino

Un ‘techo’ innecesario

Hemos llamado “Fórmula 1” al campeonato femenino “W Series” no porque vayan a ser estos los coches que van a conducir las pilotos, que en realidad van a ser Fórmula 3, sino porque es la única fórmula femenina que va a existir. Es decir, si llegas a este campeonato para demostrar tu talento y lo haces, después no hay más, porque no garantizan lo esencial: ni oportunidades ni dinero.

Según las primeras informaciones oficiales sobre la categoría, la organización repartirá 1,5 millones de dólares en premios, de los que 500.000 serán para la ganadora. Después de vencer en este certamen, la organización pretende que la chica dé el salto a una Fórmula 3 o Fórmula 2, para en un futuro optar a la Fórmula 1.

W Series

Sinceramente: ¿en qué campeonato a día de hoy puedes competir con 500.000 euros de presupuesto? Y si lo consigues, es solo para una temporada. Ni para Fórmula 3 o Fórmula 2 es suficiente. Es necesario, como mínimo, el doble. Y, si sigues alguno de estos certámenes, sabrás que para despuntar en alguna de estas categorías de promoción has de tener un asiento en un coche puntero. 

De lo contrario estarás en el fondo de la parrilla.  Si hablamos de una piloto que viene de ganar en un campeonato femenino las voces del resto de la parrilla pueden ser duras: ojo, viene de ganar en un certamen de mujeres… a acabar en la parte de atrás de un campeonato absoluto. El problema seguirá siendo el mismo: falta de dinero.

Pilotos GP3 2012
Vicky Piria, Alice Powell y Carmen Jordá corrieron la GP3 en 2012

De hecho, pesará más que una piloto pueda acabar octava, novena o décima en una carrera cualquiera de Fórmula 2 que ganar el campeonato femenino “W Series”. En uno estará luchando en igualdad de condiciones con el resto de pilotos y “pilotas”. Es decir: siendo la más rápida de todo un campeonato, de toda una parrilla, en la que todos corren en igualdad de condiciones… ¡que es lo que queremos! ¿Qué importa el genero de quien tenga el casco y el mono puestos?

VÍDEO: Todos los detalles de la nueva "Fórmula 1 femenina"

La historia nos da la razón: no necesitamos un campeonato de automovilismo femenino

Lo primero que pienso al ver el nacimiento de un campeonato femenino es que damos un paso atrás. La historia nos ha demostrado que en el automovilismo las mujeres pueden correr contra hombres y no solo eso: pueden ser más rápidas. En la historia de la Fórmula 1 hemos visto a dos mujeres (aunque otras tres se inscribieron en grandes premios pero no llegaron a participar en la carrera porque no se clasificaron) participar en al menos un Gran Premio de F1: Maria Teresa de Filippis (1958 y 1959) y a Lella Lombardi (1974-1976). Ésta última incluso consiguió medio punto. 

Lella Lombardi

En los últimos tiempos hemos visto a mujeres intentar alcanzar la F1, pero lo hicieron sin una preparación igual que la de pilotos masculinos, o siguiendo un camino distinto. Susie Wolff llegó a Williams desde el DTM sin grandes resultados a sus espaldas, como piloto de pruebas, y participó en sesiones de entrenamientos libres en fines de semana de Gran Premio. Disputar una carrera nunca fue su objetivo real.

Otro ejemplo es la suiza Simona de Silvestro, que hizo algunas pruebas privadas con Sauber pero, más allá de no estar bien preparada para la F1, salió por la puerta de atrás del equipo suizo por problemas económicos. A día de hoy Tatiana Calderón cumple un papel similar, aunque a la vez corre la GP3, donde ha llegado a puntuar… ¡si consigue la oportunidad de rodar con un F1 no habrá sido por la ayuda de un campeonato femenino!

Marta García entra en la historia del karting
Marta García entra en la historia del karting

La historia también nos da la razón si miramos otros campeonatos de automovilismo. En el año 2001 Jutta Kleinschmidt se proclamó la primera – y única mujer – en ganar el Rally Dakar (frente a su ex marido, ojo),  hace apenas un par de meses la sueca Mikaela Åhlin-Kottulinsky ganó una carrera del TCR Escandinavia con un CUPRA, convirtiéndose en la primera mujer en ganar una prueba de un campeonato con reglamento TCR.  La alemana Ellen Lohr ganó en el DTM con Mercedes, siendo también la única mujer en conseguirlo, y Steffi Halm ha subido esta temporada a lo más alto del Campeonato Europeo de Camiones.

Jutta Kleinschmidt

La americana Danica Patrick tampoco necesitó un campeonato femenino para ganar la carrera de la Indycar en Motegi en 2008, por delante de dos campeones como Helio Castroneves o Scott Dixon. ¿Y cuando Michele Mouton fue subcampeona del mundo de rallyes en 1982 con Audi y luego ganó Pikes Peak? No, tampoco necesito “entrenarse” en un campeonato de mujeres. 

Las 7 mujeres que han hecho historia en las carreras de coches

No se nos puede olvidar que ser el ganador de una carrera es ser el mejor de la misma, el que mejor juega sus cartas, el que es más rápido y más inteligente que sus rivales. Un trabajo duro que demuestra que, en un tiempo determinado, has sido mejor que el resto…. y aquí da igual si eres hombre o mujer.

VÍDEO: La historia de la niña que quiso ser piloto

Un punto a favor: asiento asegurado por talento

El único punto a favor que puedo ver en la creación del campeonato de automovilismo femenino es que al menos una decena de pilotos femeninas tendrán asegurado un asiento por talento puro y duro. 

La organización no va a pedir dinero o patrocinadores a cambio de dar un puesto a las pilotos, simplemente probará su talento y habilidad mediante diferentes test y analizando su carrera deportiva. Esto quiere decir que las pilotos no se quedarán en su casa, como a día de hoy deben temer algunas de ellas por falta de recursos. Además, obtendrán visibilidad mediática, siempre necesaria para encontrar patrocinadores.

Mujeres motorsport

Sí llama la atención que entre las caras visibles que deberán decidir si merecen el asiento las mujeres estén David Coulthard y Adrian Newey… ¿por qué no están ninguna de las ganadoras antes mencionadas? ¿Será porque quizás no estén del todo de acuerdo con este proyecto? ¿Qué opina la FIA? Muchas preguntas todavía por responder.

Hasta el momento lo que está claro es que el lanzamiento de “W Series” ha creado muchas dudas. En teoría el campeonato arrancará en 2019 y tendrá pruebas en Europa, al menos una en Reino Unido, y en el futuro se expanderán hacia otros continentes. 

Tatiana Calderón
Tatiana Calderón

Como he dicho anteriormente, en el automovilismo lo que queremos encontrar es a los pilotos más rápidos del mundo. Con el mono puesto y la visera bajada todos somos iguales. Si lo que de verdad faltan son oportunidades y dinero, ¿por qué no creamos programas de promoción en karting o becas? ¿por qué no damos visibilidad a las pilotos desde sus inicios? ¿por qué no ampliamos las miras más allá de la F1? ¿por qué no intentamos convencer a patrocinadores con motivos de peso? Sigo pensando que apoyarían antes a una mujer que hiciera un ‘top 5’ en un campeonato absoluto que a la campeona del certamen femenino. ¡Pero eso es una opinión!

Sophia Floersch

Acabo el artículo con dos palabras de la piloto de Fórmula 3 Sophia Floersch: “Wrong way”. Nada lo define mejor, porque si lo que queremos es igualdad de condiciones rumbo a la F1, ellos se han equivocado de camino.

Imagen: Sophia Floersch/Sutton Motorsport
 

Lecturas recomendadas