Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

El Opel GT celebra su 50º aniversario

Opel GT

El Opel GT celebra su 50º aniversario, medio siglo desde que salió por primera vez de la línea de montaje y cautivó a todo el mundo con su diseño y prestaciones.

Aunque el proyecto inicial arrancó tres años antes, no fue hasta 1968 cuando salió por primera vez de la línea de montaje. El Opel GT celebra su 50º aniversario como el deportivo clásico más emblemático de Opel, un coche que necesitó varios años para cocinarse y que finalmente logró conseguir la admiración de la prensa y de una gran lista de fanáticos en todo el mundo. Vamos a conocer un poco su historia.

No te pierdas: Opel GT: un viejo rockero nunca muere

Y es que las celebraciones por los 50 años del nacimiento del Opel GT comenzarán el próximo mes de mayo con la feria de clásicos “Clásica del lago Constanza – Bodensee-Klassik”, con las que la compañía con sede en Rüsselsheim quiere conmemorar el nacimiento de uno de sus coches más icónicos de todos los tiempos.

El nacimiento de una leyenda

Fue en el Salón de Frankfurt de 1965 cuando Opel sorprendió a todos los asistentes con un aerodinámico deportivo biplaza que recibía el nombre de Experimental GT, el primer coche de concepto de un fabricante alemán. Su afilada carrocería, el largo capó con faros escamoteables que rotaban alrededor de su eje longitudinal, abultados pasos de rueda y una trasera en vertical, el coche se presentaba como un vehículo que nunca antes había sido visto en un fabricante europeo. 

Vídeo: Opel GT Concept, ¿deseando ver cómo se mueve?:

Fue revelado como un estudio de diseño creado por Erhard Schnell y su equipo en el Estudio de Diseño de Opel. Se trataba de un proyecto que, como recuerda Schnell, nació bajo el más estricto secretismo: “Para empezar, era solamente un proyecto de estilo. Mi jefe no le había dicho nada a la dirección. Pero cuando el coche estaba prácticamente terminado no pudo evitar informarles. Estábamos muy preocupados cuando el Experimental GT fue presentado por primera vez, así que nos sentimos aliviados cuando la dirección de la compañía comenzó a aplaudir de forma espontánea”.

El GT necesitó seis años de trabajo desde el primer boceto y tres desde la que la dirección diera luz verde al proyecto, para pasar a ser un coche de producción. Los trabajos de estampación, soldadura, pintura y equipamiento interior del Opel GT corrían de la cuenta de los carroceros franceses Chausson y Brissoneau & Lotz, una fase que se realizaba antes de enviar el coche de vuelta a Rüsselsheim para acoplar la suspensión, los frenos, el motor y la transmisión.

Bajo el capó, los clientes podían disponer de dos motorizaciones, un 1.1 litros de 60 CV heredado del Opel Kadett y una versión más potente de 1.9 litros con 90 CV proveniente del Opel Rekord. El GT 1900 fue el más popular de la gama, con un cero a 100 km/h en solo 11,5 segundos y una velocidad punta de 185 km/h, así como una potencia que llegaba a las ruedas traseras gracias a un cambio manual de cuatro relaciones o uno automático de tres que gozó de gran popularidad en los mercados americanos.

Un diseño revolucionario y un exitoso palmarés en competición

Mientras que el diseño del Experimental GT había cautivado a muchos, la versión de producción del GT llevó la cosas un punto más allá con un diseño revolucionario. El capó era más largo con un voladizo más corto, los musculosos abultamientos para el sistema de admisión permitían instalar un capó más bajo, mientras que los faros cuadrados del prototipo fueron reemplazados por unos redondos, mientras que sus líneas habían sido trabajadas con el objetivo de extraer el máximo rendimiento aerodinámico. 

En el interior del Opel GT de 1968 encontrábamos asientos de tipo baquet, un volante de tres radios y los relojes redondos de la instrumentación, mientras que a nivel de seguridad fueron instalados cinturones de tres puntos, un arco antivuelco integrado y barras de protección lateral en las puertas, así como una columna de dirección de seguridad.

En el aspecto de su paso por competiciones automotrices, el Opel GT disfrutó de grandes éxitos, como los cosechados por el especialista italiano Conrero en diferentes carreras de resistencia a finales de los 70. En 1971, el Dr. Georg Von Opel, convirtió el GT en un coche eléctrico y alcanzó una velocidad máxima de 189 km/h, estableciendo dos récords mundiales. En junio de 1972, Opel construyó un GT con motor diésel que logró dos récords mundiales y 18 internacionales en la pista de pruebas de Dudenhofen, alcanzando una velocidad máxima de 197 km/h, algo inédito para un coche diésel de la época.

El Opel GT original estuvo en activo hasta el año 1973 con una producción total de 103.463 unidades en tan solo cinco años, disfrutando de un gran éxito tanto en Europa como al otro lado del Atlántico.

Lecturas recomendadas