Noticia

Prueba DS4 Crossback: para “aventureros chic”

Gabriel Jiménez

19/02/2016 - 00:23

Probamos el nuevo DS4 Crossback, un crossover con look de “todocamino elegante” y una posición de conducción más elevada, además de una mayor distancia al suelo, y que fue presentado oficialmente en el Salón de Frankfurt 2015. Las primeras impresiones no pueden ser mejores, lo que invita a ver el DS4 con otros ojos.

El DS4 Crossback –la denominación ‘Crossback’ ha sido patentada por PSA, lo que hace pensar que habrá más variantes de este tipo dentro de la gama DS– está basado en el nuevo DS4 2015 y está pensado para clientes que aman la aventura, tanto en la ciudad como fuera de ella, un público que los responsables de la marca califican como “aventureros chic”.

El DS4 Crossback muestra su vocación de todocamino con elementos estilísticos como una distancia al suelo 30 mm más alta, llantas negras, embellecedores de los pasos de rueda, frontal, retrovisores exteriores y alerón negros, barras de techo grises y ruedas más grandes que en el DS4. Para asegurar un óptimo comportamiento en pavimentos con baja adherencia (nieve, barro…) el nuevo DS4 Crossback dispone de un control de tracción inteligente, así como la posibilidad de montar neumáticos All Seasons M&S.

Estos rasgos se refuerzan con un ángulo de visibilidad superior de 45º, gracias al parabrisas panorámico y taloneras y alfombrillas específicas. Con sus tonos vistosos y expresivos y una posición de conducción alta, abre una alternativa a las berlinas clásicas del segmento.

Motores del DS4 Crossback

En cuanto a motores, el DS4 Crossback estará disponible con cuatro mecánicas: dos gasolina y dos diésel. Con respecto a los primeros, podrá montar el Puretech tricilíndrico de 130 CV con caja manual de 6v, y el THP de 165 y caja automática EAT6. En cuanto a las mecánicas de gasóleo, el DS4 Crossback contará con los BlueHDI de 120 CV (con caja manual de 6v o la automática EAT6) y 180 CV asociado al cambio automático EAT6.

Al volante del DS4 Crossback

Abro la puerta y me llevo una buena impresión, pues la puerta pesa y suena a sólida al cerrarla. Me acomodo en el puesto de conducción; los asientos son cómodos y duritos, como me gusta. Es hora de sacarle el jugo, porque promete alegrías: 2.0 BlueHDi de 180 CV con la caja automática EAT6 en acabado Sport Chic, y que cuesta 34.680 euros.

Arranco e inmediatamente se sienten los 400 Nm de par, disponibles desde tan sólo 2.000 vueltas. El motor empuja con fuerza y la caja automática es rápida. Pongo el intermitente –cuyo sonido me parece algo fuerte– para salir de la autopista y adentrarme por la maravillosa ruta en la ribera del Loira, repleta de castillos y curvas, muchas curvas. En este entorno el DS4 Crossback se mueve como pez en el agua, con absoluta estabilidad y sin oscilaciones, sensación a la que contribuyen los asientos que sujetan muy bien.

El motor BlueHDi es un prodigio por lo bien que empuja. Quizá tengo que criticar una insonorización mejorable –entra mucho ruido del bastidor– y la ausencia de levas en el volante para dosificar las frenadas. 

A nivel tecnológico pocas pegas, teniendo en cuenta que incluso cuenta con el CarPlay de Apple, pero sí es de destacar el navegador, que en ocasiones es poco preciso.

Prueba DS 4 Crossback BlueHDi 120 EAT6 (por Hugo Valverde)

Con la renovación del DS 4, la firma francesa ha decidido ampliar la gama con una variante más campera. El DS 4 Crossback, que es así como se llama el vehículo al que me refiero y que pongo a prueba, se diferencia del modelo del que parte en que su carrocería adopta molduras de plástico, en que equipa barras en el techo, en que todas sus llantas son de color nergro y, lo más importante, en que su altura libre al suelo tres centímetros mayor.

Por fuera, como cualquier DS, es llamativo. Destaca la rejilla del radiador DS Wings, con amplias zonas cromadas; la ‘mirada’ ‘Led Visión’, formada por faros con tecnología LED y Xenón; y la zaga redondeada con marcadas líneas de carácter que nacen de los pilotos para dirigirse a la zona inferior de las lunas laterales traseras, lunas que, por cierto, siguen sin poder bajarse y mantienen su poco práctico acabado en pico.

prueba ds 4 crossback

Dentro se respira ese ambiente de calidad percibida que DS intenta. Y lo cierto es que lo consigue, aunque encuentro algún que otro plástico duro que mis dedos no deberían palpar. Y hablando de palpar, una vez acomodado en sus cómodos asientos, que a la vez sujetan muy bien el cuerpo, agarro el volante y descubro que, para mi gusto, es demasiado delgado y su diámetro demasiado grande. Lo siento, son cosas que no me gustan, al igual que su parte inferior achatada, que después de muchos años sigo sin verle la utilidad en un coche en el que el conductor goza de espacio suficiente para las piernas.

El nuevo integrante está disponible con seis motores, tres diésel BlueHDI de 120, 150 y 180 CV y tres de gasolina PureTech de 130, 165 y 210 CV. Yo he tenido la oportunidad de probar el DS 4 Crossbasck con motor 120 CV asociado a un cambio automático de seis velocidades EAT6. La respuesta del bloque es buena, suficiente para mover el vehículo con soltura. Quizá eche en falta un poco más de brío a bajas vueltas, pero por regla general, creo que es una gran opción para este coche. Respecto al cambio, su funcionamiento me ha sorprendido gratamente por su rapidez, más en manual que en automático, y porque es suave y no da tirones. Eso sí, no le vendría mal al ser secuencial unas levas en el volante que facilitase la acción de subir o bajar de velocidad.

prueba ds 4 crossback

Por su altura, el DS 4 Crossback puede adentrarse en caminos algo escarpados. A ello ayuda la suspensión, que es más confortable que firme, algo que en curvas cerradas se nota al sufrir ligeros balanceos de la carrocería. Además, la tecnología Intelligent Traction Control ayuda en situaciones de escasa adherencia impidiendo que las ruedas delanteras patinen. Este sistema junto con los neumáticos opcionales Michelin CrossClimate -parece que por su nombre han sido escogidos a propósito-, que ofrecen las ventajas de un neumático de verano junto con las de uno de invierno, permiten al DS 4 Crossback mejorar la adherencia en carreteras nevadas, como he comprobado en las pistas de esquí de la estación de Port del Compte, Lérida, donde con unas cubiertas convencionales el vehículo de tracción delantera se hubiese quedado trabado con total seguridad. Asimimo, a pesar de funcionar realmente bien a bajas temperaturas, no se ve mermada su capacidad de frenada. 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Gabriel Jiménez

Gabriel Jiménez

Director del Área de Motor de Axel Springer España

Soy Piscis, sufridor del Atleti y me gusta juntar letras, a poder ser relacionadas con cualquier artefacto que lleve del punto A al punto B

Todo sobre DS

DS

DS

DS

Modelos de DS más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Más de Salón del automóvil de Frankfurt 2015