Skip to main content

Noticia

Motor

Nuevo Dodge Hornet 2023: el primer SUV electrificado de la marca

Dodge Hornet 2023

Los estadounidenses se lanzan a la electrificación con este SUV híbrido enchufable

Adiós a los Dodge Charger y Dodge Challenger en su formato deportivo clásico con el motor HEMI V8 supercargado, y hola al nuevo Dodge Hornet 2023. La electrificación y los SUV son apuestas seguras para las marcas, y la compañía integrada en el Grupo Stellantis no ha querido quedarse atrás.

Prueba de la Ford D-150 Lightning: ¿Es una herejía esta pick-up eléctrica que le gustó a Antonio Banderas?

Este Dodge Hornet es en esencia el primo norteamericano del Alfa Romeo Tonale, ya que comparten la misma plataforma y se fabricarán en la planta napolitana de Pomigliano D'Arco. El SUV compacto se lanzará a lo largo de la primera mitad de 2023 con un formato de híbrido enchufable (PHEV) que allana el camino de la marca hacia el futuro.

Muchas nuevas noticias de Dodge, camino de la electrificación

Si hace unas horas, Dodge ha anunciado que el adiós al Charger y el Challenger será con siete ediciones especiales antes de su desaparición en 2024, ahora llega el primer modelo electrificado de la marca americana con un formato totalmente rompedor para ellos.

Este Dodge Hornet híbrido enchufable contará con un motor de aluminio turbocargado de 1,3 litros en combinación con un sistema eléctrico de 90 kW y una batería de iones de litio de 15,5 kWh de capacidad que sumarán un total de 285 CV y 519 Nm de par máximo.

La recarga de batería podrá efectuarse en 2,5 horas gracias a un módulo de 7,4 kW y contará con una autonomía eléctrica de 48 kilómetros. Un 20% menos de lo que promete el Alfa Romeo con su SUV.

Entre sus incorporaciones técnicas se encuentra un diferencial electrónico con vectorización de par, el sistema PowerShot con 25 CV adicionales en momentos puntuales o una frenada deportiva Brembo. Si bien, habrá otra opción aún más radical: el Dodge Hornet GT.

Esta variante contará con un bloque de 4 cilindros en línea turboalimentado de 2,0 litros que sumará junto al sistema eléctrico y la caja de cambios automática de 9 velocidades un total de 265 CV y 400 Nm de par máximo.

Modo deportivo con un botón en el volante, cambios de marcha optimizados, modificación de la dureza de la dirección y endurecimiento de la suspensión para firmar un 0 a 100 km/h en 6,5 segundos. ¡Nada mal para la primera aventura en el terreno de los SUV híbridos de Dodge!

Por otro lado, el interior tendrá una estética moderna, sin prescindir de palanca de cambios ni de abundantes botones físicos pese a la pantalla multimedia de 10,25 pulgadas y el panel de instrumentos de 12,3 pulgadas (compatibles con Android Auto y Apple CarPlay).

El coche contará con el asistente de voz Amazon Alexa, actualizaciones on the air y múltiples ayudas a la conducción como asistencia de cambio involuntario de carril, frenada de emergencia automática o detección de puntos ciegos.

Características nada desdeñables en un coche familiar que promete un precio por debajo de los 30.000 dólares, aunque habrá que ver cuál es el cambio a euros y todas las posibilidades de extras y personalización finales. No parece mala apuesta...

Y además