Skip to main content

Noticia

Muere el conductor de un Tesla Model X mientras usaba Autopilot

Accidente Tesla Model X Autopilot

El pasado 23 de marzo murió el conductor de un Tesla Model X mientras usaba Autopilot. El accidente tuvo lugar en una autopista en California.

Nuevo batacazo al coche autónomo y particularmente a Tesla. El pasado 23 de marzo murió el conductor de un Tesla Model X mientras usaba Autopilot. El coche, que salió ardiendo tras la colisión, se vio involucrado en un accidente mientras estaba activo el sistema de conducción autónoma de la compañía americana. El siniestro, además, ha provocado un desplome en Bolsa de la compañía en las últimas jornadas, acumulando unas pérdidas del 16% en su cotización.

No te pierdas: Cómo hackear el Autopilot de Tesla ¡con una naranja!

Tras el primer atropello mortal de un coche autónomo ocurrido hace ahora dos semanas, donde perdió la vida una mujer de 49 años al cruzar la carretera empujando una bicicleta en una zona de poca visibilidad, los vehículos autónomos se habían visto seriamente damnificados. Sin embargo, ahora ha salido a la luz un nuevo revés a esta tecnología tras conocerse que otro conductor de 38 años también ha fallecido a consecuencia de un accidente mientras utilizaba el sistema de conducción autónoma de Tesla.

Nueva víctima a causa de la conducción autónoma

El siniestro, que tuvo lugar el pasado 23 de marzo en una autopista de California, provocó la muerte del conductor pese a haber sido trasladado a un hospital cercano poco después del accidente. Por su parte, Tesla ha asegurado que los registros del vehículo mostraron que el sistema Autopilot había sido activado momentos antes del accidente. 

“El conductor había recibido varias advertencias prácticas visuales y audibles antes en la unidad y las manos del conductor no se detectaron en el volante durante los seis segundos previos a la colisión”, declara Tesla en el comunicado publicado. Aunque el sistema Autopilot obliga al usuario a que mantenga las manos en el volante, los registros parecen indicar todo lo contrario.

“El conductor tuvo unos cinco segundos y 150 metros de visibilidad sin obstáculos de la división de hormigón, pero los datos del vehículo muestran que no reaccionó”, afirma el texto. Por otro lado, la compañía de Elon Musk alega en su defensa que el accidente ha tenido una gravedad tan elevada porque la barrera de seguridad vial que se emplea para dividir los carriles se encontraba deteriorada a consecuencia de un accidente previo y que no había sido reparada.

Otro de los batacazos que ha recibido Tesla, en este caso por el coche eléctrico, ha sido el hecho de que tras el accidente donde también se vieron involucrados otros dos vehículos, el Tesla Model X se incendió, con el peligro de toxicidad que conlleva el material de las baterías. Al mismo tiempo, el siniestro ha provocado un desplome de hasta un 16% de la cotización de Tesla en Bolsa.

Fuente: El Mundo

Lecturas recomendadas