Skip to main content

Noticia

Coches autónomos

Los accidentes del coche autónomo: ¿cuántos van ya?

Coche autónomo en nieve
¿Cuántos accidentes del coche autónomo van ya? Llevar la cuenta es algo complicado, pero ya han sido varios y el último de ellos con una víctima mortal.

El coche autónomo continúa su desarrollo, pero como cualquier otra nueva tecnología, su proceso de creación está conllevando una serie de imprevistos en forma de accidentes que, para muchos escépticos, pone en duda su viabilidad. Además, el reciente atropello mortal del coche de Uber no ha ayudado a calmar los ánimos precisamente. Pero, ¿cuántos accidentes del coche autónomo van ya?

No te pierdas: El coche autónomo de Google se ablandará para evitar accidentes

Llevar el registro de todos los accidentes de los miles de vehículos autónomos que se encuentran en fase de desarrollo por un sinfín de grandes ciudades alrededor del mundo es algo descabellado, pero tenemos algunos de los más sonados para que conozcas los problemas que está suponiendo esta tecnología en los que son los primeros compases de su ciclo de vida.

Vídeo: La ciudad falsa que ha construido Uber para probar su coche autónomo:

Los accidentes del coche autónomo

El desarrollo de la tecnología de conducción autónoma lleva aproximadamente una década en marcha. El coche de Google arrancó en 2009 y ya ha acumulado más de 2 millones de millas recorridas con el objetivo de testar los diferentes sistemas en un amplio abanico de posibilidades y situaciones en tráfico real. A lo largo de más de 3,2 millones de kilómetros con una completa flota de vehículos, Google había contabilizado en 2016 un total de 272 fallos y 13 incidentes. Por suerte, ninguno de ellos se saldó con víctimas, tan solo daños materiales.

El caso de Tesla es también singular, ya que su sistema de conducción semi-autónoma (como es definido ahora después de los diferentes incidentes, ya que antes lo consideraban conducción autónoma) ha experimentado una evolución que lo ha hecho más efectivo con el paso de los años, aunque también ha registrado una larga lista de accidentes por un mal uso de esta tecnología por parte de los conductores.

El sistema Autopilot de Tesla obliga al conductor ha llevar la mano siempre sobre el volante y a prestar atención a su alrededor en todo momento. Por desgracia, son muchos los vídeos que circulan por la red en los que podemos ver a los ocupantes durmiendo, leyendo o incluso jugando a videojuegos sin prestar ni un ápice de atención a la carretera. Además, el sistema puede burlarse con una simple naranja

También en 2016, el sistema semi-autónomo de Tesla se saldó con su primera víctima mortal, un conductor que no estaba siguiendo las indicaciones del fabricante a la hora de utilizar este sistema y que, un fallo provocado por el reflejo de un camión ocasionó que el sistema no frenara ante la presencia del otro vehículo y acabara colisionando. Por otro lado, muchos clientes de la compañía americana han achacado pequeños accidentes a fallos en el sistema, aunque la mayoría han sido demostrados por parte de los ingenieros de Tesla como errores humanos.

Uber también trabaja desde hace tiempo en la tecnología del coche autónomo en colaboración con Volvo y, mientras que hasta ahora no había acontecido ningún incidente de gran magnitud, el pasado 18 de marzo, uno de sus vehículos de pruebas atropelló mortalmente a una mujer que cruzó la calle con su bicicleta en una zona de sin visibilidad ni paso de cebra. También hemos podido presenciar otros fallos como saltarse seis semáforos en rojo mientras está activado el modo automático.

En definitiva, el coche autónomo es la tecnología del mañana, pero ese momento aún no ha llegado y debemos ser lo suficientemente pacientes para que los fabricantes puedan desarrollar una tecnología fiable y eficaz ante cualquier situación para conseguir alcanzar el objetivo principal de un coche totalmente autónomo, el de cero víctimas de tráfico en carretera.

Y además