Skip to main content

Noticia

Tecnología

Cómo hackear el Autopilot de Tesla ¡con una naranja!

Interior de un Tesla equipado con su sistema de conducción Autopilot
Benjamin Zhang/Business Insider
Sí, el sistema de Elon Musk es de lo más sofisticado, pero...

Atención. Te vamos a contar cómo hackear el Autopilot de Tesla con una naranja, pero también te pedimos que si decides probarlo lo hagas con extrema precaución, en un lugar sin tráfico ni peligro y, sobre todo, ni mucho menos durante tanto tiempo como el youtuber que ha desvelado el secreto.

Así te obliga el Autopilot a que prestes atención

El piloto automático de Tesla funciona con una condición: que el conductor mantenga la atención sobre lo que sucede en la carretera en todo momento. Lo hace así para evitar accidentes como el que supuso la vida al conductor después de su Tesla Model S chocara contra un tractor que invadió la calzada. Quizá lo recuerdes porque se discutió si el fallecido iba viendo o no una película y por eso no pudo retomar el control del vehículo a tiempo.

Después de esto, Elon Musk y los suyos decidieron modificar el Autopilot de tal manera que solo funcionara si el conductor mantiene la atención en la carretera en todo momento. ¿Cómo lo sabe el coche eléctrico? Decidieron que el sistema de conducción semiautónoma de Tesla se desconectaría si los sensores detectaban que no lleva las manos en el volante.

Los Tesla equipados con Autopilot comienzan a emitir alertas visuales y acústicas cuando el conductor retira las manos del volante; si no hay respuesta, el sistema de autopilotaje se desconecta.

Pero hay truco. Un youtuber ha descubierto cómo engañar al Autopilot de Tesla ¡con una naranja!

Resulta que colocada de forma estratégica entre los radios del volante, se consigue ejercer presión en los puntos exactos de tal manera que el sistema entiende que el conductor tiene las manos sobre el volante.

El creador del vídeo asegura que el coche ha respondido de forma correcta durante más de 25 minutos. Eso sí, lo ha hecho un autovía de dos carriles del desierto de Utah (EEUU), donde en teoría no hay mucho peligro por la escasez de tráfico.

Y además