Skip to main content

Noticia

Mitsubishi Allroads Ronin, lo último de Vilner va directo al Salón de Ginebra

Mitsubishi Allroads Ronin

Quizá algo recargado por dentro, ¿no te parece?

¿De qué te suena Vilner? Sí, es un preparador que ha conseguido hacerse un nombre adaptando interiores sofisticados y llantas a todo tipo de vehículos.

Su última creación se llama Mitsubishi Allroads Ronin y nos enseña cómo se puede convertir un Mitsubishi Lancer en un terreno.

Todas las novedades del Salón de Ginebra 2018

El Allroads Ronin de Vilner está basado en un Lancer Ralliart 2011 y toma su nombre del término japonés Romin que se utiliza para designar a los caballeros samurais que se forman sin maestro.

El interior del Mitsubishi Ronin está cubierto de un material llamado Amaretta. De origen japonés, es similar al Alcántara que se utiliza en la tapicería de muchos vehículos de rendimiento, pero bien que la Amaretta la supera en calidad.

Los reposacabezas imitan la madera de la armadura de un samurai, pero en realidad están recubiertos de terciopelo tratado con calor y presión. 

Las molduras de plástico que luce el Mitsubishi Lancer original han sido reemplazadas por metal; mientras que el volante está cubierto con Nappa. Este mismo material se ha empleado para vestir la palanca del freno de mano que se ve como un mango de espada de samurai. 

Todo muy oriental, aunque para la instrumentación, Vilner se ha inspirado en los deportivos Ferrari.

El personalizador lituano también ha trabajado en el aislamiento acústico hasta lograr que el Mitsubishi sea el doble de silencioso en su interior. Y ha colocado una pantalla táctil de 11 pulgadas con cámara de visión trasera.

En el exterior, el Ronin está más cerca del suelo que el Lancer y monta un juego de neumáticos todoterreno Yokohama Geolandar y faros LED de 60 vatios.

De lo que no hay datos es de cuánto podría costar. Quizá lo digan durante su exhibición en el Salón de Ginebra 2018.


 

Lecturas recomendadas