Skip to main content

Noticia

Motor

Los metros que recorre un coche antes de comenzar a pisar el freno

Los metros que recorre un coche antes de pisar el freno

El tiempo y la distancia de frenado están directamente relacionados con la velocidad

La velocidad aparece como un factor concurrente en, aproximadamente, la cuarta parte de los accidentes de tráfico. O, mejor dicho, la velocidad inadecuada, aquella que no permite detenerse cuando surge un obstáculo. Por eso, es tan importante mantener una distancia de seguridad adecuada con los demás vehículos. La DGT nos explica en un gráfico los metros que recorre un coche antes de pisar el freno. 

¿Sabes cuántos metros recorre tu coche antes de que comiences a pisar el freno? ¿Y cuántos recorre hasta que se para por completo? La Dirección General de Tráfico quiere incidir en estos dos aspectos para reducir el número de accidentes. Las vías de circulación tienen unos límites de velocidad genéricos que debes respectar. Pero, a veces, incluso respecto esos límites, puedes circular a una velocidad inadecuada, por ejemplo, cuando hay condiciones lluvia intensa o niebla. En esos casos hay que extremar las precauciones, disminuyendo la velocidad y aumentando la distancia de seguridad. 

Distancia de reacción y distancia de frenado

Los metros que recorre un coche antes de comenzar a pisar el freno

DGT

Ante una frenada de emergencia, intervienen dos factores, como ilustra la DGT en el gráfico:

  • Distancia de reacción: es la distancia que se recorre en el tiempo que tardas en percibir el peligro. A mayor velocidad, más metros que se recorren. En condiciones normales, según señala la DGT, se tarda en torno a un segundo en pisar el freno.
  • Distancia de frenado: es la distancia que se recorre desde que se pisa el freno hasta que el vehículo se detiene por completo. Esta distancia dependerá del estado de la carretera, del vehículo y de la velocidad a la que circules. 

90 metros para detener el coche, a 120 km/h

Como es lógico, el estado del coche es importante y aquí intervienen variables como el estado de los neumáticos, la presión, estado de las suspensiones, frenos, etc. Como se aprecia en el gráfico, circulando a 120 km/h, la distancia de reacción son 33 metros, mientras que se necesitan 90 metros, casi un campo de fútbol, para detener el coche. 

Eso en condiciones favorables, con el asfalto seco. En cambio, si está lloviendo, la cosa cambia bastante. El tiempo que se tarda en advertir el peligro sigue siendo el mismo y se recorren 33 metros. Sin embargo, se necesitan 146 metros para parar el vehículo, una distancia de frenado claramente superior a la que se requiere con el firme seco. 

Etiquetas:

seguridad vial

Y además