Noticia

Los coches más usados para sobornos

Vicente Cano

08/06/2015 - 14:35

Tras conocerse que Serafín Castellano, ex Delegado del Gobierno en Valencia, podría también haber cobrado sobornos en coches y tras un vistazo a los casos de corrupción más sonados de los últimos años, aquí puedes repasar los coches más usados para sobornos. Por desgracia, como la información no es exhaustiva y hay secretos de sumario que ocultan estos datos, por ahora no podemos hacer un ranking de los coches usados para mordidas.

En el intento de elaborar una lista con los coches más usados para sobornos, la información publicada este lunes por numerosos medios sobre la red liderada por Serafín Castellano aporta datos nuevos. Al parecer, algunos de los altos cargos acusados de corrupción junto al ex Delegado del Gobierno en Valencia, también cobraban sobornos en coches. No es de extrañar, dado que la trama ligada a los amaños de contratos de extinción de incendios en los concursos de Galicia, Andalucía, Canarias o Baleares es tan extensa que comprende a cargos en todas las comunidades y, también, en Aviación Civil.

No te pierdas: "Ecclestone ganó su juicio por presunto soborno"

Concretamente, según la UDEF, los coches usados para sobornar a Salvador Alepuz, jefe de la Aviación Civil en Valencia y a Pedro Hidalgo, ex alto cargo de Gobernación, fueron respectivamente un Volkswagen Golf y un Volkswagen Touareg. Usar coches para pagar mordidas deja un rastro administrativo que, tras la denuncia ante anticorrupción del ex gerente de la empresa Avialsa, Francisco Antonio Blandí, es el hilo del que en estos momentos está tirando la Policía para recabar pruebas en contra de los funcionarios públicos. Al parecer, en los documentos contables de esta empresa figura la escandalosa cifra de 55.630 euros, cantidad dedicada en las navidades de 2010 a comidas para dar y regalar a cargos públicos.

Sin embargo, basta echar un vistazo a las hemerotecas para rescatar otros coches usados para pagar sobornos en España. El asunto mejor documentado es el del caso Gürtel, con los vehículos de la familia Mato-Sepúlveda como un claro indicador de cómo se han pagado sobornos con coches en España durante mucho tiempo. En la casa de la ex ministra de Sanidad y del ex alcalde de Pozuelo de Alarcón llegó a haber hasta tres vehículos que habrían sido proporcionados por la red corrupta de Correa. En concreto, se trataba de un BMW 535i, un Jeep Gran Cherokee y de un Range Rover.

En aquél caso, la figura legal utilizada como subterfugio –y denunciada en su día por la Agencia Tributaria- fue el alquiler con opción a compra de estos tres vehículos de lujo que, en total, tenía un valor de 124.659 euros. Otro de los sobornos pagados con coches al regidor de Pozuelo se materializó con un Jaguar S-Type 4.0. Como decía arriba, usar un automóvil como mordida deja una traza no difícil de seguir una vez que se recela de un individuo, a veces, las sospechas se inician precisamente por el propio vehículo.

En el asunto de Jesús Sepúlveda, fue la notable ostentación que hacía de los vehículos de gama alta allá donde iba. Sin embargo, en el caso de Francisco Granados, aunque la Operación Púnica no se inició por esta causa, hace años que un incendio declarado en su vivienda, donde se quemó un Mini Cooper que conducía su esposa, pero que figuraba a nombre de una de las empresas de la trama de la púnica, comenzó a levantar claramente sospechas sobre su persona. Eso no le impidió seguir intentando dar lecciones de limpieza en los mítines de su partido durante un tiempo, aunque ahora, ya en la cárcel, igual está temblando por si los investigadores tiran más del hilo del coche que cobró como soborno. Presuntamente.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches