Noticia

Los coches más locos de Alemania

Luis Meyer

26/02/2014 - 16:04

Por el país germano ruedan un Polo con el lujo de una berlina ‘premium’, un Trabant con más de 200 CV, una autocaravana que alcanza 200 km/h, el deportivo de Mad Max… ¿Quién decía que los alemanes son unos tipos serios?

Hay coches tan estrafalarios que hacen girar cabezas allí por donde pasan. A esta especie pertenece el Interceptor del conocido presentador de TV alemán Helge Thomsen. Su brutal aspecto no pasa desapercibido. Este Ford nació en 1973 como Falcon XB GT Coupé, y seis años más tarde protagonizaba las espectaculares persecuciones del apocalíptico éxito cinematográfico Mad Max. Bajo el capó escondía un motor Cleveland de 5,7 litros coronado por un gigantesco compresor Weiand. Tras años de remodelación, Thomsen conduce su ejemplar por las carreteras alemanas con el beneplácito de la TÜV (inspección técnica).

Aún más infernal es el rodar y el rugido del Tosen de Brutus, un coche de carreras al estilo de los años 20, que estuvo en activo entre 1998 y 2006. El motor de avión BMW de 12 cilindros, que data de 1925, entrega 750 CV con una cilindrada de 47 litros y un consumo de 200 litros a la hora. La fuerza se transmite al eje trasero por medio de una cadena de transmisión. Su conducción es tan violenta que, hasta ahora, solo un hombre ha sido capaz de llevarlo hasta los 200 km/h. Ahora “duerme” en el museo Sinsheim de la técnica y el automóvil.

Son solo dos ejemplos de coches que se salen absolutamente de la monotonía, y hacen de Alemania un país menos cuadriculado. En nuestra galería te mostramos estos y algunos más, como un VW Polo de los 80 con equipamiento de berlina ‘premium’ o un Trabant con más de 200 CV (sí, has leído bien).

Lecturas recomendadas

Buscador de coches