Skip to main content

Noticia

La resurrección más radical del BMW M1

La resurrección más radical del BMW M1

Rain Prisk resucita digitalmente un modelo mítico como el BMW 1, con dos variantes que no podrían apuntar en direcciones más distintas: rebajando su altura al mínimo y convirtiéndolo en un contundente todoterreno.

No te pierdas: Un BMW M1 abandonado 35 años

Si hay un modelo clavado en la retina de los seguidores de BMW, es el BMW M1. Un deportivo icónico del que se produjeron menos de 500 unidades, cuyo diseño es obra de Giugiaro y que supuso la primera ocasión (y única hasta la llegada del i8) en la que un modelo de la marca alemana utilizó un motor situado en posición central, justo detrás de los asientos. Es normal que los fans lleven años esperando su sucesor, algo que no parece que vaya a cumplirse al menos a corto plazo. El consuelo está en que algunos diseñadores si lo quieren resucitar, aunque sea digitalmente.

VÍDEO: Así rugía el M1 de carerras

Rain Prisk ha revisitado el deportivo y ha saltado a la palestra con una propuesta doble, con dos líneas a seguir que no podrían ser más opuestas. Por un lado una enfocada todavía más a la competición, manteniendo intacto el núcleo del modelo pero rebajando la suspensión hasta límites inverosímiles, prácticamente rozando con el suelo y montando unos neumáticos lisos Dunlop de competición. Por el otro, una que representa un todoterreno de altas prestaciones y que, quizá sea casualidad o quizá no, recuerda poderosamente al Italdesign Giugiaro Parcour que se presentó en el Salón del automóvil de Ginebra 2013, lo que podría ser un homenaje al famoso diseñador. En este caso, eso sí, el conjunto es bastante más tosco, obtando por unos neumáticos off-road de grandes dimensiones, añadiendo protecciones en los paragolpes e incluso una barra de LED en techo para afrontar las incursiones nocturnas con una mayor seguridad.

En cualquiera de las dos combinaciones rendiría bien su motor M88/1 6.5 de seis cilindros y 277 CV de potencia. De hecho incluso podrían emplear el bloque potenciado hasta los 470 CV, como el que utilizaron las 20 unidades destinadas al BMW M1 Procar Championship que se celebró en los años 70 y 80. Mientras que la caja de cambios manual de cinco relaciones seguiría siendo una opción correcta para ambos casos, quizá lo mejor para el todoterreno sería montar una tracción integral en lugar de la propulsión trasera original.

Fuente: Carscoops

Lecturas recomendadas