Skip to main content

Noticia

Competición

Jerez volvió a ser Jerez... con sus 120.000 aficionados en las gradas

Marc Márquez afición MotoGP
Red Bull Content Pool

Más de 120.000 espectadores asistieron durante el fin de semana al Gran Premio de Motociclismo.

Hay lugares a los que un aficionado al mundo del motor debe ir al menos una vez en la vida: el GP de Mónaco de Fórmula 1, las 24 Horas de Le Mans, las 500 Millas de Indianápolis... Y, sin salir de nuestro país, el Gran Premio de MotoGP de Jerez, Tierra Santa a la que cada año peregrinan miles de moteros para disfrutar de la máxima categoría sobre dos ruedas.

La pandemia del COVID-19 había provocado que los dos últimos años esta cita se disputara sin público, como medida de protección ante el virus. Un auténtico sacrilegio que debíamos aceptar para, al menos, disfrutar de las carreras por televisión. Con el Gran Premio a puerta cerrada, el Circuito de Jerez perdía un brillo que, desde los 90, le ha convertido en una de las pruebas míticas del Mundial.

Calendario MotoGP 2022: fechas de todos los Grandes Premios

Y, este fin de semana, por fin los aficionados de todos los puntos de España y otros países de Europa pudieron regresar al Circuito de Jerez - Ángel Nieto para disfrutar del clásico ambiente motero y de las carreras, sufriendo por supuesto con las temperaturas cercanas a los treinta grados que se vivieron en la ciudad gaditana.

De acuerdo con las cifras del circuito, 123.101 aficionados viajaron hasta el Circuito de Jerez para disfrutar del Mundial de Motociclismo. De todos ellos, un total de 58.132 poblaron las gradas y pelousses durante la jornada de carreras del domingo. 

La cifra de asistencia cayó un 18,7% con respecto a la última carrera sin COVID-19 (2019), algo comprensible si tenemos en cuenta el temor existente todavía a la pandemia y las consecuencias económicas de la misma.

Desde primera hora de la mañana (o última de la madrugada, según se mire) ya podían verse a lo lejos las linternas con las que los moteros preparaban su tan añorada jornada, de la que llevaban tres años sin disfrutar.

Situado en el calendario de forma inmejorable, en pleno Puente de Mayo - siendo festivo en lunes en gran parte de España - la ocupación hotelera en localidadas como la propia Jerez de la Frontera o el Puerto de Santa María fue cercana al 100%. A ello hay que sumar el gasto de los miles de aficionados en el sector de la restauración y transporte, sectores que tanto han sufrido durante la pandemia.

El impacto económico directo en la provincia de Cádiz de una carrera como esta, de acuerdo con las cifras compartidas hace unos días por Juan Marín, vicepresidente y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía, es de alrededor de 25 millones de euros.

Hay que sumar la incalculable visibilidad de la provincia y de la Comunidad Autónoma a través de la emisión de las carreras por televisión, gracias a lo que Jerez de la Frontera ha sido situada en el mapa como referente del mundo del motor en todo el planeta. 

Un espectáculo incomparable

"Cuando estaba en el suelo, la afición de Jerez me levantó". Marc Márquez, cuarto clasificado en el Gran Premio, estuvo a punto de caerse mientras luchaba con Jack Miller y Alex Espargaró para volver al podio después de meses de sufrimiento por la diplopía. Hasta para uno de los mejores pilotos del Mundial, los aficionados jerezanos tienen superpoderes. Porque son moteros; son de la familia. 

Los asistentes al trazado no solo disfrutaron del espectáculo de Marc, perseverante y tan valiente y arriesgado hasta la última curva. Vieron ganar a Pecco Bagnaia, capaz de batir con su Ducati a Fabio Quartararo, quien en 2020 ganó las dos carreras celebradas en este circuito. Y Aleix Espargaró completó el podio en este brillante inicio de curso para él.

En Moto2 llegó la primera victoria de Ai Ogura, por delante de un heróico Arón Canet, que corría infiltrado por la lesión sufrida el fin de semana pasado en Portugal, donde se fracturó el radio y un dedo de su mano; y en Moto3 hubo triplete español liderado por Izan Guevara tras su espectacular adelantamiento 'por fuera' en la última vuelta.

Moto E, la categoría eléctrica del Mundial de Motociclismo

La categoría Moto E fue el colofón a las dos jornadas de carreras en Jerez. La categoría de motos eléctricas se estrenó en 2019 y su progresión es imparable desde entonces. La moto, fabricada por la marca italiana Energica, cuenta con algo más de 160 CV de potencia y puede superar los 270 km/h. 

Enel, socio principal del campeonato, se encarga de la instalación en el paddock de los múltiples cargadores que posibilitan la disputa de la primera Copa del Mundo de motos eléctricas. Esta categoría - de la que te hablaremos largo y tendido en los próximos días - es mucho más que un campeonato. 

Es, sobre todo, un laboratorio tecnológico situado en un entorno altamete competitivo y exigente, donde todos los implicados aprenden de la movilidad eléctrica llevada al límite.

El piloto brasileño Eric Granado se alzó con la victoria en las dos carreras de Moto E disputadas a lo largo del fin de semana y se convierte en el primer líder del campeonato. 

A lo largo de esta temporada, que constará de 14 carreras en siete circuitos diferentes, Granados peleará con sus 17 rivales por convertirse en el sucesor de Matteo Ferrari (2019) y Jordi Torres (2020 y 2021), los únicos campeones de Moto E de la historia.

Etiquetas:

MotoGP MotoE

Y además