Skip to main content

Noticia

Competición

Diplopía, el viejo enemigo de Marc Márquez: ¿cuándo volverá a MotoGP?

Marc Márquez
Honda Repsol

Analizamos con un oftalmólogo experto la situación de Marc Márquez, quien vuelve a estar afectado por diplopía.

Los accidentes y las lesiones son la parte más amarga del Mundial de Motociclismo. Cada fin de semana, en cada carrera, o simplemente en un test, los pilotos se juegan la vida mientras buscan la gloria en los circuitos. Una caída, un mal golpe en una curva, puede tener terribles consecuencias para el piloto o provocar una lesión que le obligue a alejarse de los circuitos.

Marc Márquez es uno de los pilotos con más talento de la historia de MotoGP, y también uno de los más agresivos. A lo largo de los últimos años, el de Cervera ha debido ser intervenido en múltiples ocasiones para subsanar lesiones en su cuerpo, en los hombros o el húmero, fracturado durante el Gran Premio de España de 2020 en Jerez. 

Lo que hizo entonces el catalán, es una fiel muestra su forma de ser y también de pilotar: estuvo a punto de volver a competir tan solo cuatro días después de ser operado de su fractura, pero el dolor y la inflamación en su brazo se lo impidieron. Era más grave de lo que pensaba y tuvo que estar de baja nueve meses, por lo que se perdió toda la temporada 2020 y las dos primeras carreras de 2021.

Sin embargo, el problema de salud que más quebraderos de cabeza está provocando a Márquez no se encuentra en ninguna de sus extremidades ni tampoco en el torso, donde tantos golpes ha recibido en las espeluznantes caídas que hemos visto una y otra vez en los últimos años, sino en los ojos.

La lesión más complicada de Márquez se llama diplopía y, aunque ni siquiera le provoca dolor, sí que le produce algo que puede llegar a ser más duro: visión doble. Naturalmente, esto le impide hacer una vida normal, acercarse a una moto de carretera y, por supuesto, competir.

Calendario MotoGP 2022: todas las citas de la temporada

Qué es la diplopía que sufre Marc Márquez

Marc Márquez
Honda Repsol

La diplopía es, por definición, el efecto de ver doble. Se trata de una alteración de la visión que consiste en la percepción de dos imágenes de un mismo objeto al mirarlo, debido a la aparición de un estrabismo, trastorno en el que los dos ojos no están alineados en la misma dirección. 

En el caso de Márquez, el origen de la diplopía se sitúa en un traumatismo craneoencefálico, un fuerte golpe en la cabeza que ha provocado la parálisis del IV par craneal, uno de los nervios encargados del movimiento ocular. Se trata del par craneal más largo del cerebro, cuya función es inervar el músculo oblicuo superior, que rota el ojo hacia abajo y medialmente.

Al estar el nervio derecho del paciente paralizado, se produce una dificultad en el movimiento del ojo, provocando la distinta alineación de los ojos al enfocar un objeto, lo que al mismo tiempo hace que la persona vea doble. 

“Es un nervio muy largo, que sale del mesencéfalo, que es la parte posterior del cerebro, donde se encuentran todos los núcleos de los nervios”, explica a AUTOBILD.ES el doctor Josep Visa, oftalmólogo experto en diplopía y estrabismo del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO). 

“Es un nervio muy susceptible a tener contusiones o a sufrir hemorragias. Cualquier traumatismo, aunque sea cerrado, que produzca un pequeño movimiento en el cerebro, puede crear una contusión en este nervio. No es una inflamación, es como si estiraras unas fibras y perdieran fuerza. Eso es lo que provoca la parálisis”, explica.

“No es una lesión recurrente, sino secundaria a un traumatismo. Las personas de la calle pueden darse un golpe, no es habitual que se den dos y muchos menos tres o cuatro como este piloto. Cada vez que se produce un traumatismo en la cabeza, le puede provocar una parálisis del cuarto nervio. No es que tengas una parálisis y al de un año, sin pasar nada, vuelvas a tener otra”.

Y, doctor, ¿cuál es la solución a la diplopía? 

“Muchas veces, sin ningún tipo de tratamiento, la diplopía mejora, como ya le pasó a Márquez el año pasado. Yo siempre recomiendo un tiempo de espera de unos seis meses y, si no hay mejora, al tercer o cuarto mes recomendamos la intervención", explica.

"Sin embargo, hay que tener en cuenta que cada persona tiene sus necesidades y, en un caso como es el de un deportista de élite, los plazos deben ser distintos porque sus necesidades son diferentes”, añade.

Durante el tiempo de espera para recuperar la visión normal, el doctor recomienda no tapar ninguno de los ojos, algo que sí que hacen otros oftalmólogos, pues “hay que estimular la fusión de las dos imágenes, y si tapas uno de los ojos, ya no ves doble y no realizas la estimulación”. 

Márquez ya admitió en una entrevista a "El Hormiguero" que la diplopía le había hecho pasar por momentos muy duros. "Viendo doble no puedes hacer vida normal y el deporte pasó a un segundo plano. Pensaba que me iba a afectar en mi vida", comentó el piloto, que se aficionó a escuchar la radio.

Si finalmente hubiera que pasar por quirófano, aunque sea más aparatoso e invasivo, esto no conlleva riesgos más allá de los inherentes a una intervención, y el paciente sale de la clínica caminando. Sería la segunda operación de Márquez por este motivo, tras ser intervenido en 2012 después de su primer episodio de diplopía.

“En la operación no tocas el nervio, sino el músculo contrario al afectado, que en este caso es el oblicuo inferior. De esta forma se anula el balance y queda equilibrado con el otro ojo. Si la desviación es muy grande, también se debe compensar el otro ojo”, asegura el oftalmólogo.

El doctor Visa, en estos momentos, cree que lo correcto es optar por esperar un plazo corto, de alrededor tres semanas, para ver la evolución que tiene este nuevo episodio de diplopía. Y, si ha disminuido sin necesidad de operar, querrá decir que las cosas van por buen camino. 

“Ya sea con el tiempo o con la operación, es algo que se puede corregir como para que haga una vida normal y diría que también para que pueda competir”, admite Visa. Aún así, no se puede descartar que, en un futuro y tras una nueva caída, pueda sufrir diplopía otra vez. Entonces, habrá que empezar el proceso de nuevo.

El viejo enemigo de Marc Márquez

Marquez victoria
Honda Repsol

La primera vez que Marc sufrió diplopía fue en 2011, en plena batalla por el título de Moto2. El ilerdense se topó con la visión doble tras una fuerte caída en Malasia y se vio obligado a perderse las dos últimas carreras de la temporada, la celebrada en el trazado malayo y la última, en Valencia. No pudo pelear el título a Stefan Bradl, que resultó campeón.

Tras pasar por quirófano en enero de 2012 al no mejorar después de tres meses de reposo y espera, el actual piloto de Honda pudo volver a competir y, esta vez sí, conquistó el título de Moto2 justo antes de dar el salto a MotoGP.

La diplopía había pasado a ser un mal recuerdo en la vida de Márquez. En 2013, Marc se convirtió en Campeón del Mundo de MotoGP en su temporada de debut, batió a Lorenzo, Pedrosa, Rossi… Y siguió ganando carrera a carrera, como hacían Schumacher o Hamilton en sus épocas doradas en la F1, y se alzó con los títulos de 2014, 2016, 2017, 2018 y 2019.

El 93, a la vuelta del confinamiento por el COVID-19, en 2020, estaba dispuesto a continuar batiendo todos los récords habidos y por haber. Sin embargo, una lesión en el brazo en Jerez lo hizo imposible – se perdió aquella temporada –, pero regresó en 2021 con un nivel más que aceptable y tres victorias.

Al final de aquel año, cuando estaba cerca de recuperar su mejor forma, otra vez una caída, en esta ocasión mientras entrenaba sobre una moto de motocross, frenó su progresión. Un traumatismo craneoencefálico le hizo revivir el significado de la palabra diplopía. La visión doble le obligó a perderse las carreras de Portugal y Valencia, y de nuevo regresó al reposo obligatorio.

Siguió el final de la temporada desde casa y, afortunadamente, a principios de este 2022 empezó a remitir la diplopía que sufría. Volvió a montar en moto, primero de carretera y después de carreras, empezó la pretemporada… y ya estaba listo para volver a luchar por el podio de MotoGP. Fue quinto en el GP de Qatar, el primero de la temporada, e iba a por todas en Indonesia.

Pero en aquella difícil carrera, marcada por el tiempo adverso, el de Cervera ni siquiera pudo tomar la salida. Una aparatosa caída – la cuarta que sufría durante el fin de semana – en el Warm Up, en la séptima curva del circuito, le provocó un politraumatismo y un traumatismo cranoencefálico con consciencia inestable. Los médicos le declararon ‘no apto’ para competir.

Cuando volvía a casa, en el avión, Marc notó que su visión no estaba bien y, al aterrizar, se fue directo a la consulta de Bernat Sánchez Dalmau, quien le guiará a lo largo del proceso de recuperación en el que, visto está, solo vale esperar o, en última instancia, pasar por quirófano.

Etiquetas:

Marc Márquez

Y además