Skip to main content

Noticia

Motor

La increíble historia del logo de BMW M

 BMW M

A nadie se le escapa que BMW M es la división de BMW encargada de dar forma a esos coches de alto rendimiento por los que muchos suspiramos. De ese departamento salen las versiones más prestacionales de los modelos de la marca alemana después de haber modificado tanto el chasis como la carrocería y, por supuesto, el motor. Hoy queremos meternos de lleno en él: ¿de dónde viene esa codiciada ‘M’? ¿Por qué esos colores? Esta es la increíble historia del logo de BMW M.

No te pierdas: Todos los logos de coches del mercado

Si echamos la vista atrás, tanto los colores como el logotipo de BMW M apenas han evolucionado desde los años 70. La razón es sencilla: de esta manera, todo el mundo (no solo los más aficionados al motor) podrán identificar el emblema con los coches más deportivos de la marca. La primera vez que vimos esa combinación tricolor corría el año 1973: fue el icónico BMW 3.0 CSL el encargado de estrenarla sobre la pista. La M llegaría en 1978 de la mano del primer modelo desarrollado por BMW M GmbH.

BMW M

A partir de este punto, la combinación tricolor y la ‘M’ dieron forma a una insignia que llevan todas las versiones más prestacionales de la marca. El primer emblema de la división deportiva de BMW lo creó la agencia de diseño gráfico Müller, pero el diseño final es fruto del estudio de Pierre Mendell. Sin embargo, el diseño de la imagen corporativa que se ha utilizado desde 1978 lleva la firma del estudio Italdesign y de Giorgio Giugiaro: con ella pretenden enfatizar la velocidad y el dinamismo de los modelos de BMW M.

Y ahora que conocemos el recorrido de su logo, vamos a viajar en el tiempo para saber por qué se eligieron esos tres tonos. Según la división deportiva de la marca alemana, “el azul es el color de la marca BMW, el rojo identifica los deportes de motor y el lila (ahora azul marino) es fruto de esta combinación única”. No obstante, la historia del logo de BMW M no es tan simple.

BMW M

1972: el origen

El origen de los tres icónicos colores de BMW M se remonta a 1972 y a tres personas del departamento deportivo de la época:

  • Jochen Neerpasch: director deportivo y miembro de la junta de Administración de BMW Motorsport GmbH.
  • Wolfgang Seehaus: diseñador de interiores en BMW, que fue quien creó y combinó el icono con los tres colores característicos porque se distinguían claramente en las fotos en blanco y negro… entre otras razones.
  • Manfred Rennen: diseñador de exteriores en BMW.

Como decíamos, las imágenes en blanco y negro no fueron el único motivo que les llevó a escoger esos tres tonos. Igual que ahora, el azul corresponde al color de la marca alemana y el lila es fruto del pragmatismo ya que es la combinación del rojo y el azul. ¿Qué ocurre con el rojo? Todo apunta a que estuvo inspirado en la empresa Texaco. Y aquí es donde nace la ‘leyenda de Texaco’.

BMW M

La leyenda Texaco

Marc Thiesbürger, historiador de automovilismo y carreras de BMW Group Classic, es el encargado de explicarnos de qué se trata: “Lo más seguro es que el rojo de Texaco se hiciese hueco en el esquema de colores de BMW Motorsport aunque las negociaciones de patrocinio con esta empresa no llegaran a buen puerto en 1972 y el trato acabase por no materializarse”. 

Una teoría que apoya en los diseños de Seehaus que alberga el archivo del Grupo BMW: en ellos parece que se incorporó el logo de Texaco a los esbozos de los coches deportivos en 1972 en lo que habría sido un intento de ‘seducir’ a la citada marca para facilitar un acuerdo de patrocinio que no llegó a rubricarse. Y es que como buena historia, a la del logo de BMW M no le falta ningún ingrediente.

Y además