Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

La historia del Citroën Saxo: el pequeño matagigantes

citroen saxo

La historia del Citroën Saxo comienza oficialmente en 1995 y se extiende hasta el año 2003. Fue todo un éxito comercial y cosechó múltiples títulos en competición.

Citroën tiene muchos modelos que han sido transcendentales para su historia (aquí hacemos un repaso a los tres principales), con importantes avances técnicos que contribuyeron al desarrollo de la industria del automóvil. Hoy hacemos un repaso a la historia del Citroën Saxo, uno de esos pequeños coches que marcaron una antes y un después para toda una generación de conductores.

Justo en un momento de transición entre modelos como el Citroën AX o el ZX, la firma de los dos chevrones trabaja en el desarrollo de una nueva generación de automóviles. Esta nueva generación dio como resultado modelos como el Citroën Xantia, el compacto Xsara o el Xsara Picasso, uno de los monovolúmenes más exitosos de su segmento.

Pero también hubo lugar para los coches pequeños, y el Citroën Saxo fue uno de los más representativos en el mercado de los urbanos y utilitarios. El sucesor del AX y predecesor de modelos como el Citroën C3 y el C2 rápidamente se convertiría en un éxito de ventas por su precio atractivo que lo llevaría a ser una opción factible para miles de jóvenes conductores.

Grandes coches que no funcionaron: Citroën XM

La historia del Citroën Saxo: el pequeño matagigantes

citroen saxo

Presentado originalmente en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1992, el denominado como ‘proyecto S8’ no llegaría a la fase de producción hasta 1995. De líneas suaves y formas redondeadas, el Saxo entraba de lleno en la nueva generación de vehículos de Citroën, dejando atrás los volúmenes rectangulares del AX, con el que conviviría hasta el año 1996.

El Citroën Saxo se presenta en dos opciones de carrocería, con tres y cinco puertas, y rápidamente se convierte en una alternativa a los Ford Fiesta, Renault Clio y Volkswagen Polo de la época. Con apenas 3,72 metros de largo, el Saxo entraría en la actualidad de lleno en el segmento A, pero fue considerado como un utilitario de segmento B con tracción delantera y motor delantero transversal.

Antes del lanzamiento del Saxo, la compañía hermana de Citroën lanza al mercado en 1991 el Peugeot 106. Este modelo serviría como base para el desarrollo del Saxo, ya que ambos comparten plataforma, varios paneles de la carrocería e incluso algunas de sus mecánicas.

De este modo, el utilitario de Citroën aterriza en el mercado con cinco motores de gasolina de cuatro cilindros en línea. La opción de acceso a gama era un 1.0 de 50 CV, al que le seguía un 1.1 litros de 60 CV, un 1.4 de 75 CV y 1.6 litros de 90 CV. Paralelamente a estos motores de gasolina, los compradores podían elegir un diésel de 1.5 litros atmosférico con tan solo 58 CV de potencia.

citroen saxo

Pero, lo que hizo realmente famoso al Saxo fue su versión VTS de 16 válvulas. Esta variante estaba basada en el motor de 1.6 litros, con una mayor relación de compresión y 120 CV de potencia. El Saxo VTS era el más potente de la gama, con un 0 a 100 km/h que completaba en 8,7 segundos y una velocidad máxima de 205 km/h.

Todos los motores estaban ligados a un cambio manual de cinco velocidades que enviaba la potencia al tren trasero, aunque también hay disponible una versión con cambio automático exclusiva de los motores de 1.4 y 1.6 litros.

Tres Citroën que nunca se vendieron y deberían haberlo hecho

Restyling y final de producción

citroen saxo

Coincidiendo con los últimos coletazos del milenio, Citroën decide actualizar el exitoso Saxo. A finales de 1999 se presenta el restyling, un lavado de cara que se centraba principalmente en el frontal. 

Inspirado por los últimos lanzamientos de la compañía, como el Xsara o el Picasso, la compañía francesa introduce unos nuevos faros redondeados, pinta los parachoques en color carrocería y estiliza la parrilla delantera. La zaga apenas lucía cambios más allá del parachoques con las molduras pintadas. Había nuevas opciones de pintura y otros diseños de llantas y embellecedores.

La gama de motorizaciones también sufrió algunos cambios. Desaparece el bloque de 1.0 litro y la versión 1.1 de 60 CV (ahora con 94 Nm de par) se queda como la opción de acceso a gama. El motor 1.4 aumenta el par hasta los 120 Nm, y el 1.6 litros pasa de 90 CV a 100 CV de potencia. Tanto la versión VTS como el diésel permanecen inalterados.

citroen saxo

El Citroën Saxo obtuvo bastantes reconocimientos en competición. En 1996 se inicia la Citroën Saxo Cup, una copa monomarca donde el pequeño utilitario era el protagonista. También lo sería (y lo sigue siendo) en el mundo de los rallis, donde llegaría a obtener dos títulos en el Campeonato Mundial de Rally Junior con Sébastien Loeb (2001) y Dani Solà (2002).

En 2003, Citroën decide poner fin a la producción del Saxo coincidiendo con el lanzamiento del C2. Dos años antes, la compañía había introducido en el mercado el C3. Ambos modelos son considerados como sucesores espirituales del Saxo, aunque tan solo el C3 ha logrado sobrevivir al paso del tiempo y en hoy día se comercializa su tercera generación.

En la actualidad, el Saxo es recordado por su dinámica de conducción, su versión VTS y sus bajos costes de uso, tanto en términos de consumo como de mantenimiento. Es fácil conseguir un Citroën Saxo de segunda mano por apenas unos cientos de euros.

Y además