Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Grandes coches que no funcionaron: Citroën XM

citroen xm

Repasamos la historia del Citroën XM, uno de esos grandes coches que no funcionaron debido a una serie de problemas que se tradujeron en unas ventas demasiado bajas.

Citroën es esa marca atrevida e innovadora, que gusta experimentar y adelantarse a sus competidores, pero que por culpa de sus aventuras en muchas ocasiones sufre las consecuencias en un mercado cada vez más exigentes e inflexible. Precisamente uno de los grandes coches que no funcionaron, el Citroën XM, recibió un revés por culpa de ese gen innovador de la compañía.

El XM es considerado como el sustituto del CX, un papel que dejaba el listón demasiado alto tanto para el nuevo modelo como para la compañía, que debía superar las expectativas con un vehículo diseñado por y para batir a sus rivales alemanes. De este modo, en 1989 se lanza al mercado una nueva berlina francesa de segmento E (también disponible como familiar), el Citroën XM.

No te pierdas: Qué hacer para que un patinete eléctrico no sea ilegal

Todo lo que podía ofrecer Citroën en la época

citroen xm

Y lo hacía cargado de importantes avances, tanto para la industria del automóvil como para la propia Citroën, que había exprimido a sus ingenieros con el afán de desarrollar un vehículo tan avanzado como para golpear el corazón del exigente segmento ejecutivo. Además, su diseño corrió a cargo de Giuseppe Bertone y se apostó por el confort como base de su carácter.

Fue el primer Citroën en equipar un sistema de suspensión con control electrónico, contaba con la dirección asistida Diravi, un volante multifunción o incluso un arranque codificado. En su interior se manifestó el lujo francés en su máxima expresión, lo que se tradujo en una enorme capacidad para atraer a una clientela ejecutiva a nivel mundial.

Basado en la misma plataforma del Peugeot 605, el XM estaba disponible en carrocería sedán de cinco puertas y en una variante familiar aún más polivalente. A nivel mecánico, mientras tanto, se incluyeron motores de gasolina de cuatro y seis cilindros con hasta 200 CV de potencia, así como unidades diésel con y sin turbo que entregaban hasta 130 CV.

Grandes coches que no funcionaron: Citroën XM

citroen xm

El XM era todo lo que Citroën podía ofrecer a sus clientes, y potenciales compradores en el segmento E, a finales de la década de 1980. Pero, afrontar una impresionante innovación tecnológica concentrada en un mismo vehículo en la situación financiera en la que se encontraba la compañía en ese momento, acarreó pagar un elevado precio en el mercado.

Para empezar, el Citroën XM era alrededor de un 50% más caro que su predecesor, el CX. A este incremento de precio (en parte justificado por el indudable salto cualitativo), se sumaron una serie de problemas de fiabilidad, especialmente en las primeras unidades, que tiraron al traste la fama y reputación de un buen coche.

Y estos problemas estuvieron estrechamente relacionados con su instalación eléctrica, resultante de una serie de recortes en costes que llevaron a los conectores de este sistema a dar bastantes fallos. Esto, unido a que los talleres de la época no estaban preparados para un coche tan complejo, supuso demasiados quebraderos de cabeza para los propietarios del XM.

Citroën llevó a cabo un restyling del XM en 1995, pero no fue suficiente para salvar la reputación de un coche herido de muerte. De hecho, la producción finalizó once años más tarde, en 2000, y apenas se contabilizaron poco más de 300.000 unidades matriculadas en este largo período comercial.

A pesar de que la compañía francesa despidió fulminantemente a un equipo de ingenieros entero encargado del sistema eléctrico del Citroën XM y de que el modelo era bastante fiable a nivel mecánico, especialmente en las unidades posteriores al restyling de 1995, la compañía no logró remontar las ventas.

Y además