Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Ex ingenieros de Tesla señalan un vídeo manipulado del Autopilot

Elon Musk reconoce que la nueva Beta del sistema Autopilot todavía no es genial

Se usó para promocionar el sistema.

Todo lo que hace Tesla genera expectación, ya sea para bien o para mal. La marca de coches eléctricos ha cimentado su popularidad en, por un lado, ser pionera en las cero emisiones, y, por otro, anticipar la conducción autónoma con su sistema Autopilot, sobre el que siempre está presente la polémica.

Y las declaraciones que han hecho un grupo de ex ingenieros de la marca de Elon Musk al New York Times no ayudan a este respecto: el vídeo promocional que se usó para presentar el Autopilot 2.0 en 2016 estaba manipulado.

Así se lo han hecho saber dos ex integrantes del grupo de desarrollo, que apuntan que el clip (que podéis ver sobre estas líneas y sigue usándose como promoción del sistema) se grabó con el coche empleando un mapa tridimensional de la ruta, que ya había sido preparada, una función con la que no cuenta el Tesla Model S de serie.

Es más, comenta incluso que durante la grabación hubo un choque contra una barrera lateral que se eliminó del metraje y que obligó incluso a reparar el coche.

También hacen referencia a las declaraciones de Musk durante aquella conferencia de 2016, en la que el CEO señalaba que todos los coches tenían las cámaras, hardware y potencia computacional necesarias para poder llevar a cabo una conducción plenamente autónoma.

Esto pilló por sorpresa a los entrevistados, que en su día consideraron que esas promesas eran imposibles de cumplir. De hecho, no es la primera vez que se apunta a Musk sobreestimando las capacidades autónomas de los Tesla.

Otro ejemplo que comenta al respecto es la decisión que tomó el CEO de eliminar los radares de sus coches, alegando que si los seres humanos son capaces de ver con sus ojos, un coche debería ser capaz de ver empleando cámaras. Según parece, internamente se intentó resistir a la directriz, pero finalmente no sirvió de nada.

Fuente: New York Times

Y además