Skip to main content

Noticia

Este Mercedes-AMG GT S de 744 CV somete a todos sus rivales... salvo a dos

Mercedes-AMG GT S

Uno de los Mercedes-AMG GT S más brutales que jamás hayamos visto, con un motor que se va hasta los 744 CV de potencia, ha sometido a todos los rivales a los que se ha enfrentado en una serie de carreras de aceleración... salvo a dos.

Un primer vistazo sobre el Mercedes-AMG GT S del que hoy vamos a hablar bastará para darte cuenta de que poco tiene que ver con el original. Apenas son unos detalles los que le diferencian de éste, pero suficientes como para intuir cambios. Estos, a nivel mecánico, son importantes. Sí, conserva el 4 litros Twin-Turbo V8 que ya conocemos, pero su potencia no tiene nada que ver. Después de diversas modificaciones en piezas clave del mismo entrega la friolera de 744 CV.

No te pierdas: ¿Es mejor el Mercedes AMG GT R que el Porsche 911 GT3?

El caso es que los chicos del canal de Youtube Gumbal han decidido que era buena idea ver cómo de fuerte podía llegar a ser este deportivo de la estrella en términos de aceleración. Y qué mejor que unas cuantas 'drag races' para ello. Eso sí, para ver que no había ni trampa ni cartón han sido muchos y variopintos los rivales. Ha podido con todos salvo con dos. Observa.

Sobre el papel, el McLaren 720S era el rival más complicado al que iba a enfrentarse el Mercedes-AMG GT S del que hablamos, cuya preparación ha corrido a cargo de JB Automotive. Es uno de los que se le ha resistido, aunque como has visto en el vídeo no ha sido por mucho. Más llamativa ha sido la victoria del BMW M3 que aparece en la filmación, aunque está claro que éste también contaba con un buen rosario de actualizaciones mecánicas que habrán disparado su potencia hasta límites que no podemos imaginar.

A pesar de estas dos derrotas, el potencia del este deportivo de la estrella queda fuera de toda duda al ver cuáles han sido sus víctimas. Entre ellas encontramos un Audi S8, un Nissan GT-R o un Ford Mustang convenientemente vitaminado. Esperamos, eso sí, que el conductor del Mercedes no fuese siempre el mismo, porque de haberlo sido lo más seguro es que ahora mismo esté en el fisioterapeuta tratando de recuperar su cuello de tanto tirón al pisar el acelerador.

Lecturas recomendadas