Skip to main content

Noticia

¿Es mejor comprar el antiguo Honda NSX o el nuevo?

Honda NSX

¿Interesa más comprar el antiguo Honda NSX o el nuevo? Con la diferencia de precio que existe entre ambos, es hora de pensarlo muy detenidamente.

El Honda NSX es un clásico reinventado. Tuvimos que esperar casi 13 años a que la compañía japonesa nos brindara una nueva generación de su deportivo más emblemático, pero, ahora que ha llegado, los precios de la primera generación parecen haberse disparado. Por lo tanto, hoy te arrojo esta cuestión, ¿es mejor comprar el antiguo Honda NSX o el nuevo?

No te pierdas: Honda NSX contra Honda CBR1000RR: duelo en línea recta

Por otro lado, el mercado de los coches clásicos también está al alza, por lo que es muy fácil encontrar unidades del Honda NSX en buen estado que superen con creces los 50.000 euros. En Estados Unidos, el caso es algo más extremo, ya que el deportivo japonés es un vehículo de culto y supera en muchos casos los 100.000 dólares, mientras que unidades del nuevo puedes encontrarlas usadas por unos 20.000 o 30.000 dólares.

Vídeo: Prueba en vídeo del Honda NSX 2016, ¡los pelos de punta!:

Honda NSX, ¿mejor el nuevo o el antiguo?

La lógica nos diría que lo más apropiado es comprar el modelo nuevo. Es un deportivo con lo último en tecnología que equipa un motor V6 biturbo de 3.5 litros con tres motores eléctricos y un cambio DCT de doble embrague para un total de más de 580 CV. Sin embargo, el precio de un ejemplar nuevo en Europa ronda los 180.000 euros, mientras que podría salir más a cuenta interesarse por el clásico, el cual no se devaluará tanto como el nuevo NSX.

Por el contrario, el Honda NSX original fue lanzado en los 90 y en su desarrollo participó el mismísimo Ayrton Senna. Originalmente estaba disponible con los característicos faros escamoteables, mientras que un restyling a principios de siglo le permitió cambiar los faros por unos HID, aplicar una serie de cambios a nivel estético y mejorar a nivel aerodinámico para alcanzar los 200 km/h desde parado 0,2 segundos antes y alcanzar una velocidad punta que se había fijado en unos 280 km/h.

Mientras tanto, a nivel mecánico, el deportivo clásico de Honda estaba disponible originalmente con un motor V6 atmosférico de 3.0 litros que entregaba 255 CV de potencia, aunque más tarde su mecánica fue actualizada un propulsor de 3.2 litros que ampliaba la cifra hasta los 295 CV. Además, si haces una búsqueda rápida por Internet, podrás encontrar unidades del NSX original con un kilometraje considerablemente bajo para su antigüedad por alrededor de 50.000 euros, mientras que el ejemplar más barato del nuevo NSX que hemos encontrado se vendía por 180.000 euros.

Y si hablamos de una inversión, entra en juego la devaluación que antes he mencionado. El nuevo NSX irá perdiendo valor con el paso de los años, mientras que el original, que ya se ha ganado el estatus de clásico, no hará nada más que encarecerse día tras día. A fin de cuentas, se trata del enfoque que quieras darle al asunto. ¿Prefieres la conducción más pura o la precisión de un deportivo con lo último en tecnología?

Lecturas recomendadas