Skip to main content

Noticia

Motor

Qué es el 'Efecto Elefante' del que advierte la DGT

Efecto Elefante

Hace tiempo que desde la Dirección General de Tráfico tiran de imaginación para concienciar a los conductores de ciertos peligros. Así es cómo ha surgido la lista de efectos que hay que evitar dentro del coche por suponer un importante riesgo para la seguridad de sus ocupantes. Entre ellos, está el Efecto Elefante.

En la lista de efectos de la DGT figuran el efecto submarino (que hace que te cueles por debajo de la banda transversal del cinturón de seguridad) o el efecto mirón (choques en cadena por cotillear lo que ha pasado en un accidente). También los hay positivos, como el efecto cremallera o el efecto pasillo que pueden ayudar a salvar vidas y reducir los atascos.

Qué es el Efecto Elefante del que advierte la DGT

El que hoy destacamos es de los negativos. La DGT llama Efecto Elefante al daño que pueden causar los pasajeros que viajan sin el cinturón de seguridad.

Es fácil de explicar y mucho más sencillo de entender. Si uno de los ocupantes de los asientos traseros no lleva abrochado el cinturón de seguridad (o no va sujeto con un Sistema de Retención Infantil -SRI- para los niños), en el caso de que se produzca un accidente saldrá despedido con tal fuerza que provocará daños a quienes ocupan las plazas delanteras.

Este vídeo lo explica muy bien:

Es un ley física. Varios estudios indican que, a una velocidad de 60 kilómetros por hora, el impacto de una persona de 75 kilogramos contra el asiento delantero puede equivaler a una fuerza de nada más y nada menos que 4,2 toneladas (de ahí lo de efecto elefante). En el caso de que esto se produzca, los daños que causa el golpeo tanto a la persona protagonista del mismo como, posiblemente, al resto de ocupantes del coche, puede llegar a ser mortal.

Cómo evitar el Efecto Elefante

Esta es la parte más sencilla.

Para evitar el peligroso Efecto Elefante tan solo hay que asegurarse de que todos los pasajeros del vehículo (insisto, todos) llevan correctamente abrochado el cinturón de seguridad (si son niños habrá que comprobar que van en su sillita y que esta está bien sujeta).

De esta forma no solo se evita el peligro, también la multa. Viajar sin el cinturón se castiga con 200 euros y la pérdida de tres puntos del permiso de conducir.

Y además