Skip to main content

Noticia

¿Cuál es mejor, VW T-Roc o Seat Arona?

Volkswagen T-Roc delante

¿Alemán o español?

Seat y Volkswagen son hermanos, de hecho sus modelos equivalentes comparten multitud de elementos, pero aún así es inevitable que surja la rivalidad entre ellos. El León (para muchos) siempre irá a la sombra del Golf, el Ibiza y el Polo pugnan por el mismo cliente… ¿por qué no iba a trasladarse este enfrentamiento directo a los recién llegados? Hoy miramos a territorio SUV para preguntarnos, ¿Cuál es mejor, VW T-Roc o Seat Arona?

VÍDEO: Prueba Seat Arona, como un Ibiza elevado

Aunque al T-Roc se le llave erróneamente ‘el Golf SUV’, el modelo en el que se basa es el Polo, mientras que el Arona hace lo propio respecto al Ibiza. Encajan ambos en el segmento B-SUV, que aún a rebufo del C-SUV ha experimentado un crecimiento importante en cuanto ha opciones en el mercado en los últimos meses.

Tienen unas dimensiones similares, pero el alemán gana por la mano al ser ligeramente más grande y amplio en casi todas sus costas. Mide 4.234 mm de largo, 1.819 mm de ancho, 1.573 mm de alto y tiene una distancia entre ejes de 2.590 mm. El Seat, por su parte, se queda en 4.138, 1.780 y 1.552 mm respectivamente, con una batalla bastante pareja de 2.566 mm. El T-Roc vuelve a ganar en capacidad de maletero, con 445 litros por los 400 de su rival, pero al plegar los asientos traseros la cosa se iguala mucho, con 1.290 y 1.280 litros para cada uno.

Probamos el VW T-Roc de 150 CV

A nivel estético, como solemos decir, para gustos los colores. Ambos presentan soluciones habituales como las protecciones de plástico inferiores, los refuerzos de aluminio en frontal y zaga y los retrovisores y el techo en un color de contraste; pero hay que admitir que el Volkswagen es más vistoso. El frontal es más visual y tiene una silueta bastante más musculada, lo que transmite mucho aplomo.

En el habitáculo el Seat se presenta como una opción más convencional, con un interior similar al de otros modelos de la marca, con cuadro de instrumentos analógico, pantalla en la consola central y acabados de buena calidad que mejora cuanto más arriba esté la opción de equipamiento elegida. El T-Roc, por su parte, vuelve a resultar más llamativo gracias a la presencia de molduras en puertas, salpicadero y consola central en el mismo color que la carrocería. Además, desde la versión de acceso cuenta con un cuadro de instrumentos 100% digital de 11,7 pulgadas que va acompañado de una consola central que oscila entre las 6 y las 8”.

La oferta mecánica de uno y otro es bastante pareja. El alemán está disponible con tres motores de gasolina y tres diesel que van de los 115 a los 190 CV, pasando por opciones intermedias de 150 CV. La tracción puede ser delantera o total. El Arona solo es 4x2, pero su gama de motores también es amplia, aunque menos potente: de 95 a 150 CV, con el añadido de una variante movida por gas natural comprimido.

Donde no hay color es en el tema del precio, donde el Volkswagen T-Roc se revela como un modelo más caro que el Seat Arona. En los configuradores de ambos, sin ningún tipo de promoción ni descuento, el primero está disponible desde 23.870 euros, mientras que el segundo arranca en 14.100 euros. Hay que tener en cuenta que gran parte de esto se debe a que las versiones de acceso de uno y otro son muy dispares, con el español empleando un motor de gasolina de 95 CV y un equipamiento francamente pelado y el alemán arrancando en los 115 CV y con una dotación bastante más completa.

¿Es mejor el Arona o el Captur?

Lecturas recomendadas