Skip to main content

Noticia

¿Cuál era mejor, Opel Vectra Turbo o Ford Mondeo I V6?

Opel Vectra Turbo

Años noventa, más de 200 caballos de potencia… suena bien.

Quizás a algunos se les ha olvidado que antes de que el superventas Opel Insignia tomara el control, por unos años al menos, del segmento D, la marca alemana tenía en sus filas al Opel Vectra, otra de esas berlinas que todos conocen. De entre sus muchas versiones, la más exigente tenía un apellido también de sobra conocido, turbo. En pleno años noventa al alemán no le faltaban rivales, poniendo especial atención al Ford Mondeo I V6. ¿También lo recordáis? Si es así podéis contestarme rápido al siguiente interrogante. Si no os aconsejo que leais con atención las líneas sucesivas. ¿Cuál era mejor, Ford Mondeo I V6 o Opel Vectra Turbo?

No te pierdas: '¿Cuál era mejor, Citroën Xantia o Renault Laguna I?

A por todas

La marca del rayo se la jugaba con el nuevo Opel Vectra. A finales de los años ochenta debía hacer frente a una difícil tarea, renovar el Opel Ascona. Durante 18 años este modelo había sido líder de su clase, con casi 4 millones de ventas totales. Y la marca se la marca apostó, apostó de tal manera que no tuvieron miedo a, cinco años más tarde, lanzar el Opel Vectra Turbo, la versión más exigente de la gama que en aquellos años pasaba de los 200 caballos de potencia.

Este Opel Vectra Turbo contaba con un diseño similar al del resto de la gama con sutiles detalles diferenciadores. La clave del conjunto no era perceptible a la vista, se escondía bajo la piel de la berlina. La tecnología de propulsión de los Calibra más radicales ocupaba sus entrañas, con un motor de 2.0 litros y cuatro cilindros para alimentar al modelo, una transmisión manual para gobernar su corazón y una tracción total para garantizar su rendimiento. Con sus 204 caballos de potencia llegaba hasta los 240 km/h de punta, todo un “aparato” serio.

VÍDEO: Así rueda el nuevo Ford Fiesta ST

Con decisión

Si el Opel Vectra tuvo que renovar a toda una institución dentro de la marca, el Ford Mondeo tampoco tenía una alfombra roja preparada. El Ford Sierra era su antecesor, un coche de sobra conocido y admirado por los apasionados seguidores de la tracción trasera. En 1993 el Ford Mondeo introdujo innumerables cambios, siendo una imagen de seguridad y transición en el segmento incorporando de serie tecnologías para la época como el control de tracción, el sistema de suspensión adaptativa ADS o el ABS. También apostó por la potencia, con una versión tope de gama con 205 caballos de potencia.

El Ford Mondeo I V6, la versión que hemos mencionado, montaba el motor de gasolina Duratec de 2.5 litros. Tenía cuatro válvulas por cilindros y desarrollaba dos niveles de potencia, 170 y 205 CV. El Ford Sierra fue un modelo irremplazable, más aún su versión Cosworth de la que absolutamente nadie pudo resistirse. El Ford Mondeo en su versión más potente buscaba la eficacia, la eficiencia, haciendo la marca más europeo el modelo.

Difícil elección

El Opel Vectra heredaba la tecnología de los modelos de la marca más exigentes. Su tracción total le aportaba mucha seguridad a la vez que eficacia a la hora de sacar el potencial de su motor de cuatro cilindros de más de 200 caballos de potencia. El Ford Mondeo apostaba por un V6 y una seguridad nunca antes vista en el segmento, y es que con el Sierra aún en la mente debía de tomar otro camino diferente.

Lecturas recomendadas