Noticia

Un Corvette Z06 se la juega intentando superar a un 911 GT3

Un Corvette Z06 se la juega intentando superar a un 911 GT3

Ignacio de Haro

19/06/2015 - 15:39

Aquí tienes un ejemplo de como no hay que comportarse en los denominados ‘track days’, eventos con los que disfrutar con tu coche en circuito con la seguridad que un entorno como este ofrece. El conductor de un Chevrolet Corvette Z06 se la juega intentando superar a un Porsche 911 GT3. Afortunadamente no pasó nada, pero la escena tenía todos los ingredientes para haber acabado realmente mal.

No te pierdas: ‘Los 5 mejores coches asequibles para un track day

Los controles de tracción y de estabilidad hacen milagros, como por ejemplo, evitar que pierdas el control del coche cuando te pasas de la raya con el acelerador o camuflar los errores que el usuario pueda cometer, especialmente con coches como el protagonista de las imágenes, un Chevrolet Corvette Z06 con 659 CV y 881 Nm. Y es que el conductor de este Corvette Z06 se la juega intentando superar a un 911 GT3 de última generación, poniendo riesgo innecesariamente no sólo al instructor que va sentado junto a él, también al resto de usuarios que estaban participando en el ‘track day’.

[yb:https://youtu.be/K9X2-sE4EcU]

Según nos cuentan desde Jalopnik, el conductor de este Chevrolet Corvette Z06 estaba descontento con ciertos rumores que circulaban por la web que decían que el Porsche 911 GT3 es más rápido que su flamante Chevrolet. Así que cuando acudió por segunda vez en su vida (sí, al parecer sólo había rodado en otra ocasión en circuito) a uno de estos eventos y se encontró con un 991 GT3, no lo dudó dos veces y puso todo su empeño en intentar demostrar que su coche es más veloz.

Lógicamente, el Corvette Z06 es más rápido que el Porsche 911 GT3 en línea recta, a fin de cuentas, hay nada menos que 159 CV de diferencia entre ambos. El problema es que para superar al Porsche, lo único que hace es dejar que los controles de tracción, de estabilidad y la caja de cambios automática de su coche se encarguen de disimular su falta de pericia. Pero lo peor no es eso, es que en el proceso pone en riesgo innecesariamente al instructor que va sentado junto a él, que llegado a cierto punto, ya ni siquiera se molesta en indicarle qué es lo que debe de hacer.

Fuente: Jalopnik

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches