Skip to main content

Noticia

¿Conoces el método holandés para abrir la puerta del coche?

Método holandés
El 'método holandés' puede parecer algo 'retorcido', pero es la forma más sencilla de evitar un tipo de accidente que también tiene nombre: el 'dooring'.

El accidente de Salou ha puesta trágicamente de actualidad una vieja técnica: el método holandés.

Aunque la Guardia Civil de Tráfico sigue investigando las causas por las que el todoterreno invadió parte del carril contrario en una recta con perfecta visibilidad hasta terminar chocando con un autobús que venía de frente, todo apunta a que lo hizo para esquivar la puerta abierta de un tercer coche que estaba parado.

Como resultado del brutal impacto los cinco ocupantes del todo terreno han perdido la vida; mientras que los tanto los pasajeros del coche detenido como el conductor y los viajeros del autobús han salido ilesos.

Las pesquisas dejan claro que la puerta del coche detenido en el lateral estaba abierta; lo que no se sabe por ahora es si justo en el momento del accidente el conductor la estaba abriendo, cerrando o si, simplemente, la habían dejado de tal manera que ocupaba parte de la calzada.

El método holandés: una sencilla técnica que salva vidas

El método holandés para abrir la puerta del coche va un paso más allá de la costumbre (que todo conductor debe tener) de mirar los espejos retrovisores antes de abrir la puerta para apearse del coche.

Abrir la puerta con la mano derecha puede parecer más incómodo y es cierto que lo es ya que por proximidad lo más sencillo es accionar el tirador con la izquierda. Pero precisamente porque el conductor tiene que hacer algo más de contorsionismo el gesto es más seguro. 

En este vídeo lo entenderás mejor:

Al buscar el tirador con la mano contrario, el conductor se ve obligado a girar el cuello con lo que pone la vista en la calzada. De esta forma se asegurará con mayor precisión que si mira por los espejos retrovisores (el ojo humano no tiene ángulos muertos) de que no hay peligro.

El método holandés se convierte en la mejor forma de evitar un tipo de accidente muy común y que también tiene nombre anglosajón: el dooring.

El dooring se produce cuando un conductor o pasajero abre la puerta del coche sin asegurarse de que no hay nada ni nadie que se lo impida con la mala suerte de que en ese momento pasa un peatón, ciclista o motorista. El impacto puede hacer que cualquiera de los dos últimos salgan despedidos sufriendo graves lesiones.

Y además