Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Compa oldie: Seat Altea XL o Ford S-Max

Seat Altea vs Ford S-Max
Nueva entrega de nuestra comparativa oldie entre el Seat Altea XL y el Ford S-Max, dos monovolúmenes de gran capacidad de la década del 2000.

Hubo una época en la que los SUV no estaban de moda. De hecho, eran superados por todos los segmentos de coches en el mercado español, donde los monovolúmenes reinaban con mano de hierro. Hoy rememoramos esta época a mediados de la década del 2000 con una de nuestras comparativas oldie que enfrenta al Seat Altea XL y al Ford S-Max.

Para enfrentarlos, vamos a comparar diferentes apartados de ambos con el objetivo de mostrarte cuáles son los puntos fuertes y débiles de cada uno de ellos. Entre los apartados que analizaremos se encuentran las medidas y dimensiones, la capacidad del maletero, la gama de motorizaciones, el equipamiento de la época y los precios en el mercado de ocasión.

Dimensiones

Seat Altea vs Ford S-Max

El Seat Altea XL era la versión de mayor tamaño del Altea, un monovolumen que Seat comercializó a mediados de la década del 2000. Ofrecía 4.467 mm de longitud, 1.768 mm de anchura y 1.581 mm de altura, así como una distancia entre ejes de 2.578 mm. Se ofrecía con una carrocería de cinco puertas y cinco asientos en su interior, con un maletero con una capacidad volumétrica de 532 litros ampliables hasta los 1.604 litros al abatir la segunda fila de asientos.

El Ford S-Max siempre ha sido el monovolumen de mayor capacidad de la firma del óvalo azul, por encima del ya extinto Ford C-Max. Tiene una carrocería de 4.768 mm de longitud, 1.884 mm de anchura y 1.658 mm de altura, así como una distancia entre ejes de 2.850 mm. Se ofrece en carrocería de cinco puertas y cinco asientos, con un maletero de 854 litros ampliables hasta los 2.100 al abatir los asientos traseros.

Motorizaciones

Seat Altea vs Ford S-Max

Cuando el monovolumen de Seat fue lanzado al mercado en 2007 (en 2005 el Altea convencional) estaba disponible con motores de gasolina como el 1.6 de 102 CV, el 1.4 TSI de 125 CV y el 1.8 TSI de 160 CV, así como opciones diésel como el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 y 170 CV. Estas mecánicas se asociaban a cambios manuales de cinco o seis velocidades, y a una caja automática DSG de doble embrague y seis relaciones, todas ellas de tracción delantera.

En el caso del familiar de Ford, que fue lanzado originalmente en el año 2006, se ofrecía con motores de gasolina como el 2.0 de 145 CV y el 2.5 de 220 CV para la versión más deportiva. En cuanto a mecánicas diésel, se ofrecía con el 1.8 TDCi de 125 CV, el 2.0 TDCi de 130, 140 CV y el 2.2 TDCi de 175 CV. Existían opciones con cambio manual de cinco y seis velocidades, así como una versión con cambio automático de seis relaciones, todas ellas de tracción delantera.

Equipamiento

Seat Altea vs Ford S-Max

Entre el equipamiento de serie del Altea XL (acabado Sport-up) encontramos el control de velocidad de crucero, faros de xenón, anclaje Isofix, sensor de presión de neumáticos, suspensión deportiva, climatizador bizona, cristales tintados, elevalunas eléctricos traseros, sensor de lluvia, navegador y llantas de aleación de 17 pulgadas.

Por su parte, el S-Max (acabado Titanium) ofrecía elementos de equipamiento destacables como el control de velocidad de crucero, faros de xenón, climatizador bizona, sensor de luces y lluvia, elevalunas eléctricos traseros, asientos con ajuste eléctrico, retrovisores exteriores eléctricos, cargador de CD, navegador y llantas de aleación de 17 pulgadas. 

Precio

Seat Altea vs Ford S-Max

Cuando el Altea se comercializaba nuevo en 2007 tenía un precio de partida de 17.357 euros. En el mercado de ocasión, se pueden adquirir desde apenas 1.500 euros. Por su parte, el S-Max tenía un precio en 2006 de 23.825 euros, cifra que contrasta con los 2.500 euros desde los que está disponible en el mercado de segunda mano.

Conclusiones

Estos dos monovolúmenes son interesantes compras, aunque ofrecen un enfoque diferente. El Seat Altea XL es más pequeño, pero también es más económico y con mayor número de unidades en el mercado de ocasión. En cuanto al Ford S-Max, aunque es más limitado en cuanto ejemplares disponibles, ofrece unas cotas más grandes, un interior y un maletero más espacioso y una gama de motorizaciones con potencias más elevadas.

Y además