Skip to main content

Noticia

Cinco virtudes y un defecto del BMW i8

BMW i8 2018 nuevo deportivo eficiente eléctrico hibrido
Deportivo y CERO, buena combinación.

El BMW i8 es una opción bastante particular en el mercado: es un deportivo híbrido enchufable que tiene la etiqueta CERO y puede circular sin restricciones, un combo de elementos para nada común del que te contamos cuáles son sus cinco virtudes y su defecto.

VÍDEOS: 5 claves para conocer todo del BMW i8 Roadster

Virtudes

Estiloso

Desde que salió al mercado se h caracterizado por una imagen muy atractiva y que llama la atención allí por donde pasa. Su silueta extremadamente baja le da unas proporciones dinámicas, el diseño de la carrocería con partes en plástico negro es muy resultón e incluso en parado llama la atención al abrir sus puertas con el formato conocido como ‘élitro’. Súmese una paleta de colores con algunos tonos bastante visuales y el conjunto es redondo.

Ahora también descapotable

Los que lo pedían han tenido que esperar, pero el BMW i8 Roadster ya es una realidad y, por suerte, es prácticamente idéntico al prototipo que lo adelantó hace lo que parece una eternidad. BMW ha optado por una capota de lona que se abre o cierra en solo 15 segundos y que se puede operar a velocidades de hasta 50 km/h.

Prueba del BMW i8 Roadster, el top less del año

Más potente

No es que el i8 estuviera mal en este apartado, pero la marca alemana aprovechó en lanzamiento del Roadster para mejorar su sistema de propulsión. Sigue combinando un motor térmico y uno eléctrico, pero el primero entrega 231 CV y 320 Nm de par máximo mientras que el segundo ha mejorado sus guarimos añadiendo 12 CV extra para llegar hasta los 143, ofreciendo el conjunto 374 CV de potencia. Esto le ha servido para mejorar su aceleración, completando el sprint de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos.

Más eficiente

La mejora en el sistema de propulsión no solo redunda en unas prestaciones optimizadas, también hacen del BMW un coche más eficiente. La batería que alimenta al deportivo ha pasado de tener una capacidad de 7,1 kWh a llegar a los 11,6 kWh. Esto influye directamente en su autonomía eléctrica lo que, entre otras cosas, le permite homologar un consumo menor durante los primeros 100 kilómetros de recorrido, concretamente de 2,1 litros, así como unas emisiones de CO2 más bajas, de solo 46 g/km.

¿Cuál es mejor, Audi R8 o BMW i8 2019?

CERO

La DGT otorga dicha etiqueta a “vehículos eléctricos de batería (BEV), vehículo eléctrico de autonomía extendida (REEV), vehículos de pila de combustible o vehículos eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros”, algo que la versión previa del i8 no cumplía, pero con la mejora de su sistema de propulsión ha aumentado su alcance eléctrico hasta los 53 kilómetros, así que entra dentro de los parámetros. Eso sí, los dueños una unidad de las anteriores a la actualización tendrán que conformarse con la etiqueta ECO.

Defecto

Prepara la cartera

Es lógico que el BMW i8 no sea un modelo barato: sistema híbrido enchufable, prestaciones decentes, bastante estiloso y con etiqueta CERO. Todo tiene un precio, que en el caso del alemán arranca en unos nada desdeñables 146.000 euros. Nadie dijo que poder lucir palmito por Gran Vía fuera a ser barato.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Todo sobre BMW

Y además