Skip to main content

Noticia

Cinco datos curiosos que (quizá) no sabías de El Coche Fantástico

El coche fantástico

¿Preparado para demostrar que eres un auténtico 'friki' de la serie?

“El coche fantástico es una trepidante aventura de un hombre que no existe, en un mundo lleno de peligros. Michael Knight, un joven solitario embarcado en una cruzada para salvar la causa de los inocentes, los indefensos...". ¿Serías capaz de terminar la entradilla que daba comienzo a una de las series más exitosas de la televisión?

El productor de Fast & Furious relanza El coche fantástico

Espera, no te vengas arriba. Quizá sí tengas memorizadas las primeras frases que escuchábamos al comienzo de cada capítulo de El Coche Fantástico, pero eso no te acredita como fan incondicional de la serie.

Solo si eres capaz de responder a estar cinco preguntas, podrás solicitar el carnet de friki-seguidor de K.I.T.T.

1. ¿Qué marca y modelo era KITT?

Empezaremos por una fácil. El coche con el que todos los que éramos niños (y no tanto) allá por 1982 soñábamos con conducir era un Pontiac Firebird Trans Am.

K.I.T.T era un coupé biplaza que según los datos que dio a conocer en su día la revista Popular Mechanics, tenía motor delantero y tracción en el tren trasero.

2. ¿Qué significan las siglas K.I.T.T?

Tanto Michael Knight (al que daba vida un envidiado David Hasselhoff) como K.I.T.T trabajaban para la Fundación Ley y Orden. 

Al frente de esta misteriosa entidad con sede en un camión gigante siempre en movimiento estaba Devon Miles (aunque él no viajaba tanto). Su gran creación era un coche todopoderoso al que habían puesto por nombre K.I.T.T que, en realidad, era el acrónimo de Knight Industries Two Thousand.

3. El 'Turbo Boost' y otras funciones que hacían de K.I.T.T un coche fantástico

¿Cuántas veces has imitado el gesto de apretar el botón de Turbo Boost y pegarte al asiento fingiendo experimentar una aceleración extrema? Venga, reconócelo...

El Turbo Boost era una de unas funciones mas deseadas por todos los conductores, pero no la única.

K.I.T.T tenía conducción a dos ruedas Sky, función Eject (la que lanzaban a Knight por encima del techo cuando necesitaba impulso), oscurecimiento de lunas, modo de control automático, modo de superpersecución con frenado autónomo, modo de vigilancia con alarma perimetral a gritos de Carlos Revilla en la versión española (el mismo actor de doblaje que presta su voz a Homer Simpson), modo silencioso, analizador químico y de voz, rayos X, emisor de gases, aceite y pulsos electromagnéticos, lanzamisiles, localizador, gancho, proyector de voz, aleación molecular para la carrocería, ruedas de escalada con clavos y modo anfibio para las salidas off-road.

4. ¿Y qué hay de sus prestaciones?

Porque aparte de todo lo anterior K.I.T.T era un coche que sin la función Turbo Boost activada también daba buenas cifras. 

Bajo el capó de El Coche Fantástico se alojaba un motor Knight Industries Turbojet con postcombustión modificada, asociado a una transmisión de ocho relaciones con microprocesador, turbodrive y autopiloto.

Con todo esto, K.I.T.T era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 0,2 segundos (con la ayuda del powerboost), mientras que frenaba de 100 a 0 km/h en 4,27 metros.

También era fantástico su consumo: poco más de 1,17 l/100 km. 

5. Así era el sistema de conducción autónoma de K.I.T.T

Si Elon Musk se pone el cartelito de visionario, antes lo fueron los creadores de El Coche Fantástico.

Cierto es que sus métodos para conseguir que K.I.T.T siguiera funcionando mientras Michael Knight hacía equilibrios sobre el capó para saltar al coche de los malos eran algo rudimentarios.

Cuando la escena se grababa en plano corto, el truco estaba en atar el Pontiac a un camión de rodaje o subirlo directamente en una plataforma. 

En las secuencias en las que se tenía que ver el coche entero contaban con un especialista que se ponía al volante de la forma más disimulada posible para que nadie se percatara de su presencia. Y lo consiguió porque ¿a qué nunca le habías visto? (es de la foto)

Curiosidades Coche Fantástico

 

Lecturas recomendadas