Skip to main content

Noticia

Coches autónomos

Cazado durmiendo al volante de su Tesla Model 3 a 131 km/h

Tesla Model 3 Autopilot
De nuevo exceso de confianza en el Autopilot.

Cuando se habla de la conducción autónoma se suele hacer mención a sí la legislación está preparada para integrarla en la sociedad. Lo cierto es que más que eso, debería preocupar si la propia gente está preparada para ella, puesto que de forma regular salen a la luz casos de conductores que hacen un mal uso de estos sistemas. Recientemente se ha dado otro a bordo de un Tesla Model 3.

Los hechos tuvieron lugar en el Condado de Kenosha, Wisconsin, Estados Unidos. El inspector David Gómez recibió un aviso sobre un Tesla conduciendo por la autopista con lo que parecía su conductor durmiendo:

El agente acudió al lugar indicado y pronto dio con el Model 3, que estaba circulando a 82 mph (131 km/h). Comenzó la persecución, que duró unas dos millas, poniendo las sirenas y acercándose al vehículo infractor hasta en dos ocasiones, señalando Gómez que no fue hasta la segunda vez cuando el conductor se despertó y procedió a parar en el arcén.

Cuando Gómez le recriminó ir durmiendo al volante, el conductor, de 38 años, expuso que estaba de camino a su trabajo en Fed-Ex y que no estaba dormido, porque el Autopilot (que se comprobó que estaba activado) requiere de manera periódica colocar las manos en el volante.

Sin embargo, según los registros, el vehículo ya contaba con otras dos denuncias por circular con su conductor aparentemente dormido mientras conducía. En consecuencia, se le puso una multa por conducir sin atender a la carretera (187 dólares) y la grúa se llevó su coche. Eso sí, curiosamente no le pusieron una multa por el exceso de velocidad.

Y además