Skip to main content

Noticia

Motos

Bultaco entra en concurso de acreedores y paraliza la producción

Bultaco-Brinco-Discovery-1

La marca española de motos más potente se encuentra en graves problemas financieros.

Bultaco Motors se ha declarado en concurso de acreedores, una medida a la que se ha llegado por la falta de liquidez de la empresa, según una nota de prensa remitida por la Agencia EFE y La Vanguardia. Al parecer, el fabricante español de motos eléctricas cuenta en su pasivo con una deuda de 11 millones de euros, junto con unas cifras de negocio que están lejos de alcanzar el objetivo fijado tras su presentación en 2015.

Bultaco comercializa dos motos eléctricas, la Bultaco Brinco (prueba) y la Bultaco Albero (prueba), y cuenta con una fábrica en Montmeló, donde tiene empleados a 37 trabajadores que recientemente ya se vieron afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). La firma ha asegurado que la falta de liquidez ha obligado a paralizar temporalmente la producción, hasta encontrar un nuevo socio que pueda reflotar la empresa.

 

 

Bultaco pertenece a varios accionistas particulares que suman el 60% del accionariado y al fondo Black Toro Capital, que suma el 40% restante. El problema, según fuentes de La Vanguardia, ha sido una disputa entre Black Toro y los accionistas minoritarios, que no querían que esta firma tomase el control total de la empresa pero tampoco estaban dispuestos a poner más dinero sobre la mesa.

A finales de 2017 Bultaco ya refinanció buena parte de su deuda con diferentes bancos como el Santander, Bankia, Caixabank o el Banc Sabadell, alargando los plazos de pago hasta el año 2022. Pese a ello, la firma se ha visto estrangulada por sus problemas de liquidez y por la lucha entre sus accionistas. Al parecer, la marca está buscando nuevos accionistas y un nuevo acuerdo con la banca para poder retomar la actividad industrial.

 

 

Las perspectivas desde Bultaco son buenas, ya que aseguran que tienen un plan de negocio sólido, una presencia en 29 países y una cartera de 700 pedidos en firme. El año pasado Bultaco vendió 1.250 ejemplares, lejos de los 11.000 previstos cuando echó a rodar el proyecto. La marca nació en el año 2010 con el beneplácito de la familia Bultó, que cedió los derechos del nombre para poder resucitar una marca mítica.

El concurso de acreedores de Bultaco abre un nuevo escenario: se espera que nuevos accionistas puedan entrar en el proyecto y, con dinero sobre la mesa, poder reanudar la producción de motos eléctricas y mantener los puestos de trabajo. Será clave comprobar si en el acuerdo concursal se consigue una quita de la deuda que aligere el pasivo de la empresa. El juez ha nombrado al despacho De Pasqual & Marzo Abogados como administrador concursal. Esperemos que Bultaco pueda resolver pronto sus problemas económicos y enderezar su rumbo.

Fuente: La Vanguardia y Agencia EFE
 

Lecturas recomendadas