Skip to main content

Noticia

El BMW 1M Coupé es una auténtica máquina de derrapar

BMW 1M Coupé

Menudo juguetito.

Si preguntamos a la audiencia por su BMW favorito, el rango de respuestas será amplísimo, pero estamos seguros de que en la lista habrá una serie de modelos recurrentes. De hecho, nos aventuramos a señalar el BMW 1M Coupé como uno de los más populares, puesto que condensaba toda la diversión de los tracción trasera de la marca en un formato compacto que lo hacía idóneo para ir de lado.

El principal pero que se le podía poner es que BMW decidió fabricar muy pocas unidades del modelo. Cierto que 6.300 no son tan limitadas como algunas series de otros coches de segmentos mayores, pero si son suficientes como para que quien tenga uno vea el posible negocio y decida guardar el suyo a buen recaudo para venderlo en perfectas condiciones más adelante.

¿Echas de menos el BMW 1M Coupé? Sube el volumen

Por suerte, aunque habrá especuladores, siempre hay quien se compra un coche para disfrutarlo, como es el caso de nuestro protagonista de hoy. Sin entrar en lo peligroso que es hacer lo que hace en la vía pública, rodeado de coches e incumpliendo varias leyes cada vez que sale de paseo, lo cierto es que el tipo tiene muy buenas manos para llevar su BMW 1M Coupé como quiere.

Es difícil culpar a alguien de querer disfrutar y sacar provecho a su motor 3.0 de seis cilindros que desarrolla 340 CV y 450 Nm, suficiente como para culear al gusto y para ser bastante rápido: de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos.

Eso sí, no queremos ni imaginarnos el dinero que se tiene que dejar al año en neumáticos…

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas