Skip to main content

Noticia

Así es el Chevrolet SSR, el pick-up descapotable que nadie quiso

Chevrolet SSR

Odiado por muchos y querido por unos pocos, de lo que no hay duda es que el Chevrolet SSR es uno de los vehículos más raros de cuantos han pisado la faz de la tierra.

Quizá nunca antes habías visto al Chevrolet SSR y si es así, estás de enhorabuena, porque te vamos a descubrir cómo es uno de los coches más extraños de cuantos se han fabricado en serie en lo que llevamos de siglo, uno de esos vehículos que no se entendieron. ¿La razón? Pues básicamente porque se trata de un pick-up de estética retro que además es descapotable y biplaza. Vamos, un vehículo verdaderamente único que no tiene nada que se le parezca.

 

Fue producido por General Motors entre el 2003 y el 2006, aunque para conocer su origen hay que remontarse unos cuantos años antes. Y no lo digo porque el prototipo que anticipó sus características debutara en el año 2000, en realidad es porque el extraño Chevrolet SSR tiene un diseño inspirado en el de los Chevrolet Advance Design de finales de la década de 1940, una gama de pick-ups de aspecto muy característico que la firma estadounidense comercializó hasta 1955 y de los que habrás oído hablar recientemente con motivo del debut del Chevrolet Silverado 2019.

 

 

Difícilmente encontrarás un vehículo más raro que el Chevrolet SSR, especialmente si limitamos la búsqueda a modelos fabricados en el siglo XXI. Previamente ya se habían comercializado pick-ups con carrocería descapotable, como el Dodge Dakota Convertible, que se convirtió en el primer y único vehículo con estas características hasta la llegada del SSR. Pero ese Dodge tenía una capota de lona y estaba basado en la gama del Dodge Dakota, lo que lo diferencia del modelo que nos ocupa.

 

Porque el Chevrolet SSR emplea una plataforma propia y además, equipa un techo metálico escamoteable que permite conducir a cielo abierto con tan solo presionar un botón. Las diferencias continúan en el apartado mecánico, ya que aunque cuando fue lanzado en 2003 montaba un bloque 5.3 V8 con 300 CV, poco después este fue sustituido por el motor 6.2 V8 LT2 del mismísimo Chevrolet Corvette de sexta generación, que entregaba 400 CV de potencia.

 

 

Con la llegada de este propulsor más potente, Chevrolet también añadió la posibilidad de equipar el Chevrolet SSR con un cambio manual de seis velocidades. Esto, unido a su condición de biplaza y a su motor de 400 CV, hizo que muchos estadounidenses consideraran a este modelo como un deportivo (a pesar de que pesaba más de dos toneladas). Sin embargo y a diferencia de lo que a Chevrolet le hubiera gustado, el SSR apenas tuvo éxito, quizá porque su precio tampoco acompañaba (costaba el equivalente a alrededor de 50.000 dólares de hoy).

 

La prueba está en que a lo largo de los tres años en lo que estuvo en producción, Chevrolet solo fabricó alrededor de 24.150 unidades de este modelo. Un dato que por sí solo puede no parecer malo, con una media de unas 8.000 unidades vendidas al año, pero que en el fondo es muy mejorable en un mercado como el estadounidense, donde las cifras suelen ser muy generosas. De hecho, a modo de ejemplo decirte que durante el tiempo en el que estuvo a la venta el SSR, se vendieron en Estados Unidos más de 40.000 unidades del Porsche 911.

 

 

Fuente: Periodismo del Motor

Lecturas recomendadas