Skip to main content

Noticia

Así detiene la policía rusa una exhibición callejera de drifting

drifting

Una exhibición callejera de drifting que se llevaba a cabo en una ciudad rusa fue interrumpida por la policía, hecho que fue cazado por una cámara desde las alturas.

Todo aquel que haya intentado alguna vez en su vida hacer drifting estará de acuerdo conmigo en que no es una técnica sencilla. El arte del derrape está reservado para las manos más capaces al volante. Salvo que nieve, claro. Sobre el blanco elemento es mucho más sencillo hacer que la trasera del vehículo baile. Tanto que nos puede llegar a hacer pensar que somos buenos en ello. Y si no que se lo digan a una treintena de rusos que han protagonizado una escena de lo más curiosa, hasta que la policía llegó, claro.

Nos vamos a la ciudad de Ufa, donde ya han caído las primeras nevadas del año. Allí se juntaron más de 30 coches en una escena que parecía importada de Fast & Furious. Dejando el centro de una plaza vacío, todos los vehículos la rodeaban esperando que cada uno hiciese una exhibición de derrapes. El devenir de los acontecimientos fue grabado desde las alturas por una cámara, que también captó el fin de la exhibición callejera al llegar las autoridades.

No te pierdas: Se construye una pista de drift en su propia casa

Al parecer esta práctica es más o menos habitual por aquellas latitudes, con lo que la policía ya estaba alerta. Puede que hacer drifting sobre nieve sea algo menos arriesgado de lo habitual por las bajas velocidades que se desarrollan, pero desde luego que no es una práctica que se deba permitir en la vía pública. Y eso hicieron los agentes, aunque por motivos obvios no pudieron detener a todo el mundo. Solamente dos de los participantes tuvieron que responder ante la ley. Desconocemos la sanción que se les impuso, aunque quedaron fichados porque la policía les pidió los papeles.

¿Creías que aquí había acabado todo? Para nada. Lejos de asustarse, alrededor de una docena de los conductores que estaban por allí decidieron empezar a derrapar delante de la policía, momento en el cual más unidades de la misma llegaron al lugar. La solución final no pudo ser otra que demandar los servicios de un camión que llenase la superficie de una mezcla de arena y sal para que nadie pudiera seguir con el drifting. Una historia curiosa, desde luego.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas