Skip to main content

Noticia

Competición

Álex Palou, el piloto que tuteó al Spiderman de la Indycar

Alex Palou

Las carreras americanas, a pesar de emitirse regularmente en nuestro país, nunca han terminado de enganchar… pero no te preocupes: estás a tiempo de hacerlo para ver a un piloto español hacer historia.

La tarde del domingo estuvo a punto de ser histórica para el automovilismo español. A falta de 20 vueltas para el final de las 500 Millas de Indianápolis, Álex Palou lideraba la carrera, con Hélio Castroneves pegado a la trasera de su monoplaza del equipo Chip Ganassi Racing. Un adelantamiento por parte del brasileño, apodado como Spiderman por su curiosa forma de celebrar las victorias, impidió el primer triunfo de un español en la Indy 500  a solo dos giros para el final… “Me duele”, dijo Álex tras la carrera… ¡y a todos nosotros! Pero habrá más oportunidades…

Álex Palou acaricia la victoria en las 500 Millas de Indianápolis

VÍDEO: El momento exacto en el que Palou se pone líder de la Indy 500

Antes de la llegada de Fernando Alonso a la Fórmula 1, en España el automovilismo no era un deporte especialmente popular. Ni la F1, ni Le Mans… ni tampoco las 500 Millas de Indianápolis eran carreras seguidas dentro de nuestras fronteras. La llegada del asturiano a estas tres pruebas ha impulsado su seguimiento, pero no podemos quedarnos ahí: hay pilotos que vienen pegando fuerte, y uno de ellos se llama Álex Palou

Ayer, el piloto barcelonés rozó la victoria en las 500 Millas de Indianápolis. Si nunca has oído hablar de ella, se trata de una carrera mítica donde las haya, que se celebra desde 1911 y donde los monoplazas rozan los 400 kilómetros por hora. El circuito donde se disputa es el óvalo de Indianápolis (4,023 kilómetros), donde un mínimo error se puede pagar hasta con la propia vida. La treintena de competidores han de completar 200 vueltas y en muchos momentos lo hacen en medio de un pelotón, o en paralelo con otros coches, sin margen para fallar; y sin visibilidad: tienen unos ayudantes en la parte alta del circuito que les dicen por radio cuándo se pueden mover o cuándo no deben hacerlo si tienen un coche al lado.

Ganar las 500 Millas de Indianápolis es entrar en el Olimpo del mundo del motor y entrar en un selecto grupo del que forman nombres como Dario Franchitti, Mario Andretti, Juan Pablo Montoya, A.J Foyt... o Hélio Castroneves, ahora cuatro veces ganador de la Indy 500. Pues bien, hace cuestión de horas, el barcelonés Alex Palou estuvo a punto de unirse a ese legendario listado en su segunda participación en la prueba, con el equipo Chip Ganassi Racing, que le fichó para esta temporada, asombrado con su debut el año pasado.

Hélio Castroneves Indy 500 2021
Así celebra sus victorias Castroneves, subiendo a la valla para celebrar con la afición.

Hay quien piensa que los mejores llegan a la Fórmula 1, pero la realidad es muy distinta. A la F1 actual llegan quienes se lo pueden permitir, forman parte de un programa de pilotos oficial o quienes cuentan con un apoyo millonario, además de talento, por supuesto. Álex siempre ha querido vivir de las carreras (algo poco habitual en la actualidad), y por ello hizo las maletas en su etapa formativa para marcharse a Japón y hacer la F3 japonesa y luego la Super Formula… Allí se ganó el cariño de Honda – motorista en la Indycar -, que le sirvió como trampolín para llegar a la Indycar, donde en su primer año dejó claro que tenía talento para luchar de tú a tú con pilotos con décadas de experiencia.

Palou logró la victoria en la primera carrera de 2021, en su debut con Chip Ganassi Racing, donde tiene como compañero a Scott Dixon, nada menos que seis veces campeón de la Indycar. El catalán se puso líder del campeonato tras el triunfo. Después fue cuarto en el óvalo de Texas y séptimo en la segunda carrera, celebrada en el mismo lugar, donde perdió el liderato en manos de Dixon. En el rutero de Indianápolis (en el circuito donde antes corría la F1) vio la bandera a cuadros tercero… y en las 500 Millas, acarició la victoria… ¡y recuperó el liderato de la Indy!

Porque sí, ganar Indianápolis es todo un sueño, y según quien lo mire, es más importante incluso que lograr el título… pero aún así, ojo, porque Palou se marcha líder de Indianápolis, con nada menos que 36 puntos de ventaja sobre Dixon (Indianápolis puntúa doble) y, aunque todavía quedan diez carreras este año, no está nada mal colocado para, como mínimo, pelear por el título. Si la cosa sigue así de bien, Álex podría superar el cuarto puesto de Oriol Servià en el campeonato de Indycar de 2012. Aquel año, Oriol también fue cuarto en la Indy 500, hasta ayer el mejor resultado en esta carrera para un piloto español.

Con mucho futuro en América

No hay nadie en Indycar que a día de hoy no considere a Palou una promesa de futuro, dispuesto a suceder a los Dixon, Pagenaud, Newgarden, Bourdais, junto a otros jóvenes como Colton Herta o Patricio O’Ward. Alex lo tiene todo para convertirse en un nuevo Oriol Servià, que hizo carrera en Estados Unidos y se estableció allí, sin obsesionarse con la inalcanzable Fórmula 1 ni hipotecar su vida para correrla, por mucho que tuviera calidad para ello.

Ahora Álex puede crecer en un certamen donde aprecian su calidad y ven que, en cuanto ha tenido un coche competitivo, ha estado en la pelea para ganar el título y la Indy 500. Eso sí, un monoplaza que, desafortunadamente, no tiene patrocinadores españoles a pesar de la enorme visibilidad que podría dar en América un piloto llamado a hacer grandes cosas en el futuro cercano. Tan solo Kimoa, la empresa de moda de Fernando Alonso, le apoya.

Palou y Castroneves
Palou (coche número 10) lucha con Castroneves

“No puedo estar enfadado por acabar segundo, pero teníamos ritmo para ganar. Y si pierdes, mejor hacerlo contra un piloto grande como Hélio. Estoy muy orgulloso del equipo, de la velocidad que nos ha dado Honda… ¡y a pensar en el año que viene!”, dijo Palou tras una actuación memorable que está dispuesto a superar en 2022. Ahora tiene un campeonato por el que pelear de aquí a final de año.

Imagen: Motorsport Images

Y además