Skip to main content

Lista

Los cuatro bulos en la huelga del taxi

Los cuatro bulos en la huelga de taxi
Con los taxistas de Madrid manteniendo su paro, muchas son las mentiras que corren sobre este sector y el de los VTC.

Estos son los cuatro bulos en la huelga del taxi. Con los taxistas de Madrid manteniendo su paro, y tras una época en la que su enfrentamiento con los VTC (Vehículo de Transporte con Conductor) les ha llevado a declararse en huelga varias veces, muchos son los que empiezan a debatir si los taxis son más o menos baratos que Uber o Cabify, si los taxistas pagan más o menos impuestos que los VTC, o si se tiene presente la legislación o se está incumpliendo en algún aspecto.

Huelga de taxis en Madrid y Barcelona: las claves del nuevo conflicto

Para salir de dudas, hoy queremos hablar de las mentiras que flotan en el aire con la huelga del taxi. Empezamos.

1. Los VTC son más baratos

Una de las mentiras (o bulos) que corre durante esta huelga del taxi reside en que creen que la guerra de precios entre los taxis y los VTC la ganan estos últimos; error. Como ya demostramos en AUTOBILD.ES, ninguno de los dos sistemas es claramente más barato que el otro. De hecho, un informe de la OCU analizó los pros y los contras de cada uno, y quedó claro que ni Uber, ni Cabify ni el taxi pueden afirmar con honestidad que su servicio es más barato que el de los demás.

2. No se está cumpliendo con la ley que regula las VTC

En esta y en las anteriores huelgas del taxi, muchos son los que exigen que se cumpla Ley 1/30, la cual regula el número de vehículos VTC que debe haber por cada taxi: uno por cada 30. Esto tiene cierta trampa; y es que, aunque es cierto que no se cumple el ratio 1/30, sí se está cumpliendo la ley.

Una licencia VTC es una “autorización para ejercer la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor y aprobación de modificaciones relativas a la misma”. Es decir, es la autorización para realizar actividades de transporte con conductor, que con la llegada de empresas como Uber o Cabify a España ha crecido exponencialmente.

Para regular esta situación, el Gobierno estableció un ratio de una licencia de VTC por cada 30 taxis; el problema es que este ratio no se tenía en cuenta las que se habían entregado antes de que entrara en vigor el real decreto que las regulaba, con lo que este ratio no se cumple. A día de hoy, la proporción es de 1/11, pero porque los VTC no operan en muchas ciudades. En las importantes, el promedio es todavía menor, rondando cifras de un VTC por cada 7, 5 e incluso 3 taxis. Es decir: para lograr la solución que reclaman los taxistas habría que anular algunas de las licencias que se han concedido.

3. La presencia de coches de Uber y Cabify reduce el tráfico

Uno de las ideas que Uber y Cabify arguyen es que su presencia reduce el nivel de tráfico en las ciudades, algo que, a su vez, mejora la calidad del aire que respiramos. El porqué reside en que, según su hipótesis, si la gente coge un Uber o un Cabify, no usa su vehículo propio. 

Pero hay estudios que demuestran que esto no es así. Un ejemplo es el del consultor Bruce Shaller, experto en movilidad, quien publicó un informe en 2018 que sostiene justo lo contrario: que la presencia de Uber empeora el tráfico. La Autoridad de Transporte del Condado de San Francisco (SFCTA, por sus siglas en inglés), sostyvo esta conclusión. De hecho, el SFCTA señaló que Uber y Lyft han supuesto un incremento del 51% del tráfico diario en San Francisco entre 2010 y 2016. Cabe mencionar que en esta ciudad, el sector de las VTC prácticamente ha acabado con el taxi, y una vez sin competencia, ha subido los precios.

4. Los VTC pagan menos impuestos

Uno de los bulos que también corre en esta huelga del taxi es que los VTC pagan menos impuestos. Y esto no es cierto del todo. La mayoría de los taxistas elige tributar por módulos, lo que supone pagar en función de una estimación anual previa del rendimiento. Por su parte, los conductores de VTC tributan sobre el beneficio real. Señalar que ninguna de las dos compañías de VTC tiene contratados a los conductores; estos son autónomos.

En cuanto a dónde paga impuestos cada empresa; Cabify es una empresa española, y tributa en nuestro país. Uber paga por todo su negocio europeo en Holanda. 

Fuente: El Mundo

Y además