Logo Autobild.es

Comparativa: MG4 vs Peugeot e-2008, buscamos un coche eléctrico y urbano

Redacción AUTO BILD

Urbanos, 100% eléctricos y bien equipados: una combinación atractiva. Enfrentamos el eléctrico chino en el que muchos han puesto sus ojos contra un modelo europeo de fiabilidad contrastada. ¿Lo barato saldrá caro?

Cuando lo probamos por primera vez, lo tuvimos claro: China no solo sabe hacer coches barato y el MG4 es la prueba de que este modelo es más que un precio competitivo. Se conduce sin problemas, es sencillo en su planteamiento, llega modestamente equipado (pero no echas nada en falta nada), y ofrece una calidad convincente. 

Nos gustó tanto, que hemos decidido compararlo con un rival europeo que acaba de renovarse y que seguro le va a poner las cosas muy difíciles: el Peugeot E-2008. La cosa no puede estar más interesante. 

No todo es el dinero que cuesta

MG vende el 4 Electric desde 28.480 euros, que es lo que cuesta la versión de acceso a la gama. ¿El Peugeot? Agárrate: el E-2008 cuesta nada menos que 10.990 euros más. Y ojo, porque el MG4 no es que sea mucho más barato; también es más potente y, por tanto, un poco más rápido. 

Dicho de otra forma: sabe convertir los 14 CV de diferencia a su favor en tiempos de aceleración y recuperación más cortos y una velocidad máxima más alta. Por si fuera poco, por el precio que pide MG por su 4, te ofrece un equipamiento modesto, pero convincente, en el que no falta el aire acondicionado, el acceso sin llave o la ayuda al aparcamiento. 

Claro, por el extra de precio que pide Peugeot, el E-2008 está aún mejor dotado de serie y cuenta, entre otros, con una cámara de marcha atrás, climatizador bizona, navegador, asientos calefactados, etc... 

Comparativa: MG4 vs Peugeot e-2008

Pasa lo mismo en el capítulo de asistentes a la conducción: el MG4 incluye, por ejemplo, un control de crucero adaptativo, pero el E-2008 cuenta con una mayor tecnología; puede ayudarte a aparcar y su reconocimiento de señales de tráfico funciona de forma más fiable. 

El MG pierde algunos puntos por la falta de un fiable control por voz y de navegación (ambos sólo están disponibles a partir del nivel de acabado Luxury, con motor de 204 CV y una batería de 64 kWh que cuesta 33.980 euros). 

Otra ventaja para el Peugeot: su depreciación es sensiblemente menor y sale mejor parado cuando tienes que venderlo como coche de segunda mano. 

Comparativa: MG4 vs Peugeot e-2008

Sin embargo, es posible que pienses que todo esto no compensa el precio de compra significativamente más alto del E-2008. Sobre todo teniendo en cuenta que el MG4 viene con una garantía de siete años y que el Peugeot se conforma con solo tres años. 

La conclusión más lógica, llegados a este punto, es que los clientes que no se quieran rascar mucho el bolsillo elegirán 'comida china' para su menú, mientras que los que tengan un mejor paladar y no solo se fijen en el precio, se inclinarán más por la sofisticada 'comida francesa'. 

En otras palabras, el E-2008 se siente siempre más coche, está mejor aislado, ofrece una construcción más sólida y notas que es un vehículo con más empaque. 

Peugeot E-2008: comportamiento más neutro

En cuanto te pones en marcha, esta sensación sale a relucir con más fuerza: el E-2008 rueda con más suavidad, absorbe mejor los baches de la carretera, te regala un mayor aplomo en curva y, a plena carga, no rebota donde el MG se esfuerza por no comprimir todo el recorrido de sus suspensiones.

Y es que el esquema del modelo de MG es claramente más blando y eso le penaliza cuando afrontas una carretera revirada. Literalmente sientes cómo la carrocería oscila de más, lo que te resta confianza para avivar el ritmo. 

Prueba MG4 XPower

Luego, los asientos delanteros también aportan su granito de arena: donde el Peugeot ofrece unas butacas más sofisticadas, con mejor apoyo lumbar y un mullido más convincente, el MG se despacha con unos asientos más sencillos, blandos y con menos sujeción para tu espalda. 

Eso sí, es una lástima que el conductor del E-2008 vaya tan elevado con respecto al volante y que tenga que sufrir con el dichoso i-Cockpit, que te obliga a ver la instrumentación por encima del aro del volante y no a través de él. Si eres una persona de más de 1,84 de alto, esto lo vas a sufrir de forma más evidente. En ese sentido, la integración en cuanto a la posición de conducción es mejor en el MG. 

MG4, respuesta mejorable

Pero no importa, el modelo chino tampoco es ninguna referencia en cuanto el feeling con su dirección, que es demasiado insensible y no te ayuda a sentir el eje delantero cuando afrontas apoyos fuertes y buscas algo de diversión. Digamos que la experiencia de conducción no es del todo satisfactoria cuando abusas ligeramente del pie derecho, porque si bien el motor eléctrico responde a las mil maravillas, el chasis no está a la misma altura.  

Cuando tus ímpetus sobrepasan los límites físicos del MG, su control de estabilidad entra en acción con excesiva notoriedad y sin remilgos, algo que el Peugeot, en la misma situación, lo hace más discretamente. 

Si el conductor del francés va más allá de los límites de adherencia del eje delantero, aparecerá un subviraje que corregirá por una electrónica más educada y mejor puesta a punto. Aunque el Peugeot va un paso más allá: no es el más rápido de los dos (en muchos casos por décimas de segundo).

El consumo, a favor del E-2008

En lo que sí es mejor el francés es a la hora de cuidar la energía de su batería, porque su menor consumo y una batería con más capacidad (54 kWh frente a los 51 kWh del MG) permiten una autonomía extra de más de 50 kilómetros. 

Al mismo tiempo, el Peugeot puede recargarse en estaciones de carga rápida con 100 kW de potencia (en lugar de los 88 kW del MG), lo que se traduce en tiempos de espera más cortos. 

Comparativa: MG4 vs Peugeot e-2008

Otra clara ventaja para el francés: por un extra de 400 euros, Peugeot te da la opción de instalar una potencia de carga superior (11 kW) en lugar de los 7,4 kW estándar. 

Ambos modelos están muy lejos de la autonomía prometida por el fabricante, aunque con matices: el MG4 Electric es un poco más pesado y más simple a la hora de gestionar su consumo. Por ejemplo, en conducción rápida, su sistema eléctrico puede llegar a consumir 25 kWh/ 100 km, lo que en la práctica reduce la autonomía a algo menos de 200 km. 

Por su parte, el E-2008, con un consumo en esas mismas circunstancias de 20 kWh/100 km, puede llegar siempre un poco más lejos. Ahí, el francés también marca importantes diferencias. 

Mi opinión

Lo que nos ha gustado de ambos eléctricos es su sencillez de conducción: son agradables, suaves y muy cómodos. No obstante, el Peugeot nos ha parecido siempre un producto más maduro y eso es lo que ha marcado la diferencia. En cuanto a la carga de la batería, habríamos esperado mucho más del MG, que tiene margen de mejora.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: Coches chinos