Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Honda Civic Type R vs Seat León SC Cupra

Honda Civic Type R vs Seat Leon SC Cupra

Nada menos que 300 CV de potencia enviados a las ruedas delanteras del Type R y el Cupra. ¿Quién será el ganador de esta carrera?

Está claro que el nuevo Honda Civic Type R no deja indiferente a nadie. En comparación con el Seat León SC Cupra, que parece tener un motor de tres cilindros en lugar de 300 CV, el japonés es el primus inter pares (primero entre iguales). Pero solo en apariencia, claro, porque los dos están al mismo nivel en potencia y también en el concepto de su mecánica: dos litros turbo, seis marchas de inserción manual y tracción delantera. 

No te pierdas: Seat León ST Cupra Black Carbon: 100 unidades para España

Da qué pensar tanta potencia solo en el eje delantero. El Seat, especialmente, demuestra cómo se puede gestionar este extra de fuerza sin problemas. Para nuestra vuelta por el circuito hemos activado el modo Cupra. El programa Sport varía la respuesta del chasis y de la entrega de gas volviéndola más agresiva. Y lo mismo puede decirse del sonido del turbo. Con un empuje brutal salgo de la zona de boxes.

Comparativa: Honda Civic Type R vs Seat León SC Cupra

Me esperan una docena de curvas en este circuito de pruebas del sur de Francia, en Mireval. El Seat León Cupra toma cada una de ellas sin despeinarse, con una neutralidad pasmosa. A eso ayuda un acelerador, cuya respuesta es prácticamente inmediata. El diferencial con bloqueo electrónico gestiona el reparto de fuerza en los giros de radio corto y apenas hay pérdidas de tracción, por muy fuerte que entre y salga de las curvas. Pero al frenar al final de cada recta es cuando el Seat saca su rebeldía. Las ruedas delanteras se bloquean momentáneamente y despiden una estela de humo mientras la zaga se contonea en un leve pero bonito baile. Pero esta situación se corrige rápidamente y sin problemas. Aunque no es lo ideal, ya conocíamos esta reacción caprichosa del Cupra, cuando lo llevas hasta el límite. 

Vídeo: Seat Leon Cupra vs Honda Civic Type R (2018):

Por lo demás, todo fácil. También sobre la báscula: como renuncia a la tracción integral, el Cupra se queda por debajo de las 1,4 toneladas. Su ligereza, emparejada con su poderío y su comportamiento extremadamente equilibrado, que lo hace fácil de llevar muy rápido, le han permitido lograr una vuelta de 1:37,07 en el circuito de Mireval

¿Y qué pasa con su llamativo rival? Pues que hace todo de forma distinta. Empezando por la configuración del motor. Más par, más potencia, pero una respuesta menos espontánea. Los de Honda le han dado un carácter más bestia a su VTEC turbo, en el sentido literal del término: primero descubres que hay un pequeño vacío del turbo y entonces llega el patadón y se pone a subir de vueltas desaforadamente, hasta explotar y desfallecer. Y así una y otra vez. Sin duda, tiene el carácter y el encanto de los motores turbo de los años noventa. 

El cambio cuenta con sistema automático de punta-tacón: sube de vueltas al reducir y permite saltos ente marchas casi perfectos. Gracias a una transmisión con las relaciones más cortas, basta ir en tercera para afrontar las curvas cerradas, lo que nos ahorra tener que reducir. Y en los cambios de apoyo, la zaga del Honda Civic Type R gira con el resto del coche, ayudando a redondear cada curva. Los frenos son muy dosificables y una ayuda inestimable en los giros. A continuación, basta con pisar a fondo el pie derecho y salir disparado otra vez. El japonés llega a la línea de meta en 1:36,44 . Y con esto no solo vence al Cupra. El mismo día, probamos un Audi RS 5 y la berlina deportiva alemana de 450 CV con tracción integral rodó una décima más lenta que el Honda. Sólo nos queda decir una última cosa: ¡Increíble! 

Opinión

Sin lugar a dudas, el Honda ha demostrado en este cara a cara que es ante todo un deportivo, sin compromisos. Como máquina de pilotaje es bestial, y para que te hagas una idea, entre los compactos equivaldría a un Porsche 911 GT3. Pero como deportivo para el día a día el Seat, más discreto y equilibrado, hace un mejor papel. Es un coche veloz, que se puede disfrutar mucho sin complicarte la vida. 

Y además