Comparativa

Comparativa: Audi RS3/BMW M140i/Ford Focus RS/Mercedes-AMG A 45

Audi RS 3, BMW M140i, Ford Focus RS y Mercedes-AMG A 45
Redacción Auto Bild

Un test en las condiciones más duras. Hemos juntado al Audi RS 3, BMW M140i, Ford Focus RS y Mercedes-AMG A 45 para ponerlos al límite sobre la nieve. El objetivo: encontrar al mejor compacto deportivo de tracción total para el invierno. Comparativa en la nieve: Audi RS 3, BMW M140i, Ford Focus RS y Mercedes-AMG A 45.

El terreno: un canal helado de 1,2 kilómetros con muchos cambios de giro, y algunas curvas cerradas de hasta 90 grados. Lo que vamos a tener en cuenta: el tiempo por vuelta y las sensaciones subjetivas de manejo. Empezamos en orden alfabético. Las medallas, las damos al final.

Audi RS3

Su sistema Haldex quattro de Audi, que reparte la fuerza al eje trasero, tiene un efecto en curvas cerradas que se puede explicar con un ejemplo: imagina el impulso de giro usando el freno de mano solo que mucho, pero que mucho más dosificable. El problema es que esto funciona, en seco, en curvas muy cerradas, porque si son rápidas, aparece el temido subviraje. Por eso pasa del sobreviraje al subviraje sin mucho orden de transición.

Audi RS 3, BMW M140i, Ford Focus RS y Mercedes-AMG A 45

Lo mismo sucede en nieve. El impulso de la zaga es fuerte, de modo que ya justo antes de atacar la curva tiende hacia el exterior. Pero si aguantas en envite, el sistema quattro enseguida recupera la tracción del eje trasero, y el Audi pasa con limpieza por el radio de la curva. ¿Y en las rápidas? Para controlar el subviraje, hay que limitar el ángulo de guiñada, y ser suave con el freno y los movimientos de volante. Y si le coges el punto, puedes sacarle todo el provecho al sistema quattro en lo que mejor hace: traccionar. Pero para eso hace faltan muchas vueltas sobre una pista tan complicada, y nosotros decidimos limitarlas a tres. De modo que el mejor tiempo del Audi RS3 ha sido de 1:35,30 minutos.

BMW M140i

Es el único de esta comparativa en el que la tracción no se reparte de delante hacia atrás, sino de atrás hacia delante. Y en este proceso, son las ruedas posteriores del BMW las que soportan todo el grueso del par motor, y las anteriores solo reciben lo que les envía el embrague. En casos extremos, hasta el 15%. Normalmente, menos. En asfalto, este sistema le da lo mejor de dos mundos. La agilidad de un propulsión trasera y la estabilidad de un tracción total.

Audi RS 3, BMW M140i, Ford Focus RS y Mercedes-AMG A 45

Es un coche para driftar a placer, y para dominarlo en nieve, lo mejor es lo siguiente: embridar la zaga a base de freno, no de acelerador. Y darle tiempo al M140i para que genere movimientos fluidos, a base de mínimos movimientos de volante. En caso contrario, tendrás constantes problemas de tracción. Pero claro: darle "su tiempo" cuesta segundos frente al crono: 4,5 frente al Audi, exactamente.

Ford Focus RS

De entrada debemos aclarar algo: todo lo que les hace al Audi y el BMW ser más dinámicos en asfalto, resulta contraproducente sobre nieve. Pero en el caso del Ford, su modo Sport es un auténtico regalos en este terreno, no así el Track y el Drift.

Audi RS 3, BMW M140i, Ford Focus RS y Mercedes-AMG A 45

De modo que activo el modo Sport, y llega la sorpresa. Es increíble la respuesta de este Ford sobre hielo y nieve. Cómo permite colocar el coche justo donde quieres en cada cambio de dirección, y cómo se siente que proyecta la fuerza a las cuatro ruedas desde el primer golpe de gas y drifta controladamente una y otra vez redondeando las curvas. Y el mejor tiempo por vuelta corrobora lo que se siente al volante: 1:33,72 minutos.

Mercedes-AMG A 45

Sobre el asfalto, es el rey del circuito. Y en nieve, no responde mal. De entrada, la respuesta de su sistema de tracción recuerda a la del Audi. Esto es: la fuerza llega del tren delantero, y se reparte, según la circunstancia, en un 50% entre los dos ejes. Pero sobre el de Ingolstadt, este Mercedes tiene una ventaja: el diferencial con bloqueo mecánico delantero, que no solo mantiene al coche en su sitio en asfalto; también sobre nieve.

Audi RS 3, BMW M140i, Ford Focus RS y Mercedes-AMG A 45

En curvas, donde el Audi empieza a subvirar, el AMG mantiene estoico la línea del interior de la curva. Bastan pequeñas correcciones de volante, e incluso a la salida de los giros el agarra es tan patente que ha logrado la mayor velocidad en algunos tramos. Con 1:34,91 minutos queda un segundo por detrás del Focus, y solo cuatro décimas por delante del RS 3. ¿Cómo puede ser? Pues porque su dirección es menos rápida que la del Ford, y aunque el agarre del tren delantero es espectacular, la zaga tarda algo más en seguir sus pasos. Esto le cuesta tiempo en las curvas cerradas, y la oportunidad de hacerse con la victoria.

Medalla de oro: Ford Focus RS.

Medalla de plata: Mercedes-AMG A 45

Medalla de bronce: Audi RS3

Medalla de... : No queremos dejar fuera al BMW M140i. Tal vez su tracción no esté preparada para ser muy eficaz en nieve, pero nos lo hemos pasado bomba con los drifts de la zaga.

Lecturas recomendadas