Skip to main content

Precios ajustados, diseños atractivos, colores vivos, motores inteligentes... el Kia StonicOpel Crossland XMazda CX-3Seat Arona y Volkswagen T-Roc se enfrentan con motores de gasolina y tracción integral. ¿Cuál sale mejor parado en el segmento de moda? Comparativa: 5 SUV pequeños con motores de gasolina.

Puesto 5: Mazda CX-3 Skyactiv-G 120

El Mazda CX-3 es un coche que sabe diferenciarse, por eso es un ejemplar único en este segmento. Es una valoración subjetiva, pero sus líneas fluidas y dinámicas lo convierten, a nuestro parecer, en el coche con más presencia, y más atractivo, de esta comparativa. Pero su zaga recortada anulará enseguida las ansias de escapadas familiares. Detrás, solo irán realmente cómodos adultos que no pasen de los 1,75 metros de altura... Y niños, claro. 

VÍDEO: ¡El Mazda CX-3 en acción!

El motor es un cuatro cilindros atmosférico, con una respuesta silenciosa a la par que briosa. Pero el dos litros gusta ir alto de vueltas, y aunque en nuestro test de consumo ha dado 6,7 litros, si quieres llevarlo rápido, sube fácilmente a las dos cifras.  

En confort lo penaliza un poco su carácter rebotón sobre asfalto en mal estado. Y los asientos, con un mullido escaso, no evitarán que lo sientas en tus riñones. 

Puesto 4: Opel Crossland X 1.2 DIT

Todo comienzo es difícil. Por eso el primer turismo conjunto de Opel con Peugeot tiene algunas tachas. Los enormes pilares A con un parabrisas muy adelantado perjudican la visibilidad del conductor, y en las plazas traseras, con asientos individuales variables, hay poco espacio. Además, son ruidosos sobre asfalto en mal estado. 

5 SUV pequeños con motores de gasolina

Lo compensa su cockpit bien rematado con superficies mullidas, y sus amplios asientos delanteros. Tiene un chasis con un tarado blando, lo que arroja luces y sombras. El Opel filtra bien los baches, pero en curvas balancea demasiado. El motor necesita girar a 2.000 vueltas para mostrar algo de nervio, y sus frenos, que requieren 38,2 metros para pasar de 100 km/h a 0, nos han parecido demasiado flojos. 

Puesto 3: Kia Stonic 1.0 T-GDI

Es un coche equilibrado que no tiene taras reseñables ni destaca especialmente en ningún aspecto, a excepción de su grandiosa garantía de siete años, que hace palidecer a sus rivales. 


Es un coche amigable para el uso urbano con sus 4,14 metros, y tiene un espacio interior que, si bien no es para echar cohetes, es muy aprovechable en relación a sus medidas externas. Y tiene un cockpit moderno e intuitivo. 

5 SUV pequeños con motores de gasolina

Flaquea en maletero: cubica hasta 1.155 litros, lo que significa que en sus rivales entra, como poco, una maleta más. El motor es más que correcto: sus tres cilindros le permiten pasar de 0 a 100 km/h en 10 segundos, y alcanzar los 185 km/h. El tarado de su chasis es firme, lo que lo vuelve ágil y aplomado en curvas, pero penaliza su confort sobre asfalto en mal estado. 

Puesto 2: Seat Arona 1.0 Eco TSI

Con sus 4.138 milímetros de largo es el más pequeño de la comparativa, pero gracias a sus escasos 1.184 kilos, también el más ágil. 

La suspensión tiene un tarado firme y deportivo, y permite guiarlo con aplomo y seguridad. Tiene el motor menos potente, de 115 CV (como el Volkswagen) pero logra unas prestaciones sorprendentemente buenas y un consumo aceptable de 6,5 litros. 

5 SUV pequeños con motores de gasolina

Y lo mejor: aunque es el más corto, es el que más espacio ofrece. Una pena que penalice sus puntos una garantía rácana de dos años y unos frenos que necesitan casi 38 metros para detenerlo desde los 100 km/h. 

Puesto 1: Volkswagen T-Roc 1.0 TSI

Muchas luces y unas pocas sombras. Con el mejor concepto de habitáculo, el chasis más equilibrado y la mejor conectividad, se ha asegurado el primer puesto. Y es que, básicamente, es un Volkswagen Golf

5 SUV pequeños con motores de gasolina

Junto a sus cómodos asientos, su espacioso interior (tiene la batalla más larga) y sus armónicas suspensiones, así como su generoso ejército de asistentes de seguridad, por desgracia, también lleva algunas debilidades. 

Es el más lento de todos, y su tres cilindros no se siente tan vivo como en su hermano el Arona. En acabados está por detrás del Golf, pero junto al Seat, es el que más puntúa en esta comparativa. Lo penalizan sus dos años de garantía y el hecho de no cumplir con la norma Euro 6d-TEMP (igual que el SUV español). 

Lecturas recomendadas