Reportaje

Si baja el petróleo, ¿por qué no el precio de la gasolina?

Si baja el petróleo, ¿por qué no el precio de la gasolina?

Noelia López

13/12/2014 - 16:05

El precio del barril de petróleo ha alcanzado su valor mínimo en cuatro años, pero no ha ocurrido lo mismo con el precio de los carburantes. ¿Sabes por qué? Aquí tienes las claves...

Es el pan de cada día de quienes tienen un coche: pasar por la gasolinera. Una vez allí llega el momento de hacerse la típica pregunta: “¿cuánto me voy a dejar esta vez en llenar el depósito?”. Y, a continación "Si baja el petróleo, ¿por qué no baja el precio de la gasolina?" Por suerte, el precio del barril de Brent (que es el de referencia en Europa y se mide en dólares) ha bajado en los últimos meses.

El 19 de junio se alcanzó el precio máximo con 115,06 dólares en los mercados internacionales (por ejemplo, ese día en Madrid la gasolina de 95 costaba 1,445 euros, aunque llegó a alcanzar 1,459 a finales de mes). Por cierto, el Gobierno había previsto un precio de 104 dólares para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado; sin embargo, a fecha de hoy, está cerca de los 78, es decir, un 32% menos. Una buena noticia.

Entonces, ¿por qué no baja en proporción el precio en la gasolinera? Porque la materia prima solo representa una parte, de manera que las oscilaciones del solo influyen en cierto modo. No deberías olvidar tampoco el papel que juegan los impuestos, ya que los tributos pueden hacer que los hidrocarburos cuesten hasta un 50% más. 

Lo que pagas en impuestos

Según la Asociación Española de Operadores del Petróleo (AOP), estos se desglosan en tres tipos. El primero de ellos es el Impuesto Especial de Hidrocarburos, que impone una cantidad por cada 1.000 litros; en el caso de las gasolina sin plomo (con un octanaje inferior a 98) es de 400,69 euros. El segundo es el IVA: un 21%. En tercer lugar se encuentra el Impuesto de Venta a Minoristas, que depende de la normativa que tenga cada Comunidad Autónoma. Además, la oferta y la demanda de gasolina y gasóleo y el tipo de cambio euro/dólar son otros factores que tienen relación directa con los precios que ves en el surtidor.

En todo caso, parece que aquí hay algo más que intereses puramente económicos. Por un lado está una especie de guerra velada de precios: Arabia Saudí ha tirado el precio del barril que vende a EEUU, por lo que ahí tienes una bajada. Por otra parte, se topa con las nuevas maneras de extraer petróleo como el fracking, cuya viabilidad sería más que dudosa si el precio del barril cae por debajo de los 75 dólares: por ahora esta en torno a los 77. Por cierto, este técnica es la que ha llevado a Estados Unidos a ganar mucho peso a nivel internacional con la aparición de nuevos yacimientos... Yacimiento que no hacen sino aumentar la oferta y, por lo tanto, bajar el precio.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches