Skip to main content

Reportaje

Coches clásicos

Seat Festival 2018: participamos en su mayor quedada de clásicos... con un coche 'raro'

Seat Festival 2018

Vivimos desde dentro y con un 128 del 78 esta divertida experiencia organizada por Seat por y para sus fans.

Cuando te enteras de un evento así por los colegas de cacharreo y otros mil grupos de 'Whatsapp' antes de que te lo anuncie oficialmente la marca que lo organiza... es buena señal, porque quiere decir que los aficionados a los coches clásicos están (estamos) ya viendo cómo liarla muy parda ante la próxima cita: que si tengo que cambiar los neumáticos para pasar la ITV; que si tengo que repasar las luces porque una no va; que si voy a cambiar el anticongelante; que si mira qué llantas más guapas voy a estrenar ese día... Así que en AUTO BILD no podíamos ser menos, y ya reservamos el 12 de mayo para el Seat Festival 2018, y participar en el Jarama en la mayor quedada de clásicos de todos sus modelos organizada por la marca española. 

El programa, cuando por fin llegó, no podía ser más apetecible para un sábado: concentración de Seat de más de treinta años, música en directo, mercadillos de frikadas, recambios y demás piecerío, circo, talleres infantiles, coches de pedales, de choque y castillos hinchables para los más pequeños... -todas las atracciones y el algodón de azúcar estaban incluidas en la entrada-... y mucho más. 

Seat Festival 2018

Tres niños echan carreras con los 600 a pedales creados por el departamento de Seat Coches Históricos.

La organización permitía pasar hasta con cuatro personas por coche, al que dotaban de dorsal bolsita con vales de comida, bebida y postre, placa conmemorativa, un libro con la historia de Seat, globos, caramelos... A cambio, sólo pedía pagar 15 euros de inscripción que luego te descontaba si ibas con un coche clásico de la marca. 

Vídeo: Seat Festival 2018

 

Por tanto, con el círculo 'rojo óxido' (guiño, guiño, codo, codo a los seístas) en el calendario, no me lo pensé dos veces. El Seat 600 con el que batimos el Record Guinness hace unos meses en el Circuit de Barcelona-Catalunya estaba con todo al día, pero dado que tenía más de un Seat clásico en el garaje y podía elegir, ¿por qué no dar un poco de guerra con mi Seat 128 3p 1430 de 1978 y celebrar por mi cuenta sus 40 añazos? 

Seat Festival 2018

Así que había que aprovechar para ir bien acompañado. Además, otro de los alicientes (yo no necesitaba más excusas, la verdad) era rodar en circuito, así que mejor hacerlo con los 77 CV de un coche en el que en los papeles pone "Seat 128 'deportivo'" -por la traducción de 'Sport', en inglés- que con los 25 CV de mi 'pelotilla', ¿no?

Una verdadera fiesta en familia

Para los que hemos crecido entre carreras, el Circuito del Jarama es la parte más divertida de nuestra 'casa'. Y si a eso le unes la pasión de tantos de los que siempre hemos tenido en el garaje uno (o más) Seat, pues raro es que el buen ambiente de un día así no se haga notar nada más llegar al mítico trazado madrileño. 

Ya en el aparcamiento reservado para los clásicos dentro del recinto, uno podía disfrutar de diferentes secciones: Seat 1400 y 1500, Seat 600 -tradicionalmente, los más numerosos, pero esta vez superados por los Seat 124 y sus variantes Seat 1430, y 124 Sport-), Seat 850 (normal, cuatro puertas, Coupé, Spider), Seat 127 y Seat Fura...

Participamos en el Panda Raid 2018

Y otros, entre los que se encontraban los Seat 131, Seat 132, Seat 133, los Seat Panda y Seat Marbella, los también populares y ya buscados Seat Ibiza, Seat Málaga, Seat Ritmo y Seat Ronda y, cómo no, los cada vez más buscados, por escasos, Seat 1200/1430 Sport ('Bocanegra') y Seat 128 3p en sus variantes 1200 y 1430.  

Seat Festival 2018

El Seat 1400 Cabrio descapotado por Serra fue, sin duda, una de las unidades más bonitas y exclusivas del Seat Festival 2018

Los Seat Ibiza y Seat León Cupra tenían pase especial fuera cual fuera su año de fabricación, en un intento de tocar la fibra de los aficionados con alma más 'racing' ante el lanzamiento de la nueva Cupra como marca independiente. Y precisamente, para ellos y para todos, exhibición de dos bólidos de la antigua Fórmula Seat 1430, con sus pilotos de entonces a los mandos: Fermín Vélez y Salvador Cañellas

Seat Festival 2018

Mirases donde mirases, todo era digno de pararse a hacer unas fotos y comentar la jugada con los demás aficionados, sus coches, sus soluciones caseras para reparar esto o aquello... 

Algunos apenas habíamos recorrido 50 km para la cita; pero en otros casos, el cementerio de mosquitos que traían en el parabrisas delataba que habían recorrido media España para disfrutar de esta reunión de amigos de la marca, con estas mecánicas tan sencillas y conocidas por tanta gente y durante tantos años, algo de lo que pocas firmas automovilísticas (casi ninguna) puede presumir en este país.  

Orgullo de marca... y de aficionados a ella

"Esto es para los aficionados, para todos los que se sientan orgullosos de nuestra marca", nos comenta Pablo Cofán, el jefe de Prensa de Seat España. A pocos metros, Fernando Salvador, el director de Comunicación de la firma española, nos lo corrobora con palabras y con hechos. "Queríamos organizar un evento para disfrutar como apasionados de la marca... y en familia", recalca en cuanto se baja de su propio clásico, con el que ha llegado al Jarama: un flamante Seat 124 Sport 1800 (la versión coupé del popular modelo) apodado 'El Señorito'. 

En una carpa (echa un vistazo a la galería), una pequeña pero selecta representación de la nave-museo A122 que la marca ha ido acondicionando en las antiguas instalaciones de la Zona Franca de Barcelona: el Seat 600 'n' más antiguo de la colección (y el mejor que podrás ver junto a la penúltima unidad fabricada, un Seat 600 L Especial 'Extras' que también está en su poder y algunos privilegiados hemos conducido); un Seat 1400 B; un Seat 1500; un 850 normal nunca matriculado (que probé cuando conduje la gama entera del ocho y medio con motivo del medio siglo del modelo); un 127, la unidad de Seat 1200 'Bocanegra' con el que participé hace años en el Rally Hamburgo-Berlín organizado por AUTO BILD; el Seat Ronda Crono 2000 con el que tantas veces nos hemos batido la chapa en distintos Rally Costa Brava; los chasis número 1 del Seat Marbella y del Seat Ibiza I; un Seat 132, su 'sucesor' Málaga como tope de gama a finales de los años 80... por no hablar de los rarísimos Seat 131 Panorama (familiar) con motor 1600 y el Seat 131 con mecánica de 1800 cc. 

Uno de los culpables de que existan estas joyas y algunas hayan sido restauradas (las que lo requerían) de una forma tan impecable es Isidre López, el responsable del departamento de Coches Históricos. Es otro de los amigos de la gran familia Seat. "Aunque contabilizar los asistentes o el número de personas que prueba la gama actual en esta carpa, es difícil calcular el retorno económico de todo esto, porque lo que aquí se busca es un retorno pasional y estamos muy contentos", nos cuenta. Y visto el ambiente, nos lo creemos. ¡Y aún queda mucho día! 

Al volver, miro de reojo el cacharreo de los puestos... y sucumbo a la réplica a escala 1:43 de un Seat 600 de la travesía africana que unos jóvenes aventureros lograron culminar contra todo pronóstico en 1971... y cuyo libro me acabo de leer hace unos días. ¡Sacadme de aquí o el sueldo de este mes peligra!

50 años del Seat 124

A media tarde, en la carpa principal, el swing se interrumple para celebrar dos cumpleaños, con tarta y todo, muy especiales: el 68 aniversario de Seat y los 50 años del Seat 124, la berlina de referencia que sustituiría a los 1500 y que tendría luego como hermano mayor de gama el 1430, así como las versiones potenciadas (1600, 1800, 2000), coupé Sport, con motores 1600 y 1800... y daría paso después a los 124 de faro rectangular y a los 131 y 132 como berlinas superiores dentro del catálogo de Seat.  

Seat Festival 2018

De izquierda a derecha: Fernando Salvador (director de Comunicación de Seat) sopla las velas de la tarta junto a Mikel Palomera (director general de Seat España) e Isidre López, responsable de Seat Coches Históricos. 

Prueba Seat 124: un señorito potenciado

Seat Festival 2018

Este modelo, cuyo recuerdo de la unidad "un millón" también estaba reproducido a escala en una réplica a pedales (junto a los Seat 600 de arriba y este Ibiza actual), fue un auténtico éxito y se pudo ver muchísimos en las carreteras españolas... y en ese I Seat Festival y Familia 2018

Y de postre, salida a pista

Llega uno de los momentos más esperados, cuando los inscritos podemos dar unas vueltas, en dos tandas, al Circuito del Jarama. Capós abiertos, estárter fuera, trucos de última hora (cada clásico es como un ser vivo que hay que mimar mucho para que funcione bien)... ¡Brooom!  

Seat Festival 2018

Los comisarios van dando la salida a los participantes. Los Seat 600 se toman su tiempo y desde el paddock llama mucho la atención cómo circulan en paralelo hasta cuatro unidades y la manera en la que suben la rampa Pegaso todos a la vez como si fuera una serpiente de mil colores. 

Los 124, en su mayoría, con notas racing de la época (aletines, ruedas más anchas, llantas de aluminio, volantes deportivos), corren bastante más. Y en el grupo "Otros Seat", en el que estamos nosotros, compartes pista con lentísimos Seat 133, pesados 131 y 132 2.200 diésel, Seat Ibiza más o menos veloces (según sean 1200 'Junior', 1.5 CLX o 1.5 SXI, por ejemplo)... 

Historia del Circuito del Jarama

En principio es un desfile, pero oye, si no te picas un poco tú con el resto, es tu hijo de 5 años, desde su sillita infantil el que te dice pegando botes: "¡Papá, yo creo que a esos podemos adelantarlos!". Y entre eso y que estamos chupándonos mucho humo negro de uno de los 132 de gasóleo, pues decido apretar un poco y retransmitir la jugada: mis dos acompañantes han estado en el circuito muchas veces, pero nunca han rodado dentro, por lo que están sorprendidos con la dureza de la frenada a final de recta (aunque sólo lleguemos a 140 km/h y en cuarta), lo complicado que es hacer bien las eses del Supersiete en la zona de Le Mans, lo dura que es la subida de Pegaso, lo sutil que resulta trazar bien en un coche sin preparar en la zona de la hípica, la velocidad que se coge en la temida bajada Bugatti, lo que cuesta volver a remontar hasta las últimas curvas de doble vértice... y, como no, lo que escupe hacia el exterior la última curva (antes, del túnel; ahora llamada María de Villota) cuando la pasas fuerte para encarar la recta de meta. 

Aunque llevamos el motor 'gordo' del Seat 128, 1438 cc de 77 CV, compartimos bloque 'catorce treinta' con muchos modelos (otros 128, algunos 'Bocanegra', 131 L, Ritmo y Ronda...), por lo que, aunque nunca hay dos clásicos iguales ni en cuanto a estética ni en cuanto a estado de conservación, es fácil ir adelantar a la mayoría, sin forzar, a poco que traces correctamente para aprovechar todas las ventajas del siempre técnico y traicionero Jarama. 

Un millón de experiencias...

Llegamos a boxes con el tiempo justo de despedirnos de más amigos y conocidos, de revisar la mecánica y de evaluar el estado del nuestro Seat. Las excursiones por los pianos -que tanto agradecían mi copi y mi menudo pasajero- no han dado al traste con ninguno de los bonitos tapacubos cromados originales que le puse al coche a última hora, pero el alternador, que ya estaba para cambiar, carga demasiado la batería y me he quedado sin luces de cruce, así que habrá que salir antes de que oscurezca y su uso sea obligatorio.

Galería I Seat Festival 2018

La verdad es que, con tantas actividades y tantas emociones, el día se ha pasado volando. Lo hemos pasado genial y el coste real al llevar nuestro propio clásico ha sido irrisorio (para colmo, mientras escribo estas líneas, un SMS en el móvil se chiva de que, según lo prometido a los participantes, la organización ya me ha devuelto los 15 euros de la preinscripción).

Pero la mejor noticia es que desde Seat quieren que este primer Festival sea tenga continuidad y cada año, a cita se celebre en uno de los muchos lugares emblemáticos para el mundo del motor que hay en España, para que cada vez sean más los forofos de la marca los que puedan vivir una experiencia tan divertida como esta. ¿Quién se apunta a la próxima? 

Lecturas recomendadas