Skip to main content

Reportaje

Motor

Coches solo para quien tiene el dinero por castigo, Bugatti Chiron

Coches solo para quien tiene el dinero por castigo, Bugatti Chiron

“Si es comparable, ya no es un Bugatti”.

Hay coches que, desgraciadamente, solo pueden comprar aquellos que tienen dinero por castigo. Grandes estrellas de la música, famosos actores de Hollywood, deportistas de élite y demás celebridades. Uno de esos coches es el Bugatti Chiron.

La primera vez que pudimos ver el Bugatti Chiron fue en 2016, en el Salón de Ginebra. Se presentó con una difícil misión: reemplazar al Bugatti Veyron, el hiperdeportivo más potente y tecnológico fabricado en Molsheim, el primer coche en superar la barrera de los 400 km/h y una cifra de potencia de cuatro dígitos. 

Para lograrlo, el Veyron recurría a una impresionante mecánica compuesta por un bloque de nada menos que 16 cilindros, dispuestos en W, 8.0 litros de cilindrada y cuatro turbocompresores, que entregaba 1.001 CV y 1.250 Nm de par. Esto le permitía pasar de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y alcanzar los 408 km/h

 

Bugatti tenía que superar todos los registros del Veyron con el Chiron. Y lo consiguió. El coche desvelado en Ginebra era revolucionario y más avanzado en todos los aspectos que su antecesor. 

Capaz de superar los 490 km/h, el Chiron se convirtió en el coche de producción más rápido del mundo y sin recurrir a ningún tipo de electrificación. Su precio también estaba a la altura: 2,4 millones de euros

Coches solo para quien tiene el dinero por castigo, Bugatti Chiron

Desde que se creó la marca en 1909, los coches de Bugatti se rigen por una máxima de su fundador, Ettore Arco Isidoro Bugatti: “Si es comparable, ya no es un Bugatti”. 

Todos los coches fabricados por Ettore, desde el Type 13 en 1907 (antes de la fundación de la marca), siguen esa filosofía: ser el mejor coche, utilizando la mejor tecnología posible. 

Por supuesto, el Bugatti Chiron no se queda atrás. Inspirado en el legendario Type 57 SC Atlantic de 1936, el diseño es casi una obra de orfebrería. Todo se centra en la aerodinámica, en el estudio del flujo del aire y en que todo en el vehículo sirva para mantenerlo pegado al suelo. Así, se consigue rozar los 500 km/h. 

Cuenta con un alerón que se despliega a 180 km/h para mejorar la caga aerodinámica y un labio delantero que modifica su posición para crear una suerte de fondo plano, además de una altura que se rebaja al activar el modo de velocidad.

Gracias al uso extensivo del carbono o el titanio para reducir peso, los pequeños detalles cobran especial relevancia. Por ejemplo, un insignificante tapón de la rueda que pesa 2,5 gramos llega a los 7,5 kg cuando se alcanzan los 430 km/h, mientras que el sensor de presión, de 131 gramos, se transforma en 130 kg.

Dos meses para construir un Chiron

Coches solo para quien tiene el dinero por castigo, Bugatti Chiron

Por dentro, el Bugatti Chiron muestra un diseño sencillo y minimalista, donde el lujo es el principal protagonista. El cuidado por la calidad de los acabados es magistral, con el empleo del mejor cuero, fibra de carbono y aluminio. 

La consola central agrupa los controles de la climatización en una fina barra de fibra de carbono, junto a una palanca de cambios convencional. La instrumentación también es sencilla, compuesta por un velocímetro analógico en posición central que marca 500 km/h.

La instrumentación está flanqueada por dos pantallas TFT que proyecta información relevante sobre la conducción y el sistema de información y entretenimiento, además de un potenciómetro. 

Tal es el cuidado que la marca francesa puso en la construcción del Chiron que se necesitaron dos meses para que un grupo de 20 personas ensamblara cada una de las 500 unidades fabricadas. 

Una obra de arte de la ingeniería

Coches solo para quien tiene el dinero por castigo, Bugatti Chiron

Estéticamente, el Bugatti Chiron llama la atención desde cualquier ángulo. Pero nada de eso serviría de nada si bajo toda esa estructura no hubiera una mecánica a la altura. El motor es una evolución del que ya utilizó el Veyron, si bien el coche es completamente nuevo. 

Está construido sobre un chasis monocasco de fibra de carbono igual de rígido que el emplean los prototipos de Le Mans y monta un motor W16 de 8.0 litros con cuatro turbocompresores mediante un sistema twin-scroll

Los turbos desatan la potencia a través de un actuador eléctrico de manera casi instantánea. Además, cuenta con un nuevo sistema de escape, gestión electrónica y admisión de fibra de carbono. 

El resultado es un motor que entrega una potencia de 1.500 CV a 6.700 vueltas y una escalofriante cifra de par de 1.600 Nm, entre las 2.000 y las 6.000 rpm. Toda esta potencia llega a las cuatro ruedas, a través de una caja automática de doble embrague y siete relaciones

Coches solo para quien tiene el dinero por castigo, Bugatti Chiron

Hablemos de números: el Chiron acelera de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos (no mejora al Veyron) y hace el 0 a 300 km/h en 13,5 segundos. Su velocidad máxima está autolimitada a 420 km/h, pero es capaz de superar los 490 km/h, como ya hizo en 2019 en el circuito de pruebas Ehra-Lessien. Es decir, deja al Veyron muy atrás. 

Para lograr estos números, además de todo el despliegue mecánico, calza unos neumáticos Michelin diseñados específicamente para el Chiron, con unas medidas 355/25 R21 para el eje trasero y 285/30 R20 para el eje delantero.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el hiperdeportivo francés no es un coche ligero: pesa casi 2.000 kg. Así que, para frenar casi dos toneladas que se mueven a más de 400 km/h hacen falta unos buenos frenos. Delante monta unos discos de 420 milímetros con pinzas de ocho pistones de titanio.

Ediciones especiales del Bugatti Chiron

Coches solo para quien tiene el dinero por castigo, Bugatti Chiron

La producción del Bugatti Chiron se limitó a 500 unidades, cada una de ellas a un precio inicial de 2,4 millones de euros. 

Como ya ocurrió con el Veyron, Bugatti ha realizado sucesivas ediciones especiales del Chiron, como el Chiron Sport, el Chiron Super Sport 300+ (limitado a 30 unidades a 3,5 millones de euros), el Chiron Sport 110 Ans, con motivo del aniversario de la compañía y el Chiron Pur Sport (30 unidades a 3 millones de euros).

En definitiva, un coche solo para gente que le sobra el dinero y que el resto de los mortales solo pueden ver en la pantalla de su ordenador. 

Bugatti Chiron

Bugatti Chiron
Ver todas las versiones

Etiquetas:

Hiperdeportivos

Y además