Reportaje

Los coches de los presidentes de Estados Unidos

Ricardo G. Rubio

08/11/2016 - 13:30

El coche de Barack Obama, también llamado 'Presidential Limousine', 'Cadillac One' o 'La Bestia', ha sido estos años el Cadillac DTS modificado por el departamento de estado y General Motors, creando un coche prácticamente indestructible. Se trata del último de una lista con más de un siglo de vehículos al servicio de los presidentes de Estados Unidos y que se completará con el nuevo modelo que ya está siendo desarrollado.

El presidente de EEUU, Barack Obama, pisó suelo español por primera vez hace unos meses. También lo hizo uno de los vehículos más alucinantes sobre la faz de la tierra: el coche del presidente de EEUU, el conocido como ‘Cadillac One’. También se le conoce como ‘La Bestia’ y te aseguro que tras leer todas sus cualidades, no te parecerá un adjetivo nada exagerado.

VÍDEO, así es el Cadillac del presidente Obama:

La tradición del coche presidencial del presidente de los EEUU se remonta a más de 100 años, desde que William Howard Taft adquirió un Cadillac Model G como coche presidencial. Un siglo más tarde, Barack Obama sigue moviéndose en un Cadillac, pero poco o nada tiene que ver con aquel primer coche presidencial.

No te lo pierdas: probamos el Maybach S 600 Guard de Angela Merkel

A varias generaciones de europeos les resulta más que familiar el avión presidencial Air Force One, a la mayoría de ellos por las películas de Hollywood. La que ya no resulta tan conocida es la 'Presidential Limousine' -así llamada por General Motors- o limusina de Obama, posiblemente el coche más seguro del mundo. Y eso que ya tiene un siglo de vida. Los americanos lo llaman informalmente 'Cadillac One'. El último es el Cadillac presidencial en el que se ha desplazado Barack Obama en sus viajes terrestres. Se trata de una auténtica fortaleza con traje de gala.

Vídeo: Así se fabrica un coche blindado

El coche de Barack Obama es un 'bunker' cuyas prestaciones se ven lastradas, ya que la máxima prioridad es optimizar la seguridad a bordo: una velocidad máxima de 100 km/h (similar a la de un tanque Leopard), con un consumo aproximado de 30 litros a los 100 kilómetros. En cualquier caso, el combustible está a buen recaudo, ya que el depósito también está blindado.

Lo que más le penaliza es el peso procedente del blindaje. Valga como ejemplo el grosor de las puertas, similares a las compuertas de un avión Boeing 747. La carrocería, hecha de acero reforzado, aluminio, titanio y material cerámico, está diseñada a prueba de bombas y resistiría el impacto de un misil. Al fin y al cabo, dispone de 8” (unos 20 centímetros) de blindaje.

1961: El presidente Kennedy -el año de su nombramiento-, en su Cadillac Fleetwood de visita por Canada.

1961: El presidente Kennedy -el año de su nombramiento-, en su Cadillac Fleetwood de visita por Canada.

Este grosor no tiene precedentes en un vehículo oficial. De hecho, los entendidos comentan que 0,5” son suficientes para repeler un proyectil Magnum 44, y 1,5” detienen un ataque con rifles militares de asalto. Pero no sólo la carrocería supone una rémora de cara a las prestaciones. El propio chasis y la suspensión del Cadillac DTS de Obama están basados en los del camión Chevrolet Kodiak.

Para soportar semejante peso, monta unos neumáticos Goodyear Regional RHS y llantas de 19,5”, más propios de camión que de berlina. Además, ni Barack Obama ni su equipo de seguridad a bordo del Cadillac DTS tienen que temer por un pinchazo. La 'Presidential Limousine' está dotada con gomas de tecnología Run Flat antipinchazo, a lo que hay que añadir el refuerzo de Kevlar que lleva incorporado, tal y como si de un chaleco antibalas se tratase. Pero es que, además, el tren de rodaje del vehículo está preparado para que el vehículo circule pinchado, o incluso sin alguna rueda... y sin notarlo.

Exteriormente, la limusina de Obama toma elementos del precedente DTS que transportaba al anterior presidente George W. Bush y comparte otros, como los faros de xenón, con el Cadillac Escalade (delanteros) y el STS (traseros). Por su parte, el interior combina lujo, seguridad y tecnología. Al no existir fotos interiores conocidas, se han multiplicado los comentarios con información filtrada acerca del sorprendente equipamiento a bordo, casi de ciencia ficción.

Dicen las malas lenguas que dentro del coche de Barack Obama, el Cadillac DTS, viajan permanentemente varios litros de sangre del presidente, por si hubiese una emergencia... Además, los escoltas del presidente tienen un buen arsenal de defensa que incluye armas de varios calibres y gases lacrimógenos. En cualquier caso, y como la mejor defensa es un buen ataque, el coche presidencial está protegido contra cualquier ataque químico o radiactivo.

El coche de Barack Obama es prácticamente invulnerable, incluso en sus conversaciones con el exterior. El vehículo tiene un sistema de comunicación cifrada que protege a sus ocupantes de oídos indiscretos. Casi nada...

¿Y cómo se ve el futuro? No se conoce nada del sucesor del "The Beast". Solo se han filtrado algunas imágenes de una limusina camuflada con grandes ruedas. Lo que sí es cierto es que GM está probando en su circuito el que será el coche del futuro presidente (o presidenta). Probablemente, sus formas se orientarán al Cadillac CTS o CT6. Según el Servicio Secreto, el actual es "el coche más seguro del mundo", de modo que no lo tienen fácil para superar el listón.

A principios de 2016, Obama confirmó que ya están trabajando en ello. Las primera fotos oficiales podrían salir a la luz en enero de 2017, en el inicio de la legislatura de quien suceda a Obama. Hasta el 8 de noviembre no sabremos si en la nueva "Bestia" se sentará Donald Trump o Hilary Clinton.

Todos los cohes del presidente de EEUU

  • William McKinley - Stanley Steamer
  • Theodore Roosevelt - Stanley Steamer
  • William H. Taft - Cadillac Model G
  • Woodrow Wilson - Cadillac Type 57
  • Warren G. Harding - Packard Twin-Six
  • Calvin Coolidge - Lincoln Limosine

1923: Calvin Coolidge continúa con el ‘Cadillac One’ como coche presidencial.

1923: Calvin Coolidge continúa con el ‘Cadillac One’ como coche presidencial.

  • Herbert Hoover - Cadillac Limusina
  • Franklin D. Roosevelt - Lincoln Sunshine
  • Harry S. Truman - Lincoln Continental
  • Dwight D. Eisenhower - Cadillac Eldorado

1942: Eisenhower, ante el Cadillac Sedan que utilizaría para sus viajes en Londres.

1942: Eisenhower, ante el Cadillac Sedan que utilizaría para sus viajes en Londres.

  • John F. Kennedy - Lincoln Presidencial
  • Lyndon B. Johnson - Lincoln Presidencial
  • Richard Nixon - Lincoln Presidencial
  • Gerald Ford - Lincoln Continental
  • Jimmy Carter - Lincoln Continental
  • Ronald Reagan - Cadillac Limusina

1982. El Cadillac de Ronald Reagan

1982: El Cadillac de Ronald Reagan, en la puerta de su domicilio familiar.

  • George H. W. Bush - Lincoln Town Car
  • Bill Clinton - Cadillac Fleetwood
  • George W. Bush - Cadillac DTS
  • Barack Obama - Cadillac Presidencial

Coches reales, no presidenciales

El Rey con el presidente de Daimler

El Rey, con Dieter Zetsche, presidente de Daimler, en la entrega de un Maybach 57 S en 2006.

En España no existe un coche presidencial como tal, aunque en los últimos años, un Audi A8 blindado se ha convertido en el vehículo en el que siempre se mueve el jefe del estado.

Coche guardia real

Cadillac de la Casa Real.

Donde sí existe una mayor tradición de coches de Estado es en la Casa Real. No solo se aglutinan joyas de la automoción que pertenecen a Patrimonio Nacional o a la Guardia Real, como el Rolls-Royce Phantom en el que se casó el Rey Felipe VI, sino también regalos de fabricantes de automóviles de lujo que, de esta manera, consiguen asociar sus valores de marca con personalidades del más alto prestigio y rango protocolario.

Fotos: fabricante, Wikimedia Commons, AUTOBILD.ES

Lecturas recomendadas

Todo sobre Cadillac

Cadillac

Modelos de Cadillac más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Más de Especial coches de famosos