Reportaje

Jaguar ayudará al Boodhound a batir el récord de velocidad

Noelia López

21/05/2015 - 11:22

Jaguar ha anunciado que ayudará al Bloodhound SC a batir el récord mundial de velocidad sobre tierra. El prototipo intentará superar la velocidad de 1.000 millas por hora (1.600 km/h). Los dos coches compartirán colores.

Jaguar ayudará al Bloodhound SSC a batir el récord de velocidad del mundo. Lo hará con una versión del Jaguar F-Type R con tracción total que acompañará al prototipo en su intento por convertirse en el coche más rápido de la tierra. 

Un Jaguar F-Type R AWD pintado con los colores azul y naranja metálico que decoran al Bloodhound servirá de coche de apoyo en la prueba que se celebrará en Sudáfrica dentro de unas semanas.

Pero la colaboración entre ambas entidades va más allá del apoyo logístico. Jaguar ha cedido algunos elementos de sus motores para el desarrollo de la mecánica del Bloodhound. Entre otros intercambios, la marca británica ha cedido parte de la tecnología que utiliza el motor V8 de cinco litros y la han utilizado para el desarrollo de la bomba de combustible que impulsa al cohete.

En este vídeo, puedes ver al Jaguar F-Type divertirse junto al Bloodhound SSC:

Bloodhund SSC, el coche más rápido del planeta

Si ya te has fijado en las fotos del Bloodhound SSC, con lógica habrás pensado que se trata más bien de un cohete que de un vehículo terrestre. Sin embargo, esta es precisamente la forma que le tienes que dar a tu prototipo si con él pretendes llegar a batir el récord de velocidad sobre tierra en 2014, una marca que lleva desde 1997 establecida en los 1.227,986 km/h que alcanzó el Thrust SSC. Las siglas SSC indican, en inglés, Super Sonic Car, dado que en ambos casos se trata de vehículo capaces de superar la velocidad del sonido, que a la altura del mar y a unos 20ºC se encuentra en 1.234,8 km/h.

Varios de los protagonistas en el récord de velocidad sobre tierra de 1997 vuelven a la carga con este nuevo SSC, puesto que Richard Noble es de nuevo el director de todo el equipo y el piloto de la fuerza aérea, Andy Green, se encargará de que nadie más que él mantenga el honor de ser el único hombre en batir la velocidad del sonido en el suelo. Además de una historia de amor con los récords que ya dura varias décadas en ambos casos, esta vez, se puede hablar de todo un Proyecto Bloodhound, puesto que el consorcio creado en torno a este reto lleva ya varios años de recorrido con estudiantes de escuelas e institutos técnicos de todo el Reino Unido.

Vídeo: qué se siente en el interior del Bloodhound

De hecho, el Proyecto Bloodhound nació dentro de las instituciones educativas británicas, desde donde está recibiendo uno de sus mayores patrocinios con el objeto de incentivar a los jóvenes estudiantes a que opten por desarrollar sus carreras en el mundo de la ciencia, la tecnología y las matemáticas. ¿Y qué mejor manera de motivar a los jóvenes talentos británicos que hacerles partícipes de un hito técnico que quedará para siempre registrado en los libros de historia? En las entrañas del Bloodhound SSC o, mejor dicho, ocupando la mayor parte de todo lo que hay debajo de su carcasa de cohete, se esconden tres propulsores diferentes, pero el mayor de todos ellos es un gigantesco motor Rolls-Royce EJ200.

Ni qué decir se trata que su construcción no corre a cargo de la división de coches de la histórica empresa británica, sino de la que se encarga de producir motores de avión, en este caso, a reacción. De hecho, se trata básicamente de la misma turbina que impulsa el caza Eurofighter. El encargado de la adaptación del EJ200 es Colin Smith, director de ingeniería y tecnología en Rolls-Royce, que además está prestando su apoyo técnico al Proyecto Bloodhound en uno de sus desafíos técnicos más importantes: la admisión de aire a la altura del suelo.

Hasta 56 miembros de Rolls-Royce están prestando asistencia técnica a esta iniciativa, que no es la primera de esta firma británica que lleva desde los años 30 del Siglo XX siendo partícipe de alguna manera del mundo de los récords de velocidad. El primero en lograr uno para Rolls-Royce fue nada menos que Sir Malcolm Campbell Bluebird, con sun Type R ‘Bluebird’ y así hasta hoy.

Los datos del Bloodhound SSC

El jet EJ200 ofrecerá al Bloodhound SSC hasta 90 kN de empuje, pero no es el único propulsor del que está equipado este vehículo de tierra supersónico, puesto que también lleva un pequeño propulsor Cosworth para poder moverse en sus maniobras a baja velocidad y, además, un cohete con el que obtener los 120 kN adicionales necesarios para superar la velocidad del sonido sobre tierra.

Entre los tres, la fuerza total de impulso se sitúa en 21 toneladas. Pero hay muchas más cifras de récord en el Proyecto Bloodhound. Las ruedas tendrán que rodar unas cuatro veces más rápido que las de un F1, solo la llanta pesa unos 95 kg, aunque están hechas de aluminio sólido, que se espera aguante las 10.200 rpm que generará unas 50.000 fuerzas G en la perpendicular al suelo. El Bloodhound pesa 7,5 toneladas, pero la suspensión está pensada para soportar 30 toneladas debido a las grandes velocidades que deberá aguantar.

El fondo del Bloodhound SSC está completamente hecho de acero –el único material que puede soportar la abrasión de la arena del desierto a 1.500 km/h- y la carrocería están pensada para soportar hasta 12 toneladas de presión por cada metro cuadrado, ya que cuando esté haciendo sus intentonas de récord esa será la fuerza contra la que romperá el aire sobre ella.

El parabrisas es muy similar al que se monta en el Eurofighter y puede soportar el impacto de un pájaro de 800 g a 1.600 km/h. Muy cerca del habitáculo donde Andy Green tratará de batir el récord del mundo de velocidad la temperatura rondará los 150ºC. Como sucede con los aviones, el Bloodhound tiene un sistema compuesto de frenos, los flaps ofrecen hasta 6 toneladas de fuerza de frenado y los paracaídas, otras 9 toneladas. En total, Andy Green soportará aceleraciones entre +2G y -3G, es decir, como frenar en 100 km/h cada segundo de desaceleración, lo que en casi todos los manuales de física se define como un choque en toda regla.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches