Skip to main content

Reportaje

10 preguntas sobre sillas de coche que se plantean (o deberían) todos los padres

Sillas a contramarcha

La Dirección General de Tráfico responde...

La seguridad y el bienestar de su hijos es la preocupación primordial de cualquier padre o madre. Lo debe ser también en coche, a pesar de que todavía hay padres que permiten que sus hijos viajen sin un sistema de retención adecuado a su edad y peso.

Son los menos, afortunadamente, pero hay ocasiones en las que los progenitores creen estar protegiendo a sus hijos y, por desconocimiento, cometen errores que pueden ser fatales.

Para evitar algunos de ellos, la DGT responde a 10 preguntas sobre las sillas de coches que se plantean (o deberían hacerlo) todos los padres:

1. ¿Cuándo tengo que cambiar a mi hijo al siguiente grupo? 

En el momento en que la cabeza del niño sobresalga del respaldo del SRI o supere el peso indicado por el fabricante. 

Las sillas de grupo dejan un margen de varios kilos en los que un niño puede viajar en un grupo o en el siguiente. Siempre y cuando no supere el peso o la talla, es mejor alargar el momento de dar el paso. Lee siempre la etiqueta de homologación.



2. ¿Hasta cuándo debe viajar en sentido contrario a la marcha?


La DGT recomienda que el menor viaje en sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible y, como mínimo, hasta los 15 meses, siguiendo siempre las instrucciones del fabricante de la sillita.

Las sillas de grupo permiten que los niños pasen a viajar de frente cuando alcanzan los 9 kilos. Legalmente es así, aunque los expertos advierten que no es nada aconsejable. Las sillas i-Size obligan a ir a contramarcha como mínimo hasta los 15 meses; las hay que permiten que el niño viaje de espaldas hasta los cuatro años.

 

3. ¿Es mejor un SRI con sistema Isofix o es igual que uno anclado con el cinturón de seguridad?


Son igual de seguros, siempre que la instalación sea correcta. El Isofix reduce la posibilidad de errores en la instalación.



4. Si el asiento más seguro para instalar la sillita es el central trasero, ¿por qué no tiene Isofix?


Depende del diseño de los asientos traseros y de cada fabricante de automóviles. Hay modelos que ya poseen anclajes Isofix en este asiento, pero la gran mayoría tampoco tiene cinturones con tres puntos de anclaje en dicho asiento.

Tampoco es fácil encontrar coches en los que quepan tres sillas.



5. ¿Qué excepciones hay para, por ejemplo, poder llevar niños en el asiento delantero?


La Ley fija tres excepciones en las que se permite que los niños viajen en el asiento del copiloto:

  • Que el vehículo no disponga de asientos traseros
  • Que las plazas traseras ya estén ocupadas por menores con sus correspondientes SRI
  • Que no sea posible la instalación en los asientos traseros de todos los sistemas de retención infantil necesarios

6. ¿Hasta cuándo van a convivir las dos normativas existentes?


Hasta ahora, las sillitas se clasificaban en grupos según el peso del niño (0, 0+, 1, 2 y 3), normativa R44. En 2013 entró en vigor la normativa I-size, clasificación que se basa en la altura del niño. Ambas normas han convivido, pero desde este año ya no pueden fabricarse sillas que no cumplan la norma I-size, aunque sí se pueden seguir utilizando las sillitas con homologación R44.

En este enlace puedes ver las diferencias entre ambas normativas.

 
7. ¿Es de verdad recomendable que vayan en sentido contrario a la marcha?


Sí, se reduce cinco veces la probabilidad de sufrir lesiones graves en un accidente. En caso de impacto, a contramarcha se redistribuye mejor la carga y se reducen los movimientos de la cabeza en relación al frágil cuello del niño.



8. ¿Puedo llevar la sillita en el coche aunque no lleve al niño?


Sí, pero debe ir siempre sujeta con el cinturón del vehículo abrochado, o con el anclaje Isofix, para evitar que salga despedida y se convierta en un proyectil para los ocupantes del coche.



9. ¿Se puede utilizar una sillita que haya sufrido un impacto?


Lo aconsejable es sustituirla, reduciendo el riesgo de llevar una silla que no esté en perfecto estado (daños en las guías del cinturón, en los arneses, micro-roturas…).



Esta es una de las razones por las que la DGT desaconseja comprar sillas de segunda mano.

10. ¿Los SRI caducan?


Con el paso del tiempo, las sillitas pierden eficacia debido a su uso, a la temperatura interior del coche o a la pérdida de las propiedades de los materiales. Algunos fabricantes establecen un período máximo recomendable de utilización de sus dispositivos.
 

Lecturas recomendadas