Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Toyota C-HR 180H: justo el que necesitaba

Prueba Toyota C-HR 180H
Nota

8

El Toyota C-HR por fin ofrece una potente variante de 184 CV en su gama, que debe ser tu elegida. Ponemos a prueba el Toyota C-HR 180H.

Se puede decir que ha llegado tarde, pero al menos ha llegado. La gama del Toyota C-HR nació huérfana de alternativas al modesto motor de 122 CV, único disponible durante mucho tiempo, pero eso ya es historia. La marca japonesa ha elevado la apuesta con una versión más potente de 184 CV, que tiene toda la lógica y que ofrece más prestaciones y mejores sensaciones de conducción. Ahora toca ver de lo que es capaz de hacer y si realmente ese aumento de potencia y precio que supone merece la pena. Lo bueno es que la llegada de esta variante ha coincidido con el restyling del modelo, así que en esta prueba del Toyota C-HR 180H hay mucha tela que cortar. Entro en faena...  

Para empezar, ¿cómo identificar que se trata del nuevo C-HR? No te será fácil, ya que los cambios son muy ligeros, pero aquí van algunas pistas: en el frontal, los faros se han rediseñado mínimamente y ahora llevan los intermitentes integrados de una forma distinta, con unas luces antiniebla que también varían su ubicación: se sitúan más arriba y en los extremos. Detrás, los grupos ópticos son LED y, si bien siguen sobresaliendo de la carrocería de una forma muy pronunciada, ahora están unidos mediante un pequeño alerón negro. Por cierto, aquí detrás los intermitentes son dinámicos, lo que les da un toque muy especial. 

Prueba Toyota C-HR 180H

Prueba Toyota C-HR 180H

Salto al interior y me encuentro con una calidad más lograda, que se traduce en superficies más blandas y unos ajustes con un aspecto bastante robusto. La actualización 2020 también ha traído novedades en cuanto a conectividad, capítulo donde había mucho que mejorar: por fin los protocolos de conexión de Apple CarPlay y Android Auto se ofrecen de serie, lo mismo que la funcionalidad e-call, con la que se puede pedir asistencia inmediata en caso de una emergencia en ruta. Y por si esto fuera poco, la guinda la pone el sistema de servicios conectados que se ofrecen a través de la aplicación MyT, con la cual te puedes comunicar con el vehículo para planificar viajes desde casa y enviarlos al navegador de a bordo, localizar dónde está aparcado el coche, recibir recordatorios de revisión, e incluso reservar cita en el concesionario de confianza. 

No te pierdas: Toyota C-HR Hybrid 2019: tres razones para comprarlo y una para pensarlo

En tecnología y seguridad, el nuevo C-HR también ha dado un paso de gigante, gracias a la incorporación del Toyota Safety Sense, que incluye el sistema de precolisión con reconocimiento de peatones, el control de crucero adaptativo, la alerta de cambio involuntario de carril con corrección de la dirección, las luces de carretera automáticas y el reconocimiento de señales de tráfico. ¡Todo esto es de serie! En opción puedes pedir, además, el sistema de iluminación adaptativa, el sónar de separación inteligente entre vehículos y la alerta de tráfico cruzado posterior con función de frenado.

Vídeo: Toyota C-HR 2020, actualización y nuevo motor híbrido de 184 CV:

Si hablamos de habitabilidad, la cosa cambia, porque el nuevo C-HR sigue padeciendo los mismos condicionantes de siempre: bien en espacio en las plazas delanteras, pero en las traseras no hay muchos centímetros para las rodillas ni para la cabeza. La cosa no es alarmante, pero sí es cierto que hay modelos de la competencia que lo hacen un poco mejor. En cualquier caso, la ausencia de túnel central es algo positivo para que esa plaza sea algo más cómoda, dentro de sus limitaciones.

Mucha asistencia eléctrica

Con semejante carta de presentación, decido ponerme en marcha. A mi disposición, 184 CV resultantes de la típica combinación de un motor de combustión interna y otro eléctrico. ¿Mejoras? Las hay: la batería es ahora más grande y ofrece una mayor densidad energética, lo que traducido al castellano significa que debería permitirme rodar más tiempo con el motor de gasolina parado. Salgo de un semáforo con una aceleración normal y ¡oh, sorpresa! Sólo me muevo en modo eléctrico. Con el modelo de 122 CV enseguida el motor de combustión se activa.  Al volante, lo que notas es un empuje mucho más notorio que con la versión de 122 CV. Ganas velocidad con una mayor facilidad y todo sin que el nivel de ruido sea molesto (sólo lo es cuando vas con el pie a fondo durante mucho tiempo). La transmisión es de tipo CVT, como en todos los híbridos de Toyota, pero su funcionamiento ha también mejorado.

Al volante, se nota sujeto y da confianza, aunque obviamente no se puede hablar de un comportamiento muy dinámico como tal. Pero sí que responde bien a los cambios de apoyo y la dirección, aunque no ofrece mucha información y es muy asistida, es suficientemente rápida. En resumen, el nuevo C-HR pisa bien y es muy cómodo para hacer viajes de largo recorrido. ¿Consumo? Gracias a que el uso del motor eléctrico en una conducción normal está por encima del 5%, los consumos van a estar en el orden de los 5,8 l/100 km.

Mi Opinión

El motor híbrido de 184 CV ha sido el gran protagonista de esta prueba. El C-HR lo necesitaba para aquellos clientes ávidos de una mejor respuesta al acelerador. Como conjunto, ha ganado en atractivo con un 'restyling' que mejora en puntos sensibles como la conectividad y los asistentes a la conducción. 

Conclusión

Lo mejor

Diseño, Calidad interior, conectividad, sistemas de seguridad

Lo peor

Espacio plazas traseras, dirección muy asistida eléctricamente

Más:

SUV
  • Tipo de Motor

    Híbrido

  • Cilindrada

    1.987 cc

  • Par motor

    190 Nm /4.400 rpm

  • Potencia Conjunta

    184 cv /6.000 rpm

  • Cambio

    CVT

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    0 L

  • Aceleración 0-100

    8,2 s

  • Velocidad máxima

    180 km/h

  • Consumo oficial

    5.2 l/100km

  • Precio

    28.550

  • Garantía

    3 años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Toyota C-HR Todo sobre Toyota C-HR

Y además