Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba del Skoda Octavia RS plug-in hybrid. Ecológico sí, pero... ¿Igual de deportivo?

Prueba Skoda Octavia RS iV
Nota

7

Skoda ha tenido una idea rompedora convirtiendo su Octavia RS, es decir, su berlina más deportiva, en un modelo que ahora también está disponible en versión híbrida enchufable. Lo hemos probado y te contamos cómo se comporta.

Tengo que confesar que estaba deseando poner a prueba el Skoda Octavia RS iV. En primer lugar porque la versión deportiva del Octavia siempre me ha parecido una compra inteligente y, sobre todo, porque me mataba la curiosidad por descubrir cómo es un híbrido enchufable deportivo.

Lo primero que llama la atención es que el coche va algo elevado o, al menos, para lo que acostumbra una versión RS. Otro detalle novedoso en un modelo de Skoda con las siglas RS en el portón es que añade una tapa en la aleta tras la rueda derecha delantera. Efectivamente, estamos ante un híbrido enchufable y es ahí donde se aloja la toma de carga para llenarlo de electricidad. Y como ya habrás supuesto, el Skoda Octavia RS Combi plug-in hybrid es menos bajo de lo habitual porque lleva su correspondiente batería, que tiene 13 kWh de capacidad y le proporciona una autonomía eléctrica de unos 60 km.

Tapa depósito Octavia RS plug-in hybrid

Además, su diseño exterior deja claro que no se trata de un Skoda Octavia cualquiera, ya que cuenta con paragolpes y parrilla específicos, pinzas de freno de color rojo, escapes más prominentes (ojo, son embellecedores. En el caso del RS iV sólo hay una salida real en el lado izquierdo, así que la derecha es pura estética) y el alerón de color negro en el caso de la versión con carrocería berlina. Sí, como en el resto de la gama, también puedes comprar la versión más deportivas en su variante familiar, denominada Combi.

Vídeo: Volkswagen Golf GTI vs Ford Focus ST vs Skoda Octavia RS
 

El motor (o más bien, los motores)

El de combustión es un cuatro cilindros turbo con 1,4 litros de cilindrada, que rinde 110 kW, es decir, 150 CV. A este se suma el motor eléctrico, que rinde 85 kW, esto es, 115 CV, y por tanto, este sistema híbrido entrega en total 245 CV

Motor del Skoda Octavia RS iV

Se trata de un propulsor con una contundencia impresionante. La verdad es que no esperaba menos, teniendo en cuenta el apoyo del bloque eléctrico y que se trata de la versión más deportiva de la gama. Pero reconozco que guardaba ciertas dudas por si lo habían dulcificado en exceso. Por suerte, si le pisas a fondo, se guarda las buenas maneras en un bolsillo y saca su lado más excitante a relucir.

Por desgracia, en general, debido a que esta versión híbrida enchufable del Octavia RS que ponemos a prueba pesa más que la variante normal, eso se nota, sobre todo, en las curvas y en las prestaciones, ya que necesita, según Skoda, 7,3 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, es decir que esta variante híbrida es 0,6 segundos más lenta que el modelo de gasolina, que tarda 6,7 segundos. 

 

Piloto trasero Octavia RS plug-in hybrid

El reparto de pesos está conseguido en este modelo. Este coche pesa 1.700 kilos, de los que solo el 54% recae en el eje delantero, y el 46% en el trasero. Normalmente este tipo de coches van a un 60/40. 

¿Y el consumo? Bueno, la verdad es que durante esta primera toma de contacto hemos recorrido carreteras de montaña y hemos disfrutado más de su buen chasis que de su eficiencia, pero para que te hagas una idea, el gasto medio ha rondado los 7 litros/100 km. Y el consumo eléctrico del ordenador de viaje ha sido de unos 10 kWh/100 km. No obstante, debemos esperar a una prueba en profundidad para contrastar debidamente estos datos.

Lo que debes tener claro es que el gasto de poco más de un litro declarado por la marca sólo es posible lograrlo en un banco de pruebas y no en la vida real. No es una crítica a Skoda, sino que ocurre siempre igual con todos los coches híbridos enchufables, que se benefician de cómo está creado el sistema de homologación de consumos WLTP para poder declarar cifras tan bajas.

¡En marcha!

Cockpit Skoda Octavia RS plug-in hybrid

El ajuste general es muy bueno. Cuenta con tracción delantera y cambio DSG de seis velocidades ( en el resto de la gama RS hay versiones con cambio manual y también con tracción integral). Por cierto, la transmisión me ha resultado un poco lenta para lo que estoy acostumbrado de otros modelos del Grupo VW. Y al comprobar la ficha técnica he descubierto que, efectivamente, su relación de cambio es un poco más amplia que en gasolina.

El coche recupera bien cuando frenas, y la entrada en acción del motor de combustión se produce de una forma fluida sin que el conductor lo perciba. Si le pisas a fondo, puede enervar un poco: aparece repentinamente el apoyo del propulsor eléctrico, el motor de combustión reduce, o no reduce, o de pronto reduce dos marchas de golpe… y además, cuando pisas con cierta efusividad, el ESP se empeña en entrar en escena, aunque el asfalto esté seco. 

Skoda Octavia RS dinámica

Y al acelerar sin tapujos en recta, se nota el mayor peso en el eje trasero, porque el coche da ligeros bandazos y obliga a corregir levemente la trayectoria, algo que uno no espera en una versión RS. En curvas cerradas también sale a relucir su peso. Obliga a corregir más y a tirar más de freno, aunque no llega a ser inseguro, precisamente, porque su ESP está siempre atento. 

En este sentido, hay que decir que este Octavia RS iV no cuenta con diferencial de deslizamiento limitado electrónicamente, un elemento que viene de serie en la variante de gasolina y que es opcional en el TDI. Con él seguramente mejoraría su respuesta.

Otra cosa que no me ha convencido del todo es el sonido en modo Sport. Suena demasiado artificial, excesivo, casi como un motor bóxer que, obviamente, no tiene. Lo bueno es que en el modo Individual puedes poner todos los parámetros en Sport, menos el sonido. 

Palanca del Skoda Octavia RS
 

El peso se nota también en los frenos. Después de llevarlo por carreteras de montaña, con pendientes hacia arriba y hacia abajo, se notan algo fatigados antes de lo que uno consideraría normal en un coche de pretensiones deportivas. Como si estuvieran peleando constantemente contra su elevado tonelaje. No hay que olvidar que la batería pesa unos 250 kilos, y eso no sale gratis. 

 

Un punto a su favor es la dirección progresiva de serie, que resulta suave al maniobrar y precisa si realizas giros enlazados en una carretera revirada.

Así es el habitáculo del RS híbrido enchufable

Ya te he hablado como es su mecánica, cómo se comporta y no he dicho cómo te sientes en su interior. Y este creo que es otro de los grandes puntos a favor de este modelo.

Prueba del Skoda Octavia RS iV

Para empezar, por su estética, con un puntito de picante respecto al demasiado correcto, discreto, diría que incluso soso interior del Octavia normal. Aquí verás que hay pedales de aluminio, tapizados de Alcantara, unos formidables asientos tipo bacquet con tapizado específico negro y rojo, logotipos RS en volante y asientos, iluminación roja... En fin, toda una serie de detalles que dejan claro que no es un Octavia más...

Pero creo que lo bueno es que no pierde la amplitud y comodidad del resto de la gama y eso es importante en un modelo con talante deportivo.

Prueba del Skoda Octavia RS iV

En este sentido es importante que echemos un breve vistazo al maletero. Aquí va montada la batería y, por tanto, le resta algo de espacio al equipaje. Sacrifica nada menos que 150 litros, pero, sinceramente, se puede vivir con ello, porque sigue siendo un compartimento de carga muy aprovechable. Los datos exactos son 490 litros en el caso de la versión Combi y 450 litros en el caso de la berlina.

Pero un dato a tener en cuenta, a diferencia de los otros Octavia, como decíamos antes, es que en el Octavia RS hay un mayor porcentaje del peso que recae en el eje trasero, lo que repercute en su comportamiento.

Conclusión y precio del Skoda Octavia RS iV

No cabe duda de que este modelo es más respetuoso con el medio ambiente y pude ahorrar combustible si se lleva con relajo. Pero las siglas RS son sinónimo de deportividad, y para quien busca un coche de esas características, el sobrepeso de la batería le va a empañar un poco el disfrute cuando quiera lanzarse a una carretera de montaña a hacerse unas curvas. No obstante, no se puede pasar por alto su inmejorable combinación de confort, espacio, maletero y deportividad.

Está a la venta desde ya mismo y su tarifa oficial arranca en los 37.490 euros. Eso sí, este precio no incluye ni descuento promocional ni por financiación. Ofertas que dejan el Octavia RS iV berlina en 32.490 euros. Y si prefieres el familiar, su precio es de 38.190 euros, que se reducen a 32.560 euros con promociones y financiación.

Conclusión

Lo mejor

Vehículo muy polovalente. Menos consumo y emisiones, práctico y deportivo al mismo tiempo

Lo peor

ESP intrusivo. Peso demasiado elevado que influye en su comportamiento y le resta dinamismo. 

Ver otros acabados de Škoda Octavia
  • Precio

    40.540

  • Tipo de Motor

    Híbrido enchufable

  • Cilindrada

    1.395 cc

  • Par motor

    400 Nm / -

  • Potencia Conjunta

    245 cv /6.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    450 L / 1.405 L

  • Aceleración 0-100

    7,3 s

  • Velocidad máxima

    225 km/h

  • Consumo oficial

    1,1 l/100km

  • Garantía

    2 años

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Y además