Skip to main content

Prueba

Prueba: Renault Espace 2.0 dCi. El motor que mejor le sienta

Prueba del Renault Espace 2.0 dCi
Nota

8

La quinta generación del Renault Espace ya no lleva el morro tan inclinado como un monovolumen, sino tan alto como un SUV, y su aspecto general es más aventurero. Renault acaba de implantarle un gran corazón, el motor que mejor se adapta a este tipo de automóvil: un diésel grande y potente que le permite viajar cómodamente. Ya nos hemos puesto al volante, en esta prueba del Renault Espace 2.0 dCi.

No te pierdas: Novedades 2019

Este Renault rinde 200 CV y 400 Nm, lo que permite desplazar relajadamente y sin esfuerzo a este monovolumen. El cuatro cilindros, sencillamente, parece que no está, y cundo aparece, se siente como su estuviera muy lejos. La sensación de confort es muy elevada, porque aquí dentro uno se siente aislado del mundanal ruido y, en general, del mundo exterior.

No te pierdas: probamos otras versiones del Renault Espace

Los 200 CV son suficientes para una aceleración más que correcta (9,2 segundos para pasar de 0 a 100 km/h) y abonarse al carril izquierdo de la autovía con legitimidad. Porque, en esta prueba del Renault Espace 2.0 dCi.me ha quedado claro que ese es su terreno natural. El diésel combina bien con la transmisión de doble embrague. Las marchas fluye suavemente, sin tirones. Incluso en el tráfico de la ciudad, la caja de cambios de seis velocidades cambia con mucha fluidez.

VÍDEO: El Renault Espace en acción

Así que disfrutemos del lujo a bordo: la gran vista en diagonal hacia adelante, porque no se ve ningún pilar de grueso, sino solo dos largueros delgados. Sí es grueso el mullido de los sillones multicolor en el "Initiale París ". Y, por último, esas plazas traseras regias, donde incluso los jugadores de baloncesto pueden estirar las piernas.

Llévate lo que quieras

En el maletero del Espace incluso cabrían las maletas de su equipo: entre 680 y 2.101. Ningún familiar ni SUV  tiene esa capacidad. ¿Por qué se amenaza entonces Renault con su extinción? Comparado con el Volkswagen Sharan -que también está bastante diezmado- le faltan detrás las puertas corredizas.

Y mientras que el deportivo Ford S-Max disfruta de las curvas, estas son más una molestia para el Espace. Además, la suspensión realmente no se maneja bien con el gran tamaño de sus ruedas de 19 pulgadas. Con todo, el Espace sigue siendo un vehículo con mucha personalidad, elevadas dosis de lujo y confort,  y muy práctico. Y con este motor diésel, más satisfactorio todavía.

¿Cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Espacio interior, maletero, confort de marcha, personalidad.

Lo peor

No está preparado para una conducción especialmente dinámica.

Lecturas recomendadas